Compartir

La Cámara de Diputados aprobó el 5 de octubre el Proyecto de Ley 4.567/16 del entonces senador y hoy ministro José Serra (PSDB-SP), que desobliga a la Petrobras de participar de un mínimo de 30% de la explotación del presal. El proyecto ya había sido aprobado en el Senado a inicios del año por un acuerdo entre la entonces presidente Dilma Rousseff y Renan Calheiros.

Por: Opinião Socialista

El proyecto de Serra hace que la Petrobras seje de ser la operadora de los bloques del presal y abre camino para la entrada de más compañías internacionales. A partir de ahora, la empresa escoge si participa o no de la explotación del presal en los campos subastados por la Agencia Nacional del Petróleo (ANP). Es un ataque a la soberanía del país y un paso más en la privatización de la estatal y del petróleo nacional. El escándalo de la Lava Jato expuso un mega esquema de corrupción y desvío [de dinero] a partir de la Petrobras, que envuelve a prácticamente todos los grandes partidos, y mostró cómo la aproximación y las relaciones espurias de la estatal con las contratistas y empresas privadas son puertas para la corrupción y la dilapidación del patrimonio público. La oposición burguesa y sus partidos, como el PSDB, que también están involucrados en esto hasta el cuello, recurren al caso para profundizar la privatización.

De FHC a Temer: los camino de la privatización

El proceso de privatización del petróleo brasileño, cuyo marco más reciente fue la venta del mega campo de Libra, en 2013, viene desde el gobierno Fernando Henrique Cardoso (FHC). El “tucano” [del PSDB] acabó con el monopolio de la explotación por la Petrobras en 1997 y, dos años después, dio el puntapié inicial para las subastas que entregarían nuestras reservas a las petroleras extranjeras.

Lea también  ¡Vamos a la lucha!

El gobierno Lula continuó las subastas hasta que en 2007 la Petrobras hizo el descubrimiento del presal. En 2010, cambió el régimen de exploración del petróleo, de concesión, establecido por FHC, para el régimen de “producción compartida”. A pesar de parecer un modelo con mayor participación del Estado, representa, incluso, la continuidad de la entrega del petróleo a las compañías extranjeras.

En octubre de 2013 Dilma entregó el Campo de Libra, el mayor campo de petróleo ya descubierto en el país. Paralelamente, dio continuidad al proceso de privatización de la empresa, haciendo avanzar la tercerización, la venta de activos y la desnacionalización. El plan de desinversiones (que establece la venta de R$ 15.000 millones de la estatal en activos) y la venta de la BR Distribuidora fue iniciado por Dilma cuando Ademir Bendine era presidente [de la Petrobras]. Ahora continúa con Temer y el nuevo presidente de la estatal, Pedro Parente.

Petrobras 100% estatal: ¡No a la entrega del petróleo!

La aprobación del proyecto que entrega el presal a las empresas extranjeras es un duro golpe contra la soberanía del país, la Petrobras, los petroleros y la población en general. Es un crimen más contra los trabajadores, así como está siéndolo la PEC 241, que congela los gastos públicos, y las reformas de la Previsión y laboral. Solo hay un camino para derrotarlo.

Es preciso una huelga general que unifique las luchas que están ocurriendo y que pare el país contra estos ataques. Es una tarea de primer orden para las centrales sindicales, sindicatos y demás organizaciones de la clase trabajadora.

Solo con lucha y movilización podemos impedir y revertir la entrega del petróleo y la privatización de la Petrobras, re-estatizando la empresa y poniéndola bajo control de los trabajadores. Solo así tendremos una empresa estatal que funcione para atender los intereses de los trabajadores y de la gran mayoría de la población, y no para el lucro de media docena de accionistas y petroleras extranjeras, y partidos corruptos del Congreso Nacional.

Lea también  Protestas contra Bolsonaro y por las vidas negras se extienden por el país

Traducción: Natalia Estrada

Artículo publicado en Opinião Socialista n.° 527, 20 de octubre de 2016.

Lea otros artículos relacionados en www.litci.org