Compartir

El próximo 18 de noviembre se repondrá la señalización de los jardines de Yolanda González Martín, en el madrileño barrio de Aluche. En el acto está prevista la asistencia de concejales de Ahora Madrid y el PSOE, con Carlos Sánchez Mato, concejal del distrito, al frente. El sesgo político con el que se está manejando la figura de Yolanda, y que se pretende expresar en la placa conmemorativa, ha originado que un grupo de compañeros y compañeras de Corriente Roja, que fueron compañeros y amigos de Yolanda, hayan publicado la nota que a continuación reproducimos.


Al grupo de familiares, compañeros/as y amigos de Yolanda González

Estimados compañeros y compañeras,

El motivo de este escrito es comunicaros, leal y respetuosamente, nuestra decisión de no participar el próximo domingo día 18 en el acto de colocación de la placa en memoria de Yolanda.

Estamos convencidos/as de que todo cuanto se ha hecho desde este grupo ha estado guiado por el mejor propósito y el recuerdo y el cariño a Yolanda, pero los acontecimientos alcanzan un sesgo político que no nos parece correcto y no podemos de manera alguna compartir.

Nosotros/as no hemos especulado nunca, ni vamos a hacerlo ahora, con lo que sería hoy Yolanda. Hoy Yolanda sería lo que le hubiera dado la gana ser si sus asesinos no le hubieran negado el derecho a decidir sobre su vida. Por eso no tenemos derecho alguno a dibujar una Yolanda a la medida de las señas de identidad que hoy interesen y caigan aceptables a las fuerzas políticas institucionales. Puede que eso genere más aceptación institucional, pero no respeto a la memoria de Yolanda.

Lea también  Sentencia de Junqueras, ¿el principio del fin de la “anomalía” española?

Yolanda era lo que era cuando la mataron: era trotskista, era revolucionaria, era una luchadora por la revolución socialista, por la construcción de un partido revolucionario mundial, militante de la IVª Internacional. Puede ser que hoy eso parezca “obsoleto”, “trasnochado”, fuera de lugar… Respetamos las opiniones que se quieran tener, pero es indiscutible que eso era Yolanda González cuando la asesinaron y no una “luchadora por la democracia real” como figurará en la placa.

Hasta hoy no hemos planteado nunca ningún problema en relación a las actividades convocadas, ni siquiera hemos propuesto ahora que la placa diga todo lo que Yolanda era. Únicamente hemos hecho una observación, que planteóAlfonso acerca de esa imagen distorsionada de Yolanda como luchadora “por la democracia real”, pero visto lo visto no se ha considerado pertinente tomarla en consideración.

Sin duda el libro de Carlos Fonseca tiene más de objetivo y de verdad en lo que era Yolanda que el mensaje institucional que figurará en la placa.

Por respeto a Yolanda, a su familia, a lo que juntos/as fuimos vosotros/as y nosotros/as, el día 18 no acudiremos.

Os seguimos deseando lo mejor, con un saludo fraternal

Rosa Torres

Alfonso Araque

Ángel Luis Parras

Concha Martínez

Ricardo Ghinaudo

Fernando Montaño

Miguel Martín

Alberto Collado

13 de Noviembre de 2018