Compartir

El país despertó esta madrugada con barricadas en muchos puntos. La huelga general tiene amplia adhesión. Paralización casi total de los transportes. Algunos sectores decidieron incluso parar 48 horas y no solo las 24 que convocó la Mesa de Unidad Social (que reúne a varios sindicatos y organizaciones).

Por: Mariana, directo desde Santiago

A la huelga se sumaron marchas multitudinarias por todo el país, de las cuales los dirigentes o la burocracia sindical no consiguen ser los “portavoces”. Las personas en las calles repiten “Fuera Piñera”, que “se vayan todos”, que no da más: que la previsión por capitalización tiene que acabar, que la educación, la salud, el trasporte deben ser públicos y gratuitos y estatales. En fin, que Chile despertó y que no está en lucha solo por 30 pesos sino por 30 años.

En los barrios e incluso las rutas por el país, la movilización y los enfrentamientos con los carabineros es generalizada.

En Chile, el Poder Ejecutivo está en Santiago, en el Palacio de la Moneda. El Parlamento (o Legislativo) está en Valparaíso. El Congreso tampoco funcionó hoy, pues los funcionarios alegaron que tendrían dificultades para llegar por la huelga general.

La represión a la vanguardia de las manifestaciones continúa, y también las prisiones y los heridos.

El gobierno continúa (junto con los medios), queriendo dividir a los “pacíficos” de los “violentos”. De un lado, fuerza y represión. Hoy, en Santiago, arrojaron masivamente gas pimienta en la multitudinaria marcha. La autodefensa también aumenta, de manera que los carabineros también están siendo desbordados frente a la movilización generalizada.

Por otro lado, intenta desviar esa verdadera revolución que comenzó hacia la vía electoral, bajo control del gobierno, de parlamento actual y de la Constitución de los años 1980 (que es la misma de Pinochet).

Lea también  Huelga minera en medio de la rebelión social chilena

De manera que hay diferentes propuestas de Constituyente que pretenden cambiar algo para que todo siga igual. La propuesta del gobierno es que el parlamento actual modifique algunos puntos de la Constitución y después la someta a referendo. ¡Una farsa! Porque las personas quieren que salga Piñera y todos los actuales políticos. La propuesta del PC y del Frente Amplio es que se quede Piñera y que el Congreso actual cambie un punto en esta Constitución que permita, desde la institucionalidad actual y la misma Constitución de los ’80, convocar un plebiscito a favor o en contra de la elección de una Asamblea Constituyente. ¡En fin! Una nueva elección, pero controlada por el Congreso actual, con la participación de los mismos partidos tradicionales y controlada por el mismo poder económico que gobierna Chile desde siempre.

Mientras tanto, la movilización no para. Lo que está en curso es el inicio de una revolución. Las movilizaciones son diarias y están por todas partes. Los saqueos a las grandes redes de supermercados y la destrucción o incendio de muchos de ellos, o la destrucción de 27 estaciones del Metro, muestran el grado de rebelión. En los saqueos a lso supermercados, por ejemplo, la población divide la comida, pero los demás ítems (televisores, etc., etc.) nadie los lleva, los destruyen. Dicen: no somos ladrones. No queremos continuar siendo robados, basta de desigualdad e injusticia, queremos igualdad y dignidad.

Comienzan a organizarse y generalizarse las asambleas populares

Hay que multiplicarse, coordinar y centralizar esas asambleas populares. Ellas pueden poner en pie un plan de emergencia que garantice las reivindicaciones principales de los trabajadores y del pueblo y organizar la defensa de las manifestaciones y de la población.

Lea también  Argentina: enfrentar los ajustes del FMI

No se puede salir de las calles hasta sacar a Piñera, todos ellos y la Constitución del ’80. Una Asamblea Constituyente, para que sea libre y soberana y no un fraude y un engaño, precisa ser convocada y controlada por las Asambleas Populares. Este es el camino para construir un gobierno obrero y popular, basado en las Asambleas Populares, para así poner a los trabajadores y el pueblo en el poder, como defiende la declaración del MIT (Movimiento Internacional de los Trabajadores), organización que reivindica a la LIT-CI en Chile y defiende la revolución socialista.

Artículo publicado en www.pstu.org.br

Traducción: Natalia Estrada.