Compartir

Entrevistamos a Daniel Ruiz, dirigente sindical petrolero y de la dirección del PSTU, preso político desde hace 9 meses por participar de las manifestaciones contra la reforma previsional. Conversamos sobre su detención, sobre su candidatura a diputado, sobre las elecciones y la situación del movimiento obrero.

Por ANRed

El 18 de diciembre del 2017 fue una jornada de lucha. Miéntras que en el Congreso los diputados debatían sobre la reforma previsional, afuera la policía repartía gases y balazos a los cientos de miles de manifestantes que se oponían a un nuevo robo contra las y los jubilados. Daniel Ruiz participó de esa gesta: vió cómo la policía avanzaba y cómo el pueblo no retrocedía. 9 meses después, el 12 de septiembre de 2018, los medios titularon: «Detienen a dirigente petrolero, Daniel Ruiz, del PSTU».

Daniel Ruiz, dirigente sindical petrolero de Chubut y de la dirección del PSTU y la Liga Internacional de los Trabajadores, fue detenido por orden del Juez Federal Sergio Torres y apresado en el Complejo Penitenciario de Marcos Paz. Al igual que César Arakaki, Dimas Ponce, Sebastián Romero y una centena de manifestantes, Ruiz fue uno de los perseguidos por la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich y por el Gobierno de Mauricio Macri.

9 meses después, en la cabecera Barracas de la Línea 60, suena un teléfono celular: «Esta llamada proviene de un establecimiento penitenciario».

-¿Hola?

-Hola, sí, que tal…

-¿Daniel?

-Si, Daniel, buen día. Acá tranqui con los compañeros en el pabellón.

Por si se corta, ¿Querés contar lo más urgente, lo que quieras comunicar?

-Si, lo que me gustaría es expresarle al conjunto de los compañeros, de las organizaciones y a los trabajadores en general que mi encierro acá no obedece a una acción directiva, sino a un mensaje hacia la lucha de los trabajadores. Y básicamente al freno que se le dió a las reformas que quería imponer el gobierno de Macri en diciembre de 2017, que era la reforma laboral, avanzar con la reforma fiscal y avanzar aún más con la reforma previsional. Y bueno, en respuesta a tanto hambre y a tanta miseria, el pueblo trabajador salió a las calles y producto de esa movilización enorme necesitaban encontrar algún culpable para ponerle freno a la resistencia obrera. Y dentro de eso hay una serie de compañeros que están imputados en esta causa: son 118 en total, está el compañero Romero, Arakaki, Dimas Ponce, el compañero de la UOM y yo que estoy detenido por la misma causa.

-¿Por qué en el caso de Arakaki, de Ponce, pudieron salir en libertad y vos continúas detenido?

-Basicamente lo que dice el juez de instrucción, que fue el que los liberó y el que ordenó mi detención, es que en su momento el horario dónde supuestamente cometieron algún hecho delictivo Arakaki y Ponce era después de lo que supuestamente inicie yo. A mi de lo que supuestamente me acusan es de intimidación pública; a lo cual dicen que yo a partir de las 12 del mediodía estaría haciendo acciones con esa imputación. Ese fue uno de los determinantes jurídicos por lo que los compañeros están en libertad; pero esto responde a otra situación, o sea: a mi me detienen en septiembre del año pasado y a los compañeros inmediatamente después de la movilización.

Un colectivo atraviesa el portón de entrada y hace sonar la bocina. La llamada se corta. Unos segundos después, Daniel continúa:

-A mi me detienen el día que fue el paro nacional de ATE en defensa de los Astilleros, era básicamente una resistencia, viendo que se venía un año electoral quisieron frenar las luchas. Cosa que no ha pasado. Más allá de mi detención y de las arbitrariedades de todos los jueces de instrucción, de las fiscalías, del Tribunal Oral número 3, la Fiscalía número 4, sigo estando detenido mientras rechazan cada uno de los pedidos de excarcelación de imputaciones que son excarcelables; no respondiendo a artículos del propio Código Penal que me beneficiarian con una libertad condicional. Y aún así, tanto la Sala número 1 o Casación, cómo el Tribunal de Apelaciones, como cada uno de los fiscales han puesto trabas para que yo continúe detenido. Por órdenes del Ministerio de Seguridad, de Patricia Bullrich y también del Gobierno Nacional.

Lea también  ¿Por qué las mujeres tenemos que luchar por una salida obrera y socialista?

Daniel habla claro y contundente. De fondo se escuchan algunos ruidos que vienen del pabellón. Le pregúnto sobre la campaña para su liberación, Daniel responde:

-Por suerte, la solidaridad obrera y popular en este país es muy grande, hay un rechazo a las políticas que tienen que ver con la represión y a partir de eso que este pueblo cada 24 de marzo salga a luchar por el Nunca Más, hace que hayan un montón de organizaciones, no solamente de derechos humanos, sino sociales, sindicales, estudiantiles, barriales que han apoyado mi liberación, y eso ha ido creciendo a medida que pasaron los días y los meses. No puedo dejar de agradecer cada uno de los esfuerzos que han hecho tantos compañeros a lo largo y ancho del país por mi libertad. Y se han expedido no solamente sectores de izquierda o combativos sino también sectores del propio PJ y hasta incluso consejales del PRO se han pronunciado por mi libertad, dado que se nota que hay un ensañamiento. Y hay una cuestión que roza las cuestiones mínimas de las garantías democráticas.

