Compartir

Daniel Ruiz es un obrero petrolero, dirigente sindical y miembro de la dirección del PSTU de Argentina, hace parte de la revista Marxismo Vivo y como miles de compañeros que luchamos por el socialismo integra la Liga Internacional de los Trabajadores – Cuarta Internacional. Fue detenido por el gobierno de Macri, la acusación que le hace el gobierno reaccionario y su justicia patronal, es haber participado de las enormes movilizaciones que rechazaban el robo a los jubilados.

Por IST-Uruguay

Ya pasaron 6 meses desde que el gobierno argentino lo encerró en la cárcel, busca de esta forma acobardar a quienes protestan y busca desanimar a quienes luchamos por una sociedad sin clases y un mundo socialista.
Pero ni su prisión, ni la persecución que continúa contra Sebastián Romero, han hecho que se bajen los brazos.

Muy por el contrario todos los militantes que hacemos parte de la LIT-CI estamos realizando una campaña mundial por la libertad del compañero. Daniel ya no es solamente un dirigente conocido en Argentina, ahora sindicatos y organizaciones de muchísimos países del mundo no solo han sabido quién es él, sino que reclaman junto a nosotros la inmediata libertad y el fin de esa prisión más que injusta.

Daniel es hijo de una familia obrera, su padre era petrolero y falleció cuando él apenas tenía 8 años. Transcurrió su vida en un barrio muy humilde y en condiciones muy duras. Desde muy joven fue un activista social en su ciudad natal, Comodoro Rivadavia, centro petrolero de la Patagonia argentina. A fines de los 90 e inicio del 2000 fue activista y después dirigente del movimiento piquetero argentino. Daniel encabezaba el sector de piqueteros que no luchaba por planes, sino por trabajo digno. Desde esa época se convierte en militante revolucionario, ingresando a la sección argentina de la LIT-CI.

Lea también  Jornada de lucha por la libertad de Daniel Ruiz

Hoy desde Uruguay varios sindicatos, decenas de trabajadores, abogados con el impulso de IST se han sumado a la campaña mundial que exige su libertad.

Daniel es preso político de Macri y arrancarlo de los barrotes que le ha puesto el capitalismo es una tarea irrenunciable no sólo de quienes se reivindican revolucionarios, sino de todos los dirigentes, militantes y organizaciones que defiendan las libertades democráticas y los derechos humanos.