Compartir

TRABAJADORAS DEL SERVICIO DE AYUDA A DOMICILIO DE BARCELONA

Las trabajadoras del Servicio de Atención Domiciliaria hacemos huelga el próximo 8 de marzo por nuestras propias reivindicaciones y también por los derechos de todas las mujeres:

-¡Jornada de 35 horas!

-¡Aumento salarial!

-¡Cobrar el 100% del salario de las bajas!

-¡Eliminación de la bolsa de horas!

-Formación dentro de la jornada laboral!

-¡Igualdad salarial, igualdad en pensiones y contra toda forma de violencia machista!

Para ello,estamos impulsando la huelga llamando a asambleas de trabajadoras/es entos días  y entre todas construirla haciendo difusión. El día 8-M estaremos en la puerta de la empresa haciendo piquetes porque ¡24h de huelga, 24h de lucha!


Elena. Presidenta del comité de empresa de Intress-Madrid y dirigente de Co.bas

Como trabajadora de un servicio público de atención a mujeres víctimas de violencia de género, puedo decir que más del 90% de la plantilla somos mujeres. En el sector de Servicios Sociales, esto es muy común, ya que está relacionado con el cuidado y la atención a personas, tareas que históricamente siempre han recaído en las mujeres.

Así, cuando observamos con perspectiva de género la realidad del Sector, vemos que la mujer está sobrerrepresentada como trabajadora y como usuaria del sistema por la precariedad y el desempleo que arrastramos las mujeres en este sistema capitalista y patriarcal.

Al no trabajar con compañeros, podemos decir que en nuestro trabajo diario no vivimos el machismo ni la desigualdad, pero si trabajamos diariamente para acabar con él a traves de todas las mujeres que acuden a nuestro servicio y que diariamente son victimas de ese machismo.

A su vez, si rascamos en la superficie de una plantilla altamente feminizada, observamos que como trabajadoras padecemos dos tipos distintas de brecha salarial. Por un lado, generalmente somos trabajadoras a las que se nos exigen titulaciones universitarias o técnicas, formación específica en violencia de género y años de experiencia. En cambio nuestros salarios apenas llegan a “mileruistas”. Sabemos que esto ocurre por la feminización del sector, porque si extrapolamos nuestra formación y experiencia a profesiones más masculinizadas como ingenierías, los salarios se duplican.

La otra vertiente de la brecha salarial que padecemos esta relacionada con que, los pocos hombres que trabajan en el sector tienen mayor proporcionalidad de presencia en puestos de responsabilidad, observando el llamado “techo de cristal” para que las mujeres podamos acceder a dichos puestos, que mejorarían nuestras condiciones laborales.

Lea también  El caso Neymar y el machismo que atraviesa el fútbol, los medios y la sociedad

Es necesario que las mujeres de nuestro sector nos alcemos, para exigir el reconocimiento y la responsabilidad que tenemos al ejercer nuestro trabajo tal y como si se reconoce en sectores masculinizados.

Asimismo, además de ser trabajadoras de la red de atención a mujeres víctimas de violencia de género, también somos activistas y en una sociedad donde llevamos casi 1000 asesinadas por violencia machista desde 2003 que empezaron a aparecer estadísticas oficiales, no podemos más que salir a la calle y gritar contra el machismo y los feminicidios.

Por todo ello, nos sobran razones para secundar la huelga convocada para el 8M. Como trabajadora ese día saldré a la calle, en una jornada de lucha con otras compañeras y compañeros de Co.bas, donde acudiremos a varias concentraciones por la mañana, realizaremos piquetes informativos, y nos sumaremos por la tarde al Bloque Combativo para acudir a la manifestación convocada en Madrid.


Maria Isabel, TRABAJADORA DE LA LIMPIEZA DEL  HOSPITAL DE ALCORCóN

Como trabajadora, mi experiencia me lleva a pensar que pese a estar en el siglo XXI, las mujeres seguimos teniendo muchas más trabas para trabajar o para poder mantenernos en el puesto, si conseguimos este, además de que se nos discrimina para acceder a determinados puestos en altos cargos, ya que se considera que por ser mujeres se nos va a dar peor.

