Compartir

Faltan pocos dias para el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, para el cual se preparan en todo el mundo movilizaciones y una paro internacional de mujeres. Desde el PSTU, Lucha Mujer y la LIT impulsamos estas movilizaciones y llamamos a todas y a todos a sumarse, a invitar, a organizar y a exigir a las direcciones un verdadero paro general por los derechos de las mujeres trabajadoras.

Por PSTU-Argentina

A las trabajadoras nos sobran razones para salir a luchar: no solo estamos expuestas a la violencia machista creciente, que mata una mujer cada X horas y viola X por día; no solo tenemos negado el derecho a elegir sobre nuestra maternidad con la ilegalidad del aborto, que todos los días mata mujeres y niñas pobres; sino que también se decarga sobre nuestras espaldas mas que sobre ninguna el peso del plan económico del FMI, Macri y los empresarios del aumento de la desocupación, la misería, los tarifazos, obligándonos a hacer malabares para garantizar la comida para nuestros hijos e hijas.

Los trabajadores y trabajadoras ganamos cada vez menos porque la inflación se devora los sueldos, pero las trabajadoras además de eso ganamos un 27% menos por el solo hecho se der mujeres. Somos el 66% de los nuevos desocupados y miles ni siquiera pueden buscar un trabajo por no tener donde dejar los hijos, que en la inmensa mayoría de los casos son responsabilidad nuestra. Los miles de millones que se destinan para pagar la deuda externa, podrían solucionar gran parte de nuestras penurias.

Pero no somos nosotras las únicas que sufrimos los efectos del plan del gobierno. Macri gobierna para los ricos y el imperialismo, contra los trabajadores y los pobres. Por eso la lucha por la igualdad salarial, y la lucha por aumento general de salario, son parte de la misma lucha contra el gobierno y los empresarios, que utilizan el machismo para explotar más al 50% de la clase trabajadora.

Lea también  Argentina: lo que nos dejó el #8M

Divide y reinarás

No solo el gobierno y los empresarios usan el machismo para dividirnos. Los sindicatos, siempre serviles a las necesidades del poder, acentuan esa división, no tomando como parte de sus reivindicaciones los problemas de las mujeres trabajadoras. Hace algunos años empezaron a aparecer las Secretarías de Mujeres, lo cual es un avance, pero no dejan de ser consideradas como “cosa de mujeres”. ¿Es un problema solo de las mujeres que cualquiera este expuesta a la violencia machista en todas sus formas? ¿No deben involucrarse los varones si su hermana, su hija, su nieta, su madre puede desaparecer víctima de un red de trata?

¿Qué podemos esperar de esta dirigencia sindical traidora que deja que el gobierno de Macri avance con el ajuste sin mover un dedo? Solo podemos lograr moverlos, imponiendoselo y para eso necesitamos la fuerza de las trabajadoras y los trabajadores, para que dejen de dividir nuestras peleas.

¿Y el movimiento de mujeres?

Pero no solo los dirigentes sindicales actúan para mantener la división de los trabajadores y trabajadoras y debilitarnos. En el movimiento de mujeres, las ideas que se imponen van en el mismo sentido. Por eso, por más que somos millones las que nos movilizamos, es muy poco lo que logramos avanzar.

La defensa del paro solo de mujeres también divide a la clase trabajadora, y fortalece al enemigo común que trabajadores y trabajadoras tenemos: el gobierno de Macri y los empresarios.

La idea de la hermandad de las mujeres o sororidad, que nos dice que podemos ser hermanas de Vidal, Michetti etc, lleva a nuestra lucha a un callejón sin salida.

Lea también  Carta de Daniel Ruiz desde la cárcel: "Otro 24 de marzo"

Las direcciones del movimiento de mujeres, Ni una Menos, Campaña, etc tienen responsabilidad sobre el rumbo de la pelea, si realmente se quiere ganar hay que imponerle a la CGT y CTAs que rompan la tregua y el 8 llamen al paro general.

Ninguna casualidad

Esta lamentable coincidencia entre los dirigentes sindicales y las dirigentes del movimiento de mujeres no es ninguna casualidad. Así como parte importante de la dirigencia sindical, sobre todo la que posa de más combativa en sus discursos, se indentifica con el kirchnerismo, en el movimiento de mujeres ocurre lo mismo.

Lo que dividen en la calle lo quieren unir en las urnas, porque ese es su objetivo principal: una frente antimacri donde todos vayan tras Cristina o la variante que elijan. Un frente que mezcle los que queremos el aborto legal y los que condenan a las pobres a las muertes por abortos clandestinos, como dijo Cristina respecto de los pañuelos verdes y celestes. Nada más lejos de ser eso una salida para los trabajadores y trabajadoras.

Una sola lucha

Desde el PSTU y Lucha Mujer proponemos que este 8 confluyan todas las luchas en curso: la de las mujeres la de las fábricas en conflicto, la de los docentes y estudiantes por la escuela pública, las de los movimientos sociales. Queremos que las trabajadoras sean las protagonistas, que encabecen la movilización, y queremos también, que los sindicatos llamen a PARO y convoquen a todos a marchar. Queremos que nuestros compañeros marchen también con nosotras, que rompan con su propio machismo y se sumen también a esta pelea, que la encabezamos nosotras, pero su apoyo y acompañamiento nos fortalece.

Lea también  8 de marzo, una gran jornada de lucha

Te invitamos a construir juntas y juntos una gran jornada de lucha. A organizar la participación desde los lugares de trabajo y estudio, para tejer redes que nos permitan seguir esta pelea en el día a día. A proponer sumar a todas y todos.