Compartir

Desde el Golpe de Estado a la ac­tualidad hemos visto un acelerado retroceso en términos de organización del movimiento popular. El magisterio, centrales obreras y colectivos de barrio de la Resistencia, por mostrar algunos ejemplos, han quedado prácticamente pulverizados debido a los ataques del gobierno y la pasividad e inmovilidad con las cuales sus direcciones han res­pondido a estos.

Por: Erlin Gutiérrez

Este reflujo general tiene un sentido in­verso en organizaciones como las indí­genas, negras y campesinas que le han asestado golpes importantes al gobierno en sus planes extractivistas. Junto a estas organizaciones también se encuentra el movimiento estudiantil de la UNAH y de Secundaria.

Hemos sido testigos de formidables luchas estudiantiles como la de Secun­daria el primer trimestre de este año contra la extensión de la jornada acadé­mica, la cual terminó con un cese en la aplicación de la medida. En la UNAH los estudiantes vienen en un vertigino­so ascenso estos últimos dos años.

Lu­chas que nos han dejado dos magníficas huelgas de 14 y 22 días en 2014 y 2015 respectivamente; la última coronando con una Huelga Nacional de la UNAH que duró 6 días y puso contra las cuer­das a la rectoría, obligándola retroceder en sus planes de expulsar a 14.500 estu­diantes con las Normas Académicas y en retroceder significativamente con la ex­cluyente tabla de unidades valorativas.

Además, los estudiantes de la UNAH se sacudieron la expulsión de 16 dirigentes estudiantiles y con su lucha lograron sus reintegros a inicios de 2015.

Es claro que el estudiantado es el sector más avanzado del movimiento popular. Esta juventud que ha demostrado valen­tía para defender la educación tiene un nuevo reto: ponerse de pie y en primera fila en la lucha contra el gobierno.

Lea también  Honduras | Del golpe gorila a la lucha contra la dictadura de JOH

Por eso, desde el Partido Socialista de los Trabajadores (PST) les hacemos un lla­mado combativo y revolucionario a la juventud y sus organizaciones, a poner toda su capacidad y experiencia políti­ca y organizativa al servicio de la lucha para sacar a JOH, para la organización del Paro Nacional y para la construcción de una sociedad más justa y equitativa; una sociedad socialista.

¡Viva la juventud combativa de Hon­duras!

Artículo publicado en El Trabajador n.° 114, setiembre de 2015.-

Lea este y otros artículos relacionados: www.psthonduras.org