Compartir

Hoy la realidad mundial está atravesada por varios fenómenos, en apariencia inconexos, pero que en realidad están íntimamente unidos.

Por: Carlos Rozas

Por una parte, se ha reabierto la discusión sobre el cambio climático (Cumbre de París), en la que Gobiernos y empresarios llaman a los trabajadores a bajar los niveles de contaminación, pero nada dicen sobre que es el propio sistema capitalista que ellos administran el verdadero culpable, cuestión que se vuelve más compleja cuando la Cumbre está pidiendo que China disminuya sus emisiones de carbono.

¿Por qué se complejiza? Porque si desean que China disminuya su nivel de contaminación, esta solicitud va a contrapelo del deseo de que la economía mundial -que está en crisis- vuelva a moverse; pues sin duda para que ello ocurra necesitan que China vuelva a ser la locomotora de la primera década del siglo XXI.

Es esta crisis la que está provocando guerras y revoluciones (1), como las que viven los pueblos del Medio Oriente, en las cuales también participan sectores burgueses musulmanes, que buscan apoderarse de una parte del botín en disputa. Es el caso del Estado Islámico (ISIS), una organización burguesa que tiene un programa ultra reaccionario, dictatorial y teocrático. Por ello es que los actos de terrorismo perpetrados en París -por ISIS- deben ser condenados completamente, pues no son actos antiimperialistas sino más bien acciones claramente reaccionarias y que serán usadas contra la clase trabajadora europea e inmigrante; y que no hacen más que fortalecer los métodos policíacos de los Gobiernos burgueses de Europa.

En nuestro país, el Gobierno viene recuperando algo de prestigio y las Instituciones cerrando sus elementos de crisis. Esto permite una nueva colusión Bachelet-empresarios y se demuestra en el discurso de Bachelet en ICARE (el encuentro empresarial más importante del año), que se centró en dos cuestiones: la búsqueda de mayor productividad, obviamente bajando los sueldos; y la necesidad de restablecer la confianza institucional y en el crecimiento de los mercados (2).

Lea también  No son 30 pesos, son 30 años. Algunos hitos de luchas mineras en los últimos 30 años en Chile

La desmejorada situación económica expresada en cesantía cercana a 7%; un crecimiento que rondará 2%, una inflación cercana a 5% ( y de alimentos en 12%), un alto precio del dólar son elementos que permiten que el Gobierno y los empresarios coincidan en el discurso de que debemos volver a “apretarnos los pantalones”, y que no hay holgura para más gasto y menos para aumentar los presupuestos.

Por ello es que la recuperación parcial del prestigio del Gobierno unida a la desmejorada situación económica, permiten que el Gobierno-Bachelet dilate y no acepte las peticiones de los trabajadores del Registro Civil y le dé un paupérrimo aumento de sueldo a los trabajadores del sector público. (3)

El Régimen, con sus instituciones, está cerrando el episodio de la corrupción de los políticos; muestra de ello es la sanción que ha recaído sobre Jovino Novoa (dirigente de la UDI), dándole simplemente una pena remitida con firma mensual. Y es muy probable que en los próximos meses, más políticos sean penados con penas irrisorias, castigando a los corruptos “… en la medida de lo posible” y así ir cerrando los “escándalos”, incluido Caval, que afecta a Bachelet.

Desde ya llamamos a nuestros lectores, a leer nuestra prensa, pues en las próximas páginas, ahondaremos en otros elementos de la crisis económica, en las perspectivas políticas y económicas para nuestro país.

Notas:

(1) Una de estas luchas revolucionarias es la que se lleva a cabo contra el dictador Al -Assad de Siria, pero que está siendo cercada por los ejércitos de “Al Assad-Rusia-Hezbolá-Irán” y ahora también por ISIS.

(2) Una clara alegoría de esta unidad fue el “abrazo de la Teletón”, para volver a reencontrarnos “todos” y perdonarnos nuestros errores.

Lea también  Sobre el acuerdo nacional que propone Piñera

(3) Que ni siquiera les permite recuperar lo que se pierde por la inflación y entra en sintonía con los empresarios que plantean que “… aún hay espacio para seguir bajando los sueldos”, en un escenario en que 74,1% de la población ocupada gana menos de $400 mil pesos, según la Fundación SOL.

Lea este y otros artículos relacionados en Alternativa Comunista n.° 32, diciembre de 2015.-