Compartir

¡A defender la organización histórica de los maestros ecuatorianos!

Ante el brutal ataque y desalojo que han sufrido los locales de la UNE, así como el ilegal y arbitrario decreto que declara la disolución de ésta histórica organización de los maestros ecuatorianos, el M.A.S. expresa su solidaridad con el gremio de los educadores, condena los hechos vandálicos cometidos por la fuerza pública y denuncia el intento del gobierno correísta de destruir a las organizaciones sociales críticas e independientes.

Por: MAS-Ecuador

En la madrugada del lunes 29 de agosto, un escuadrón de policías junto a los delegados de la Fiscalía y de la “Comisión Liquidadora” nombrada por el Ministerio de Educación, ingresaron violentamente en la sede de la UNE en Quito, Guayaquil y otras ciudades del país. Usando una fuerza descomunal, la policía desalojó a todos quienes se encontraban en las oficinas de la UNE, inclusive mujeres y niños. La incursión provocó destrozos en los locales y se llevaron computadoras y documentos con información de las labores administrativas de la organización.

Como antecedente, recordemos lo ocurrido el 21 de julio, cuando el gobierno notificó un proceso de disolución de esta organización, supuestamente por haber incumplido normas legales y constitucionales. Esta atolondrada decisión que atropelló las normas establecidas en el debido proceso, ocurrió en el contexto de un juicio planteado al Ministro de Educación por no haber asegurado la infraestructura educativa ante los eventuales daños provocados por desastres naturales, como efectivamente ocurrió con el terremoto del 16 de abril.

La UNE fue creada en 1953 para defender la educación pública, el laicismo, los derechos de todas y todos los niños y los jóvenes a una educación democrática, libre, gratuita y de calidad, así como los derechos y aspiraciones de los maestros. Entre las conquistas más destacadas de la UNE están la Ley de Carrera Docente y Escalafón que les ha permitido a los maestros que se reconozca la antigüedad, algunos bonos como el familiar y ascensos de acuerdo a sus méritos. También se creó el Fondo de Cesantía del Magisterio que permitió a miles de sus asociados obtener créditos hipotecarios, de consumo, créditos para adquisición de vivienda, etc.

Se profundiza el carácter bonapartista, burgués y antidemocrático del correísmo

No es la primera vez que el gobierno de Correa interviene y disuelve abusiva e ilegalmente a las organizaciones de los trabajadores y los luchadores del país. Metió mano en el Fondo de Cesantía del magisterio, en las universidades, formó organizaciones paralelas a los gremios, recurrió a los atropellos más viles para amedrentar a los luchadores y disidentes. La lista es larga.

Lea también  ¡Manos a la obra! Construir la huelga general del 14 de junio

El objetivo fundamental del gobierno es acabar con el movimiento sindical y social del país, mediante la disolución de las organizaciones que son críticas frente a sus políticas. Para lograrlo cuenta con el nefasto decreto 16 que regula y pone límites y controles a todo tipo de organizaciones sociales.

El decreto de disolución de la UNE no cuenta con el menor respaldo legal “ya que no tiene número de identificación, no está dirigida de manera expresa al representante legal y no enuncia ni describe los hechos fácticos que la UNE habría incumplido, es decir no tiene argumento jurídico que faculte la pretensión de disolverla” (OPCIÓN No 330). Sobretodo vulnera el principio constitucional de libertad de asociación y organización contemplado en el Artículo 66, literal 13 de la Constitución y en la legislación de la OIT según la cual las organizaciones de trabajadores no se pueden disolver por vía administrativa (C.    87, art. 4).

El correísmo y sus ministros de educación, en particular el actual, han tratado de desarticular la organización de muchas formas: eliminaron el derecho a recaudar la cuota sindical vía rol de pagos, desconocieron el derecho de los maestros a la defensa profesional, desataron una política persecutoria contra los dirigentes de la UNE impidiéndoles visitar los planteles, cancelando a algunos, enjuiciando o intimidando a otros, e inclusive chantajeándolos a través del ofrecimiento de cargos directivos.

