Compartir

Un año después, nada cambió para nosotras

El pasado 8M tuvimos una jornada estatal de lucha histórica, que fue referencia a nivel internacional. La lucha de las mujeres es parte de la resistencia de las masas y de los pueblos contra los planes de ajuste que los gobiernos imperialistas llevan a cabo en todo el mundo. El 8M sirvió para canalizar la indignación social con una “recuperación económica” que es sólo para los de arriba, mientras no alcanza para atajar la violencia machista y la desigualdad. Y con un régimen heredero del franquismo, que recorta derechos democráticos para acallar la protesta social.

Por Corriente Roja

2018: 47 mujeres asesinadas por violencia machista.

2019 empezó con 12 feminicidios y un chorreo semanal de agresiones sexuales, algunas de ellas grupales Son cifras escandalosas que se repiten en otros países de Europa como es el caso del país vecino, Portugal. Junto a ello, los datos confirman que, en el marco de una creciente desigualdad social, las trabajadoras seguimos a la cabeza del paro, la precariedad, la pobreza, la sobrecarga en trabajos domésticos y de cuidados o las pensiones y salarios de miseria.

Un falso gobierno feminista y unos presupuestos que son un fraude

El gobierno del PSOE, no ha supuesto ninguna mejora para las mujeres y menos aún para las trabajadoras. Las engañosas medidas pactadas por Podemos eran pura fachada electoral, muy por debajo de lo que las mujeres venimos demandando.

Igualmente, sus presupuestos “sociales” eran un fraude porque mantenían las reformas laborales y de las pensiones, el núcleo duro de las reformas impulsadas por los anteriores gobiernos y estaban totalmente sometidos a Bruselas. Basta comparar la limosna que supuso la subida del SMI, los 220 millones para combatir la violencia machista, los 830 millones para Dependencia o la asignación familiar de 48 euros mensuales para sacar a 82.000 menores de la pobreza severa, con los 31.000 millones SOLO en intereses de la deuda. La raquítica subida en las pensiones, incluyendo el 3% en las de viudedad que en un 70% no se verán incrementadas, es una tomadura de pelo.

Lea también  Estado español: elecciones fin de ciclo

Con sus tímidas medidas, su hipocresía, sus verdades a medias y su servilismo al gran capital, este gobierno desalienta a la clase obrera y termina dando alas a la derecha.

 ¡Construir el 8M: con las y los estudiantes y con toda la clase obrera!

Este año, además de muchos motivos y razones, sobran disposición y ganas de luchar, para que el 8M vuelva a ser un día grandioso de paros, huelgas y movilizaciones en todo el Estado. Esta no es una pelea en abstracto contra el patriarcado, sino por demandas y reivindicaciones bien concretas. Contra las políticas y medidas que llevaron a cabo los sucesivos gobiernos. Contra unas instituciones y un sistema judicial que condena a las mujeres por proteger a sus hij@s de maltratadores y sigue sin comprender que: “¡No es No y lo demás es violación!”

Por esto nos parece insuficiente la convocatoria de paro de dos horas de CCOO y UGT, que nos impide decidir de qué forma sumarnos a esta huelga. Aunque finalmente UGT ha decidido rectificar, dando cobertura legal a la huelga de 24 H, “para que quien desee secundarla todo el día no infrinja la ley y no tenga problemas”. Tampoco compartimos que las organizaciones feministas y algunos sindicatos, convoquen una “Huelga feminista” donde los hombres sean llamados a esquirolearla. Con esta política, terminan enfrentando hombres y mujeres y restando combatividad a esta convocatoria. Las trabajadoras necesitamos una Huelga General que paralice el país. Si nuestras vidas no valen, si nuestros derechos no cuentan, ¡vaciamos las aulas y paremos la producción!

La lucha de las mujeres es del conjunto de la clase trabajadora y parte de un plan de lucha más amplio que habrá que seguir impulsando después del 8M, tal y como defienden sindicatos como Cobas. Necesitamos unir a la clase trabajadora, dividida por el machismo. No es posible acabar con la brecha salarial, lograr un sistema público de pensiones dignas e iguales para todos, que el Estado se responsabilice del trabajo de cuidados o lograr los recursos necesarios para políticas de igualdad, sin echar abajo las reformas laborales y de pensiones, sin la derogación del artículo 135 o sin lograr la suspensión del pago de la deuda hasta que no se garanticen las necesidades sociales básicas y nuestros derechos.

Lea también  Cobertura: 1º de Mayo en el Estado español

Corriente Roja, llamamos al conjunto del movimiento estudiantil y a toda la clase trabajadora, a realizar asambleas democráticas en sus lugares de estudio y trabajo para debatir y decidir cómo apoyar esta jornada de lucha estatal. Llamamos a los conflictos de mujeres en lucha y a todas y todos a sumarse a nuestro cortejo en las manifestaciones convocadas en todo el Estado. Un cortejo unitario, combativo y de clase donde saldremos a la calle para exigir:

¡Ley urgente y obligatoria por la igualdad salarial!

¡Por un Sistema Público de pensiones dignas e iguales para todos y todas!

¡Derogación de las reformas laborales y de las pensiones!

¡Ni recortes ni privatización!¡No al pago de la deuda!

¡Aumento del gasto público: guarderías, centros de día, residencias y atención a la Dependencia!

¡Atención, protección y prevención contra toda violencia machista! ¡Basta de maltrato institucional!

¡Depuración de un Sistema Judicial heredero del franquismo e inhabilitación de jueces y juezas machistas!

¡Aborto público, libre y gratuito en la Seguridad social!

¡Stop racismo, homofobia, transfobia y discriminación por orientación sexual!

Este 8 de marzo…!Llenemos las calles!

18h, Plaza del Museo Reina Sofía: Acto del bloque combativo de clase 19h, Plaza de España: MANIFESTACIÓN.