Compartir

Una vez más el sindicato británico RMT (Unión Nacional de los Trabajadores del Transporte Ferroviario y Marítimo) anunció una huelga de 24 horas el sábado 8 de abril, de los auxiliares de estación y conductores de tren de la sociedad “Arriva Rail North”, pues la empresa hace mucho tiempo dejó de comprometerse en garantizar las medidas protectoras del futuro y bienestar de sus empleados.

Por LCT – Bélgica

En Inglaterra, 30% de los trenes están en tránsito sin un agente de estación. Según un estudio de la RMT, la supresión de estos empleados es responsable por 70% de los accidentes en los trenes y estaciones. Esos auxiliares de estación no solo controlan el uso correcto de los boletos de tren en los molinetes sino que garantizan el funcionamiento de las estaciones y de las líneas con seguridad, informan a los viajeros sobre las estaciones y combinaciones que deben hacer y son los empleados de los que se dispone cuando algún pasajero lo pasa mal o cuando ocurre algún accidente en los vagones, garantizando el respeto a las condiciones de seguridad, indispensable para las actividades en las líneas férreas.

Mientras tanto, luego de algunos años se percibe la proliferación en la exigencia patronal, en muchos países europeos, para mantener en funcionamiento los trenes sin ese acompañamiento hecho por el personal de estación. Se trata de la directriz “one man car” (o DOO – Driver Only Operation), lo que significa que solo el conductor de los trenes hará todas las actividades y fiscalizaciones necesarias, esto es, acumulará las funciones que antes eran del personal de estación.

En Bélgica, el gobierno federal también autorizó que 20% de los trenes funcionen sin personal de estación; esa medida llevó a la extinción de 469 puestos de trabajo en el sector.

La supresión del personal en operación en las líneas férreas es una medida de austeridad impuesta por los gobiernos europeos; un medio de desestructurar el servicio a favor de la privatización, política que tan solamente pone en la cuenta de los trabajadores, una vez más, el pago de la crisis del capitalismo. Una vez que el servicio de transporte esté privatizado, pagaremos más caro por nuestros pasajes y, en contrapartida, los números de accidentes de trabajo aumentarán y la precarización de las condiciones en el sector tenderán a empeorar.

Nosotros apoyamos la huelga de los empleados del transporte en las líneas de trenes ingleses, y llamamos a las direcciones sindicales para que impidan toda y cualquier estrategia de negociación estéril con los patrones; exigimos el compromiso real de esas direcciones con la construcción de una movilización de masas en la lucha contra la privatización del servicio de transporte.

Concretamente, buscamos organizar acciones de agitación y propaganda en solidaridad con los trabajadores de ese sector para construir una huelga general, a partir de asambleas y comités populares de cada sector, para impedir esas medidas que solo nos perjudican.

Invitamos a los trabajadores y usuarios del transporte público a solidarizarse con el combate de los camaradas ingleses, ¡pues esta es también nuestra lucha! Las palabras no son suficientes: ¡para obtener victorias es necesario construir una respuesta de los trabajadores que sea organizada, fuerte e independiente!

¡No al tráfico de trenes sin personal de estación!

¡No a las medidas de austeridad que perjudican a los trabajadores!

¡Organicemos la lucha a nivel internacional contra los patrones y el capital!

Traducción del original en francés: Iara Pagu Goes.

Traducción del portugués: Natalia Estrada.