Miéntras Daniel Ruiz se encuentra detenido, afuera, y desde el Frente de Izquierda en Unidad, militan su candidatura.

-Hicimos una propuesta cuando fueron las primeras elecciones de Gobernador y Diputados provinciales en Chubut, le solicitamos al Frente de Izquierda de sí existía la posibilidad de presentarme como candidato para aprovechar la instancia electoral para profundizar mi campaña. Para estas elecciones generales el Frente de Izquierda más los grupos que se unieron al frente de unidad accedieron a que sea candidato a Diputado Nacional para profundizar la campaña. Básicamente utilizar las elecciones para que miles de trabajadores en Chubut conozcan mi situación.

Encerrado en un pabellón, privado de su libertad desde hace 9 meses, Daniel no deja de pensar en la militancia y en cómo modificar las estructuras que someten al pueblo trabajador.

-Yo soy de Cómodoro Rivadavia, una ciudad netamente petrolera, yo soy delegado petrolero y congresal, y hemos tenido un sinfín de luchas, pero hay ciudades como Esquel, Trebelin que mucho no conocen nuestra historia y a partir de esta campaña electoral denunciamos la situación y lo que nosotros planteamos de fondo: que las multinacionales, que nos saquearon durante tantos años los recursos naturales en la provincia, se vayan de una vez por todas y que todos los recursos pasen a manos del Estado y bajo el control de los trabajadores, por el desarrollo de la región y de las Pymes y las economías regionales, que fueron las que más afectaron con este gobierno.

Su programa electoral para las próximas elecciones es el mismo que ha levantado en cada lucha junto a sus compañeros petroleros.

-Hoy Cómodoro Rivadavia es un cementerio de locales cerrados, muchas pymes se han fundido, empresas familiares también, entonces, en ese sentido, la única manera de potenciar eso y de volver a dinamizar la economía es que los recursos estén al servicio de la población. Hoy todas las multinacionales se van a Vaca Muerta y con la adenda lo que hay son muertos y contaminación. Hubo 8 muertos en los últimos 12 meses. Hubo un contaminación de 8 kilómetros. Pueblos abandonados, como todo lo que es el norte de Neuquén, otros pueblos que durante muchos años fueron una potencia petrolera como Plaza Huincul y Cutral Co se están abandonando, porque las empresas prefieren ir a Vaca Muerta a explotar porque ahí tienen garantía de todo: los obreros trabajan con menos operarios, sobrecarga horaria, no pueden hacer asambleas y eso genera precarización y genera muerte y ganancias para las multinacionales. Por eso están apuntando a ir ahí y el resto de los pueblos quedan en el olvido. Eso es una cuestión que ha pasado siempre, y es algo que hay que impedirlo. Al servicio de eso es que vamos a intentar montar la campaña electoral.

¿El sindicato Petrolero, o algún sector de los petroleros, salió a apoyarte?

-Han salido muchos compañeros y tengo que agradecerles, de asambleas, de delegados y comisiones directivas que se han puesto en campaña. Pero, en sí mismo, hoy, apoyar mi candidatura es un apoyo explícito a enfrentar al gobierno. Hay muchos sindicalistas que, producto de los negocios que tienen con las petroleras y con el gobierno nacional, no se la juegan a fondo. Independientemente de eso, hubo una resistencia enorme de los trabajadores, por más que se haya firmado la adenda y eso haya significado para nosotros muertes y contaminación, los trabajadores petroleros siguen luchando. Lo que se quiere hacer con la reforma laboral y la reforma previsional es aumentar la edad jubilatoria de los trabajadores petroleros: nosotros nos jubilamos a los 50 años con 25 años de servicio porque trabajamos a la intemperie en medio de climas hostiles.

Lea también  Argentina | ¡Fuera Macri y el FMI ya mismo!

¿Y cómo crees que responderán las y los trabajadores a la precarización de sus convenios?

-Ahi va a haber una resistencia del conjunto de los trabajadores y se sabe que las luchas petroleras a lo largo y a lo ancho del país, y por nuestra historia, demuestran que en algún momento se genera una respuesta a tanta avaricia patronal. A eso es a lo que le tienen miedo. Por eso las cúpulas sindicales intentan, en aras de la inversión, bajar nuestro convenio que costó sangre y sudor. Para tener una idea, Roberti, que era diputado nacional, el fue miembro de la Federación Petrolera Privada, y fue el que dió el quorum ese 18 de diciembre para que se pueda sesionar la reforma previsional. O sea: el dio el quorum y se retiró.

Recién mencionaste a las cúpulas sindicales, ¿alguna de todas las centrales sindicales se expidió por tu libertad?