El Ministro Espinosa ha sido cuestionado por la UNE por sus actitudes autoritarias, por la represión contra maestros y estudiantes, por la supresión de las escuelas comunitarias, por la destrucción de la Educación Intercultural Bilingue, por las acciones ilegales de suspender la jubilación y el derecho al estímulo de la jubilación, por la forma del proceso de evaluación, los pagos retenidos de los Fondos de Reserva entre el 2001 y el 2009, entre otras políticas que han afectado el proceso educativo.

La disolución de la UNE, con todas las consecuencias negativas sobre los maestros que el gobierno ha desatado propicia un grave ataque para la clase trabajadora en general. Consideramos que la dirección del ex MPD sobre la UNE es en gran medida causante de su debilitamiento pues manejó la organización con total conciliación con el gobierno y desmovilizó a los maestros a través de posiciones oportunistas, burocráticas y colaboracionistas de clase que mermaron durante muchos años la democracia interna de dicho organismo y la representatividad de sus bases. Sin embargo, no nos confundimos y denunciamos el carácter burgués y antidemocrático del gobierno de Alianza País como el principal responsable de la desarticulación de las organizaciones de base, para eliminar sus conquistas laborales y beneficiar al sistema capitalista.

Lea también  ¡Por un 1° de Mayo clasista, de lucha contra los gobiernos y sus agentes!¡En defensa de la Revolución Socialista!

Al mismo tiempo consideramos que los maestros y maestras deben cerrar filas para defender con todas sus fuerzas a la UNE a través de la movilización, la lucha todavía no está perdida. Llamamos a los trabajadores a desconfiar totalmente y sobre todo a luchar contra este gobierno y el otro sector de la burguesía cuyos principales representantes son Lasso y Nebot ya que tienen acuerdo para trasladar la crisis económica a los más pobres, para ello Correa está destruyendo los gérmenes de organización de clase.

La crisis económica y el ataque a las organizaciones

La crisis económica mundial y la del país, han pateado el tablero de una política de conciliación de clases que tuvo al inicio y gran parte del gobierno, básicamente por los inmensos recursos de dinero que le permitieron adornar el despilfarro con una ideología de progreso y modernización del estado, apoyada desgraciadamente o al menos mirada con simpatía por una mayoría de trabajadores, pobres y pequeña burguesía. Por supuesto que la burguesía y el imperialismo también sacaron provecho de este proyecto, de ahí que no hubo ninguna resistencia seria en los repartos del capital.

La crisis económica entonces no solo que rompe la estrategia correísta sino que evidencio que la modernidad del estado y la ideología progresista no sirven para comer, tener empleo, estabilidad laboral, aumento de salarios, libertades democráticas. En este escenario es cuando el plan político de Correa empieza hacer agua y cualquier hecho político o social que demuestre su descontento, será reprimido de forma individual o grupal, y no se detendrá en el atropello a las organizaciones y los individuos.

Por esta razón consideramos que es el momento para consolidar la unidad amplia y sólida de todas las fuerzas sociales y populares para enfrentar la política burguesa y bonapartista del régimen de Correa que está descargando todo el peso de la crisis sobre las espaldas de los trabajadores y los sectores sociales más vulnerables.

Lea también  Matamoros: Triunfo de la independencia política de la clase obrera

Hacemos un llamado a las organizaciones sindicales, sociales y populares del Ecuador y el exterior a manifestar su solidaridad con la Unión Nacional de Educadores (UNE) y a formar un bloque popular que se movilice para frenar las políticas autoritarias y represivas del régimen de Correa que atentan contra los derechos humanos y las libertades básicas de todos los ecuatorianos.

¡Por el archivo inmediato del decreto de disolución de la UNE y la restitución de los bienes y documentos confiscados! 

¡Por la plena vigencia de los derechos a la organización, asociación y libre expresión y la supresión del decreto 16!

¡Por juicio político y la renuncia del Ministro del Educación Augusto Espinosa!

¡Por la unidad y movilización de las organizaciones sindicales, sociales y populares para enfrentar las políticas represivas y antipopulares del régimen correísta!

¡Que la crisis la paguen los grandes empresarios y no los trabajadores!