Compartir

Y donde no haya, ¡vote críticamente en los laboristas para expulsar a los conservadores!

Declaración de International Socialist League – Inglaterra

Desde el colapso financiero de 2007-2008 y la aplicación de políticas de austeridad en 2010, el conflicto social se aceleró debido a que las desigualdades de riqueza y renta son tan altas como durante la Gran Depresión de la década de 1930. La falta de vivienda, bancos de alimentos, pobreza infantil, millones enfrentando precariedad en el trabajo, cortes del NHS [Sistema Público de Salud] y en los servicios públicos municipales, deudas, altos costos de transporte y energía, son la ‘norma’ enfrentada por millones de trabajadores. No obstante, esa ‘era de austeridad’ salvaje es motivada exclusivamente por la ganancia capitalista, por las crisis provocadas por los ricos, y por un poderoso e implacable programa de privatización donde el único motivo es la acumulación de ganancias.

El resultado de las elecciones del 12 de diciembre permanece incierto, debido a la política poco clara del Brexit y a la reluctancia en promover y organizar una lucha de masas contra la austeridad. No sorprendentemente, la confianza en los políticos es extremadamente baja, llevando a un aumento de la incertidumbre entre muchos trabajadores de mentalidad independiente que no tienen confianza en el sistema parlamentario.

Programa del Partido Laborista (Labour Party)

El Manifiesto del Partido Laborista, de 2019, promete un salario mínimo de £ 10 la hora, la abolición de los contratos de cero-hora, el fin de las tasas de matrículas en las universidades, remedios gratuitos, un aumento de 5% en los salarios de los trabajadores del sector público, construcción de cien mil casas por año, revertir y terminar con la privatización del NHS, consultas odontológicas gratuitas, derechos de inquilinato y techo para alquileres, fin del crédito universal [sistema que limita la concesión de subsidios a los necesitados], y el fin del límite de subsidios para familias con dos o más hijos. El Labour también promete reestatizar las principales empresas de energía y agua, los Correos, los transportes ferroviarios y de ómnibus. Ellos también afirman que van a abolir las leyes antisindicales.

Esas promesas son exigencias que la clase trabajadora y los jóvenes hacen desde mucho tiempo, pero son incompletas y limitadas. El Labour no se comprometió a restaurar todos los derechos sindicales que fueron quitados. Los planes para combatir la falta de personal, el mayor problema del NHS, son claramente insuficientes. El plan del Labour para el transporte y el fin de la privatización del NHS y de otros servicios es la nacionalización a ritmo de tortuga: un contrato de cada vez. ¡Eso llevará 20 años! Las medidas fiscales del Labour para redistribuir la renta y riqueza de los súper ricos son muy limitadas.

Lea también  Los negreros ingleses y el “duelo de estatuas” en Bristol

¡El Labour promete libertad de movimiento solo si el Reino Unido permanece en la Unión Europea! Los laboristas pretenden acabar con la detención indefinida de inmigrantes, pero eso está lejos de acabar con todas las formas de detención de inmigrantes, y la promesa de cerrar dos centros de detención dejará más de ocho abiertos. Este es un claro retroceso desde su último congreso, que aprobó “mantener y extender los derechos de libre circulación” y cerrar todos los centros de detención de inmigración.

Los laboristas apoyan la renovación de la base nuclear de Trident, y permanecerán en la OTAN imperialista.

El programa laborista no atiende las necesidades de los trabajadores y de la juventud

La única garantía de que las demandas de los trabajadores contenidas en el Manifiesto sean cumplidas, es si la clase trabajadora y los jóvenes se empeñan en la lucha de masas, se organizan y por fuera de los procedimientos parlamentarios. Si los laboristas vencen, precisamos exigir que sean implementadas, sin disculpas y sin atrasos.

Si los laboristas comienzan a implementar su programa limitado, habrá una gran reacción de las grandes empresas y de sus medios. Ellos ya amenazaron con una huelga de inversiones y una “fuga de capital” que causarían una corrida en el valor de la libra y un aumento acentuado en las tasas de interés, llevando a empresas a quebrar y despedir trabajadores. Obviamente, ellos levantaron enormes barreras a la creación del prometido millón de empleos verdes.

Ese terrorismo financiero solo puede ser derrotado por la nacionalización, bajo el control democrático de los trabajadores, de los “comandos superiores de la economía”: los bancos, las compañías de seguros, los fondos de pensión, y las principales empresas estratégicas en los principales sectores manufactureros, energéticos y otros sectores productivos de Gran Bretaña. Y es exactamente eso lo que los laboristas rechazan; ellos creen que pueden crear “un capitalismo regulado y administrado” en el parlamento, que no existe ni existirá.