-Si, hubo sectores de las tres CTA, también del Modelo Sindical (para el Modelo Nacional), incluso hubo un encuentro de abogados laborales y de las comisiones de derechos humanos, tanto de los sectores de CGT y CTA, que se han pronunciado. Y gracias a ellos se ha llevado mi caso a la OIT, entonces, desde ya, totalmente agradecido. Entiendo que, más allá de mi situación de rehén del gobierno, la primer tarea de los trabajadores es continuar la lucha. Más allá de que hoy hay un proceso electoral, el hambre en la mesa de los trabajadores sigue estando, con el apagón del otro día quedó demostrado que la energía es vital para el conjunto y el desarrollo de la nación y sobre todo de la soberanía y hoy vemos que todas las empresas están privatizadas y bajo el control de gente que ni siquiera es del país. Nos hicieron creer que con YPF estatal se recuperó el petróleo y hoy el 70 por ciento de los yacimientos petroleros del país están en manos extranjeras: Vaca Muerta lo maneja Chevron, que es una empresa estadounidense y el segundo más importante, que es Cerro Dragón, lo manejan los ingleses de Panamerican desde el año 58. Durante la guerra de las islas Malvinas siguieron sacando petróleo en beneficio de los buques de ellos.

¿Qué opinás sobre las próximas elecciones?

Cada uno de los principales candidatos, de los que tienen opciones de ganar las elecciones, han planteado que de una u otra manera van a mantener las relaciones con el fondo monetario, las relaciones con las multinacionales, con los países imperialistas que son los que dominan cada una de las empresas; entonces, en este marco, dónde hay una crisis económica, dónde hay una guerra comercial entre China y Estados Unidos, no se prevé un desarrollo económico que favorezca al país, entonces: sí cada uno de los principales candidatos dice que va a mantener, unos más unos menos, este tipo de relación lo que va a significar es que durante un tiempo también va a haber hambre y miseria para el conjunto de los trabajadores.

¿Y cuál sería la salida?

-En ese marco se plantea una salida de lucha que es la del Frente de Izquierda. Básicamente, mando un saludo a los compañeros trabajadores que opinan que votando a la fórmula Fernández Fernández puede haber una mejora, les digo que, aunque los terminen votando, tengan paciencia porque va a continuar la lucha. Estaremos nosotros ahí y continuaremos peleando, como nos encontramos el 18 de diciembre. Seguramente este proceso va a continuar porque el hambre va a seguir y la única manera de lograr una economía al servicio de los trabajadores es romper con las palancas del Fondo Monetario, de las multinacionales. Como Panamerican, que gana 4 mil millones de dólares por año, esa plata puede estar al servicio del desarrollo de hacer energía barata para que las pymes puedan funcionar, para que los negocios no cierren, para que los hospitales funcionen correctamente.

Lea también  Carta de Daniel Ruiz a los trabajadores

¿Qué mensaje le darías a las y los trabajadores?

Agradecerles, porque durante éstos años que gobernó Macri no han dejado ni un minuto de luchar. Eso es lo que me mantiene a mi de pie. Lo unico que les digo es que sigan luchando, que sigamos construyendo la alternativa y que de una vez por todas los trabajadores podamos decidir nuestro futuro democráticamente. El camino de diciembre marcó un antes y un después, así como se conmemoraron 50 años del Cordobazo en una gesta, el 18 de diciembre quedará como una gesta y está en todos nosotros seguir construyendo ese camino para de una vez por todas terminar con tanta hambre y miseria. Y si hay que hacer otro 2001 para que las cosas cambien de raíz, tendremos que hacerlo. Los trabajadores queremos trabajar y estar tranquilos, pero cuando el hambre azota a nuestras familias, a nuestros padres y a nuestros abuelos no nos queda otro camino que la lucha. Y nosotros no tenemos nada que perder. Sigan luchando porque es el mejor camino, para que todos los presos políticos podamos salir y también que abran las perspectivas de un verdadero cambio en la Argentina.

¿Querés agregar algo más?

Saludar a mi familia y a mis compañeros y a todos los que de alguna u otra manera me han acompañado en estos meses, a los que me vienen a visitar de diferentes organizaciones y agradecerles infinitamente, porque son un puntal para que uno no se caiga acá adentro. Y también plantear que nosotros seguimos peleando por las mejoras de las cárceles que son situaciones inhumanas, superpoblación carcelaria, eso genera problemas y situaciones que se podrían evitar. Las cárceles no son para ser un castigo sino que son para la mejora de los seres humanos y de los compañeros que están acá adentro. Yo confío mucho que en algun momento todos los que estamos acá adentro vamos a cambiar para ser trabajadores y hacer una sociedad más justa y solidaria.

El teléfono se corta. Un colectivo atraviesa el portón y sale a las calles. A las mismas calles que los trabajadores ganaron el 18 de diciembre y a las mismas en las que, pronto, Daniel Ruiz volverá a levantar sus banderas.


*El próximo jueves, 27 de junio desde las 16 horas, se realizará una audiencia pública por la libertad de Daniel Ruiz. La cita será en la Sala 6, tercer piso del Anexo del Congreso de la Nación.

 

Fuente: https://www.anred.org/?p=117415