Compartir

CSP-Conlutas llama a Día Nacional de Luchas contra el paquete y los ataques del gobierno Bolsonaro.

Por: PSTU – Brasil

Luego de haber aprobado la reforma de la previsión que va a quitar o disminuir la jubilación de millones de trabajadores, el gobierno Bolsonaro está enviando al Congreso Nacional un conjunto de medidas que pretenden acabar con todo derecho laboral o social que todavía está en la Constitución.

Los ataques van desde la flexibilización de las leyes laborales, como el trabajo los domingos y feriados, a la tasación del seguro de desempleo, la reducción del Fondo de Garantía (FGTS), la multa por despido sin justa causa, la disminución del adicional de peligrosidad, y otras medidas contenidas en la Medida Provisoria (MP) 905, que impone el contrato de trabajo “verde-amarillo” (separa más aquí), la revisión completa de la Constitución, con las Propuestas de Enmiendas Constitucionales (PEC’s) con el Plan Mais Brasil, subordinando, por ejemplo, derechos básicos como Salud y Educación al pago de la falsa deuda a los banqueros.

Todos los días, un nuevo ataque viene a la superficie, y siempre con el mismo objetivo: penalizar a los trabajadores y a los más pobres, y beneficiar a banqueros, grandes empresarios y latifundistas.
El proyecto de Bolsonaro es profundizar el ajuste fiscal, haciendo que los Estados y ciudades sean meros recaudadores para transferir dinero a los banqueros. Al mismo tiempo, al hacer que derechos como Educación no sean más obligación del Estado, abrir camino para la privatización completa de todas las áreas. La idea es también acabar con lo que queda de derechos laborales y la entrega de las estatales al capital extranjero.

Lea también  Es hora de derrotar los ataques de Bolsonaro y la traición de la FUP. ¡La FNP precisa llamar ya a la huelga!

El gobierno Bolsonaro quiere aplica en el Brasil la misma política ultraliberal que la dictadura de Pinochet aplicó en Chile, reformando la Constitución a imagen y semejanza de la de allá.

Amenaza de dictadura

Sabiendo de la tragedia social que su política causa, y que será profundizada por este paquete, el gobierno trata de precaverse de una cada vez más probable explosión popular, a ejemplo del Ecuador y de Chile. Fue para eso que Bolsonaro envió al Congreso Nacional un Proyecto de Ley que libera soldados del Ejército y de la Policía Militar para tirar a matar en los manifestantes, con el llamado “Exclusión de Ilícito” (o de ilegalidad). Él también quiere poner a las Fuerzas Armadas para atacar a sin tierras e indígenas.

Esas medidas, junto a los recientes ataques a los sindicatos y al discurso intimidatorio de un “nuevo AI-5” [Acto Institucional-decreto de la dictadura brasileña], repetido ahora también por el propio ministro de Economía, Paulo Guedes, no dejan dudas del carácter autoritario del gobierno y de su disposición de cerrar el régimen caso lo considere necesario.

Día 5 es día de reaccionar

Frente a esta ofensiva del gobierno sobre nuestros derechos, condiciones de vida y libertades democráticas, es hora de reaccionar. No podemos quedarnos parados mientras, día tras día, el gobierno nos ataca, y aún amenaza reprimir protestas e imponer una dictadura. No podemos aceptarlo más. La CSP-Conlutas llamó a un día nacional de movilizaciones para el próximo 5 de diciembre, contra los ataques y en defensa de los derechos. Es importante que esa iniciativa sea divulgada lo más ampliamente posible, junto con la denuncia de los ataques del gobierno.

Lea también  Huelga de SITRANDE: Trabajadores en defensa de la soberanía energética
Indígenas de todo el país realizan marcha por la demarcación de tierras y la garantía de sus derechos, en la Explanada de los Ministerios, como parte de la programación del Campamento “Terra Livre”. Foto Marcelo Camargo/Agência Brasil.

Lamentablemente, las direcciones de las grandes centrales sindicales no tuvieron ninguna iniciativa frente a los sucesivos ataques del gobierno. El PT hace un discurso pretendidamente radicalizado a través de Lula, diciendo que va a llamar al pueblo a las calles contra Bolsonaro pero, en la práctica, su partido no solo no moviliza como apunta para una “frente amplio” electoral que abarca hasta el MDB [partido del ex presidente Temer], además de llamar al presidente de la Cámara, Rodrigo Maia, “para conversar”.

La CSP-Conlutas hace un llamado a todas las centrales, entidades, organizaciones y movimientos a sumarse el día 5/12. Converse con sus amigos, compañeros de trabajo y familiares. Exija de su sindicato que haga una asamblea sobre el día 5/12, y de la dirección de su central sindical que encamine esta lucha.

Artículo publicado en www.pstu.org.br

Traducción: Natalia Estrada.