Corbyn anunció que su posición en relación con el Brexit es de ‘neutralidad’. Ni quedarse ni salir de la UE. Si hubiera un gobierno laborista, él dice que no haría campaña por ninguna posición. Muchos trabajadores se oponen a un nuevo plebiscito. Pero, el verdadero problema es que incluso sus promesas de cambio son incompatibles con la permanencia en la UE. La Unión Europea no es un escudo para defender los intereses de la clase trabajadora sino una máquina de guerra social. Defender a los trabajadores y a la juventud exige un cambio social real; significa que es necesario un Brexit socialista.

Lea también  “Derechos Ya”: un nombre engañoso para un frente de unidad nacional con la burguesía contra los trabajadores

Nuestro voto

Como la dirección laborista mantiene la política de “iglesia amplia” [esto es, mantención de la derecha laborista en el partido y en los cargos parlamentarios], Chris Williamson (ex ministro del Gabinete Sombra) fue prohibido de participar de las elecciones por causa de su lucha por la reselección obligatoria de candidatos al parlamento [actualmente, los actuales parlamentarios tienen la candidatura garantizada] y por su apoyo a los derechos palestinos, lo que llaman de antisemitismo (sin ninguna prueba). Él será candidato independiente en la zona electoral de Derby North. Apoyamos críticamente su lucha. También damos un voto crítico al People Before Profit de Irlanda del Norte, que está a favor de la unidad de Irlanda y contra la política de austeridad.

Pensamos que precisamos construir organizaciones independientes de la clase trabajadora en los barrios y sindicatos para aprobar un verdadero programa antiausteridad y escoger candidatos independientes y luchadores. Donde esos candidatos no existen, defendemos el voto crítico a los Laboristas, para que los Conservadores (Tories) sean expulsados, pero sin depositar ninguna confianza en el Partido Laborista.

Expulsar a los Conservadores y continuar la lucha

Durante estos largos años de lucha contra la austeridad y el neoliberalismo, surgieron muchos nuevos grupos anticortes de la clase trabajadora, [hubo] numerosas campañas para salvar el NHS y los servicios públicos municipales, juntamente con los nuevos sindicatos que luchan contra el trabajo precario tercerizado y el inicio de una rebelión sindical por la base en algunos sindicatos tradicionales. Estos deben ser reconstruidos o ampliados.

Felicitamos a todos los trabajadores de los sindicatos que están en lucha, incluyendo el UVW, IWGB, RMT, UCU, PCS y Unite. Esa lucha tendrá que mantenerse durante la elección y extenderse luego del 12 de diciembre, para garantizar que los derechos de los trabajadores sean conquistados.

Pedimos a los trabajadores y jóvenes que aumenten la automovilización, construyendo y luchando contra las políticas antiobreras. Grupos antiausteridad, como el Old Swan Against the Cuts, los activistas antiausteridad de Stockport, y todos los grupos que luchan por los servicios públicos, precisan vincularse a sindicatos combativos. Las bases sindicales y barriales deben, en el futuro, organizarse para discutir un programa y elegir a sus propios candidatos para la elección general.

Lea también  “Derechos Ya”: un nombre engañoso para un frente de unidad nacional con la burguesía contra los trabajadores

En todo el mundo se están desarrollando procesos revolucionarios. Hay estallidos en Chile, Colombia, Hong Kong, Ecuador, Haití, Francia, Argentina, Bolivia, Líbano… y la lista continúa. Apoyar esas luchas directamente es el significado del internacionalismo socialista y es esencial movilizar el apoyo para ellas en el Reino Unido, como por Chile y Colombia. Toda lucha importante desafía el dominio del imperialismo británico sobre las naciones oprimidas.

No habrá camino al socialismo con el Partido Laborista. El capitalismo continuará conduciendo nuestras vidas en una trayectoria descendente en la medida en que la austeridad y el desastre climático se aproximen. Precisamos construir un partido obrero revolucionario para dirigir a la clase trabajadora en el derrocamiento de este sistema capitalista bárbaro, y construir un camino revolucionario hacia el socialismo. Este es la única manera de acabar con la austeridad, acabar con la privatización, impedir el desastre climático, y crear una sociedad socialista.

  • ¡Apoye candidatos independientes y luchadores!
  • ¡Donde eso no pueda hacerse, vote críticamente a favor del Partido Laborista contra los Conservadores, sin confianza en el Partido Laborista!
  • ¡Implemente y amplíe los planes pro-trabajadores inmediatamente!
  • ¡No a la fragmentación, por la nacionalización total bajo control de los trabajadores, para impedir la decadencia de la sociedad!
  • ¡Igualdad de derechos para todos!
  • ¡Nadie es ilegal!
  • ¡Por un Brexit socialista!
  • ¡Construya la ISL para luchar por un partido revolucionario!

Traducción del original en inglés para el portugués: Marcos Margarido.
Traducción del portugués: Natalia Estrada.