Compartir

Prácticamente el conjunto de las organizaciones de DDHH así como toda la izquierda y amplios sectores de organizaciones ligadas al kirchnerismo, están sumándose a la campaña por la libertad de Daniel Ruiz. Lo hacen por solidaridad ante la injusticia, y además en defensa propia.

Por PSTU-Argentina

Es tan grande el desprecio a la propia justicia que el régimen político patronal dice defender, que todos sienten que lo que le ocurre a Daniel, puede ocurrirle a cualquier otro que se oponga al gobierno de turno.

Sin embargo, hay una excepción. El PO, que ha visitado a Daniel y se ha solidarizado de diferentes maneras, se negó –como ya hemos informado- a abrir sus listas de candidatos al FIT en Chubut a Daniel. En todas las elecciones participamos de las listas del FIT, y Daniel no tiene ninguna restricción legal para hacerlo. Ser candidato fortalecería la campaña por su libertad, y además fortalecería las propias listas del FIT.

El PO no nos ha dado una explicación como le solicitamos.  Pero en visita a Daniel le informaron que se trata de una decisión “jurídica”, aconsejada por sus abogados, y tendiente a proteger a sus militantes procesados en la misma causa. Nos parece una explicación muy mezquina. En primer lugar, porque la tradición de las organizaciones obreras y que se reivindican revolucionarias, es solidarizarse en cualquier circunstancia. En segundo lugar, porque la defensa es, en primer término, política y no jurídica. La historia del movimiento obrero está llena de ejemplos. En tercer lugar, porque nunca los motivos jurídicos son los que dictan las acciones a partidos obreros. Hay que tener en cuenta la defensa jurídica, pero siempre subordinada a los principios y estrategias políticas. Y por último, porque la mejor defensa para los compañeros Arakaki y Ponce, es apelar a la más amplia campaña de apoyo conjunta, y no refugiarse en esa defensa jurídica.

Lea también  Mariana, Brumadinho y Barão de Cocais: La necesidad inmediata de nacionalizar toda la minería

Nos parece que la actitud del PO es indigna para una organización que se reivindica marxista. El PO tiene la oportunidad de reflexionar y revertirla, de cara a las elecciones de octubre, en que habrá candidaturas a diputados nacionales en Chubut. Apelamos a los compañeros a que cambien su política.

Llamamos  al PTS e IS, socios del PO en el FIT, que nos hicieron saber que no tenían inconveniente en sumar a Daniel, pero que el PO, que el único con legalidad en Chubut, se negó, a pronunciarse públicamente en relación a este tema.