Y no solo eso, sino que muchas veces nos encontramos que desempeñando el mismo tipo de trabajo, una mujer cobra menos que un hombre, lo cual es inaceptable. Esto tiene que cambiar y por eso sigue siendo necesaria la lucha de las mujeres y llevar esta lucha a las calles. Gracias a la lucha es que se consiguen las cosas. Al principio el puesto de limpiadora que yo desempeño en el hospital, era destinado sólo a mujeres, mientras que el de cristaleros, en el que se cobra más, era exclusivamente para hombres. Hoy día, con las últimas empresas que han cogido la contrata esto ha cambiado y ahora las mujeres podemos optar al puesto de cristalera y los hombres ser limpiadores

Por todo ello, este próximo 8 de Marzo, acudiré con mis compañeras a todas las movilizaciones que haya ese día  programadas


Andrea Zayas, trabajadora de Starbucks

Las  trabajadoras, que tenemos los salarios más precarios, con trabajos temporales y medias jornadas que no nos permiten estabilidad en ningún ámbito de la vida, somos las más afectadas por el sistema capitalista.

Lea también  Mujeres LGTBI: doblemente oprimidas y discriminadas

En seis años, he trabajado en tres empresas diferentes, en una de ellas, vendiendo  zapatos, donde las mujeres teníamos que ir maquilladas. Porque todas sabemos que para vender calzado es indispensable llevar pintalabios. Me despidieron por presentar una queja a recursos humanos por el despido de una compañera.

Provoca mucha indefensión  trabajar en centros de trabajo con dos o tres compañeras, donde no podemos elegir delegados por número. Porque tu lucha termina siendo individual y no tiene ninguna repercusión para la empresa. Si te despiden, se quitan un problema.

En mi trabajo actual, una multinacional dedicada a la hostelería, la mayoría de contratos son a tiempo a parcial, incluso contratos de 10 horas, donde somos mayoría mujeres y jóvenes que compaginan sus estudios con el trabajo. Es curioso que nos hablen del salario mínimo de 900 euros y sigan sin tener en cuenta que muchas empresas ya no contratan a jornada completa.

Cuando la mayoría de las trabajadoras somos mujeres y jóvenes, las desigualdades se ven a diario. Algunos de los pocos compañeros hombres deben pensar que tienen un “harén de mujeres” a su disposición, por las actitudes y la condescendencia con la que nos tratan.

Los comportamientos que he visto por parte de algunos “jefecillos”, la mayoría muy jóvenes con este tipo de comportamientos, suelen pasar desapercibidos o  disfrazarse de bromas entre compañeros. No se trata de  un machismo implícito, pero cuando te pones las gafas moradas la cosa cambia y cambia mucho.

Así que no tengo ninguna ducha. Este 8M, como parte del Area de Mujer de CO.BAS, participaré en las asambleas del sindicato preparatorias de la Huelga y acudiré a las concentraciones que haya programadas ese día.


EN ESTE 8M, LA LUCHA DE LAS PENSIONISTAS: ¡PRESENTE!

Entrevistamos a Carmen Triviño, trabajadora jubilada

¿Por qué hay que salir a la calle este 8 de Marzo?

Porque es el día Internacional de las mujeres trabajadoras desde hace más de cien años y al igual que las trabajadoras entonces,  saldremos junto a nuestros compañeros, a defender nuestra igualdad salaria, por recursos contra la violencia machista y un largo etc.

¿Y por qué lo hareis las pensionistas?

Porque en lo que hace a las pensiones, sigue existiendo una desigualdad total entre hombres y mujeres, que tiene que ver con el papel que nos designa esta sociedad machista y capitalista. Muchas mujeres, aquellas que hoy tenemos 55 o más años, dejamos en su día nuestros puestos de trabajo por hacernos cargo de trabajos de cuidados. Muchas trabajábamos porque había que ayudar  a la manutención del hogar pero por supuesto, lo hacíamos sin seguridad social

Lea también  Por la igualdad de derechos para ver y practicar el deporte que amamos

Cuando intentamos incorporarnos de nuevo al trabajo , nos encontramos que lo único a lo que podíamos aspirar, era a trabajos a  tiempo parcial , lo cual hace imposible llegar a la a la cantidad de años trabajados (35) para poder cobrar una pensión digna. Muchas de nosotras  tenemos pensiones de miseria que no pasan de los 600 euros e incluso en algunos casos, son pensiones que no pasan de los 400 euros.

¿Y tú como vas a participar de este 8M?

Como activista en la lucha pensionista en la que las mujeres estamos a la cabeza, no he dejado de luchar. Y veo que pese a sus promesas, ninguno de los partidos con representación parlamentaria ni la burocracia sindical que saca tajada de los planes privados de pensiones, están dispuestos a defender esto hasta el final.

 Por eso, la lucha contra la brecha en las pensiones y por unas pensiones públicas dignas y de calidad, tiene que ser también parte de la lucha des este 8M, además de ser parte de un plan de lucha más amplio que es de toda la clase obrera y que tendremos que seguir dando en la calle después de este día