Compartir

A 42 años del Golpe genocida perpetrado por la burguesía y sus esbirros, las FFAA, el castigo a la violación de los DDHH aún esta pendiente. Cada día que pasa [nos] damos cuenta de que la impunidad se mantiene intacta y que la mayoría de quienes perpetraron estos delitos se encuentran en libertad, incluso algunos trabajando para el Ejército.

Por: Izquierda Comunista – Chile

Ese golpe tenía un claro objetivo: borrar de la memoria de la clase obrera y trabajadora, ese largo proceso de luchas que se inició en los albores del siglo XX y que culminó con la construcción de los cordones industriales. Fue al calor de esas luchas que la clase forjó una conciencia tan avanzada, que la llevó a cuestionar el sistema capitalista y al imperialismo que lo mantenía. Nos pusimos los “pantalones largos” cuando nacionalizamos el cobre; era un gran paso que puso en alerta a todo el orden burgués.

En esta larga lucha Luis Emilio Recabarren, Humberto Valenzuela, Clotario Blest y el dirigente del cordón Vicuña Mackenna, Armando Cruces, son una guía de enseñanza obrera. Fueron ellos quienes desde sus diferentes frentes sindicales y políticos lucharon por una patria socialista. Fueron ellos quienes soñaron con una segunda indepen­dencia, esta vez del imperia­lismo norteamericano.

El Gobierno de la Unidad Popular (UP) fue expresión del avance colosal en la conciencia de los(as) Trabajadores(as) (… aunque distorsionado por el marco electoral). La UP fue un Gobierno que los Trabaja­dores vieron como suyo y lo defendían de los ataques de la patronal, y además fue un Gobierno que avanzó en muchas medidas básicas, pero hoy entendemos que fueron insuficientes, pues no se marchó en el paso más importante, la marcha hacia el Socialismo y la Segunda Independencia.

Lea también  La crisis mundial y los desafíos de los trabajadores mineros

El imperialismo debía detenerlo, y no porque por la vía electoral nos llevara al Socialismo, sino porque la misma lucha de los trabaja­dores en contra de la clase patronal ponía esa bandera a la orden del día.

Los partidos de izquierda de la época no pasaron la prueba de la historia; muchos insistieron en la vía democrática incluso cuando el imperialismo norteamericano afilaba las bayonetas junto a un ejército lacayo.

El “ensayo de Golpe”, el famoso tanquetazo del 29 de junio de 1973, que tuvo como respuesta a cientos de miles de personas en las calles pidiendo armas a Allende para defender los avances de la UP, [hizo al] imperialismo apurar el paso. Allende se mantuvo fiel a sus principios democráti­co-burgueses; no se le podía pedir más, era un reformista consecuente –como hoy los hay muchos– y pretendía llamar a un plebiscito para seguir legitimando su Gobierno, es decir, pretendía –como algunos lo pretenden hoy– simplemente radicalizar (profundizar) la Democracia, y por esa vía llegar al Socialismo. La historia demostró que ese es el camino equivocado.

El 11 de setiembre se vino el Golpe y este pilló a la clase completamente desarmada. Comenzó el exterminio de lo mejor de la clase trabajadora y con ello la búsqueda de acabar con la conciencia que esta había forjado durante décadas. Se acababa así un proyecto reformista.

A la lucha por la segunda Independencia…

Pero durante setiembre también conmemoramos las “fiestas patrias”, y sobre ellas hay algo que decir. Muchos partidos de izquierda plantean, que el proceso de Independencia no fue una revolución. Nosotros, desde Izquierda Comunista, discrepamos y decimos que sí, que fue una verdadera Revolución, y que en su lucha contra el imperialismo español el pueblo de Chile logró cambios estructura­les de importancia. Claro que estos fueron dentro de los marcos que la Historia le permitía: una Revolución Burguesa. Hoy, después de 205 años de independen­cia del imperialismo español, ¿somos independientes? Nosotros decimos: NO.

Lea también  El coronavirus y la doble opresión (preguntas frecuentes)

Hoy es necesaria una Segunda Independencia, para luchar contra los nuevos países imperialistas que nos someten. Esa lucha es la que estaba dando la clase trabajadora en 1973, la lucha por la Segunda Independen­cia; y es la que EEUU debió abortar, pues encerraba un peligro inminente, el camino hacia el Socialismo.

Así como las medidas que los próceres de la Logia Lautaro tomaron en 1810, en su camino por la liberación, hoy nosotros, desde Izquierda Comunista, decimos que debemos luchar por una serie de reivindicaciones que apuntan directamente contra el imperialismo: Educación Gratuita y de excelencia; Renacionalización del Cobre, Fin de las AFP, No al Pago de la Deuda Externa y un sin número de otras tareas. En todas estas luchas democráticas, la clase trabajadora está sola, ya que la burguesía nacional simplemente demuestra su extrema cobardía en llevar a cabo alguna de estas tareas, demostrándose absoluta­mente lacaya a los imperialis­mos.

Pero, para avanzar hacia una Segunda Independencia es obligación seguir el camino internacionalista de San Martín y Bolívar. Aunque hoy los próceres no saldrán de la Burguesía sino de la clase obrera, que es la única capaz de concretarla, pues para ello es imprescindible el triunfo de la Revolución Socialista Internacional y que la clase obrera tome el poder en cada uno de nuestros países.

Y al igual que Bolívar, que defendía la formación de una Federación de Estados latinoamericanos, nosotros hoy agregamos que estos deben ser una Federación Socialista; y siguiendo el ejemplo de la formación de la Gran Logia Lautaro, nosotros decimos que hoy debemos formar Partidos Marxistas Internacionalistas y que la LIT-CI (Liga Internacional de los Trabajadores – Cuarta Internacional) avanza en ese camino, en la construcción de una Internacional de Trabaja­dores, la Gran Logia del siglo XXI. De esta forma estaremos forjando la herramienta que los trabajadores necesitan para que nunca más caiga sobre nuestro suelo la bota imperialista.

Lea también  La respuesta vergonzosa del Fiscal Nacional Abbott ante el pedido de Libertad a los Presos Políticos

Artículo publicado en Alternativa Comunista n.° 30, setiembre de 2015, p. 2.-

Lea este y otros artículos en: www.izquierdacomunista.cl