Compartir

La aprobación del proyecto de ley (PL )5069/13, que es uno de los mayores retrocesos en los derechos reproductivos de las mujeres de nuestra historia, potencializó la insatisfacción de los trabajadores, mujeres, negros y LGBT’s, contra Eduardo Cunha (PMDB). A partir de ahí, avisaron de convocatorias a actos en las redes sociales. El pasado 28 de octubre, los actos comenzaron a ganar las calles. Cerca de dos mil personas tomaron la Plaza de Cinelandia, en Rio de Janeiro, para protestar. El viernes 6, el acto fue en São Paulo, a las 18 horas, en el MASP (Museo de Arte de São Paulo).

Por: Ana Pagu, de la Secretaría Nacional de Mujeres del PSTU

Cunha se convirtió en símbolo de los mayores ataques a los intereses de la clase trabajadora en los últimos tiempos. El parlamentario estuvo al frente, junto con Dilma, de la aprobación de las MP’s (Medidas Provisorias) 664 y 665, atacó el PIS (Programa de Integración Social) y el Seguro de Desempleo. Hizo una maniobra en el Congreso para reducir la edad penal a 16 años, aumentando la criminalización para los jóvenes negros de las periferias. Fue el articulador del proyecto que limita el concepto de familia, haciendo caso omiso de las parejas homosexuales, y de casi la mitad de las familias brasileñas (40% del total) que son “encabezadas” por mujeres y, en la mayoría de los casos, por mujeres negras.

Se convirtió en la representación más categórica del “hagan lo que yo digo, pero no hagan lo que yo hago”, al ver caer por tierra el discurso moralista y religioso sustentado en valores en las cuentas de Suiza, con cinco millones de dólares, supuestamente procedentes del esquema de corrupción.

Lea también  Brasil: El 22 de marzo fue marcado por actos y paralizaciones contra la reforma de las Pensiones

Por el archivamiento del PL 5069/13

El PL 5069/13 es un capítulo más de esta lista de proyectos contrarios a nuestra clase, especialmente a las mujeres. El proyecto prevé nada menos que la prohibición de la píldora del día siguiente, exige registro para que el medicamento sea suministrado a las mujeres víctimas de estupro, castiga a trabajadores de la salud que orienten sobre el aborto y dificulta el procedimiento legal de aborto en víctimas de estupro. Incluso criminaliza a todos los que defiendan la legalización del aborto como una medida de salud pública o como un derecho de la mujer, por considerar tal acto una incitación a la violencia.

No podemos dejar que el PL 5069 sea aprobado, y el ejemplo de la masiva movilización de Rio de Janeiro pidiendo el “Fuera Cunha” es un excelente comienzo. Pero, la lucha no puede parar en Cunha, debe dirigirse a todos los que no respetan los derechos de las mujeres. No es necesario ir muy lejos para reconocerlos, basta ver que el texto del propio proyecto informa que este fue presentado por 13 diputados afiliados al partidos de la base aliada del gobierno y de la oposición de derecha: PMDB, PV, PSB, PSDB, PDT, PSB, PP, PT y PSDB.

Encabezando la lista está Eduardo Cunha (PMDB-Rio de Janeiro). Por el PT, está el diputado Padre Ton (PT-Tocantins) y representando al PSDB está el diputado João Campos (PSDB-Goiás). Como se ve, el PT y el PSDB no son solo conniventes con este ataque sino que están entre los que lo proponen. Acceda a la lista completa de los diputados, en http://www.camara.gov.br/proposicoesWeb/prop_autores?idProposicao=565882.

Lea también  ¡Niñas, no madres!

¡Fuera Cunha! ¡Basta de Dilma, Temer y Aécio!

Hay un acuerdo entre el PT, PMDB y PSDB contra las mujeres trabajadoras, que condiciona la defensa o no de sus derechos al conjunto de los intereses en juego. Es más o menos así: el PT declaró que no va a votar por la casación de Eduardo Cunha en la Comisión de Ética. Cunha, por su parte, retribuirá retrasando el procesamiento de los pedidos de impeachment a Dilma. O sea, Dilma seguirá siendo connivente con Cunha desde que él le asegure que ella no perderá su cargo.

En palabras, el PSDB de Aécio dice que está a favor de que Cunha se desligue de la presidencia pero, en la acción, está cocinando la mejor forma de poner el impeachment de Dilma a votación. O sea, no importa lo que haga, si estuviera al servicio de abrir las puertas para que el PSDB vuelva al gobierno, Cunha sirve.

La conclusión es que Cunha protege a Dilma, que protege a Cunha, que está protegido por Aécio, que quiere sangrar al gobierno de Dilma, que es connivente con Cunha, que es connivente con Aécio. Y, en ese proceso, uno de los más brutales ataques contra las mujeres ocurre en el gobierno de la primera mujer presidente, ayudada por su partido y la oposición. Y, como todo en la vida tiene un precio, el de rasgar el programa histórico del PT sobre la cuestión de las mujeres ha sido una moneda de trueque de mucho valor para mantener a Dilma en su puesto. Mientras tanto, Cunha sigue pendiendo de un hilo, atado a los batallones dirigentes del PT y del PSDB.

Lea también  Honduras: UNAH: ¡Alto a la violencia contra las mujeres!

La lucha contra el PL 5069 exige una lucha contra el gobierno y la oposición de derecha. Para que el archivamiento del proyecto sea victorioso, para que se castigue a los violadores y no a las mujeres, es necesario hacer eco en las manifestaciones por el ¡Fuera Cunha y el Basta Dilma, Temer y Aécio! Ninguno está interesado en defender a las mujeres trabajadoras.

Traducción: Laura Sánchez.