Compartir

El movimiento estudiantil brasileño siempre estuvo presente y fue fundamental en los momentos históricos decisivos de este país. Y hoy, frente a los ataques que el gobierno Bolsonaro está asestando contra los trabajadores, la juventud y el pueblo pobre, se hace urgente que el movimiento estudiantil tome como tarea la movilización contra la reforma de la previsión, los ataques en la educación, y en defensa de las libertades democráticas. No permitiremos un segundo de sosiego siquiera para este gobierno que destila odio contra mujeres, negros, LGBTs, indígenas, haciendo que aumente la violencia, la explotación y la opresión sobre nuestro pueblo.

Por: Rebeldía – Juventud de la Revolución Socialista

En esta lucha, el movimiento estudiantil debe ligarse al movimiento de los trabajadores. La lucha contra la reforma de la previsión es el campo de batalla en el cual están en juego años de retrocesos de los trabajadores brasileños en sus condiciones económicas y de vida en general. Es preciso exigir de las centrales sindicales de este país la construcción de una huelga general e iniciar ya un proceso de movilización en las universidades y escuelas para fortalecer este llamado, así como denunciar los movimientos de negociación que algunas centrales están orquestando, como Paulinho da Força. ¡No a la negociación a espaldas de los trabajadores. Preparar la huelga general ya!

Nosotros, de Rebeldía – Juventud de la Revolución Socialista, estamos totalmente dedicados a construir unidades para la acción, pero también frentes estudiantiles que se liguen a un frente único de los trabajadores para luchar contra todos estos ataques. Incluso, creemos fundamental generalizar las experiencias de lucha que se dieron, como los levantes contra Bolsonaro a finales del año pasado en las universidades, y la lucha que hoy viene tomando cuenta de algunas universidades estaduales por el país (UNEB, UESPI, UNESPAR y UNESP).

Lea también  Carta abierta de un paraguayo a la clase trabajadora brasileña sobre Itaipú

Tenemos diferencias con la mayoría de las corrientes del movimiento estudiantil. Queremos derrotar a la derecha que viene organizándose en el movimiento estudiantil, como el Movimiento Brasil Libre (MBL).

Seguimos considerando abominables los errores de la UJS y de la juventud del PT en los últimos quince años, de haber puesto a la UNE al servicio de los gobiernos petistas, que solo atacaron la educación y a los propios trabajadores, gobernando junto con los ricos y poderosos.

Rebeldía carga consigo la historia de la juventud del PSTU que, a lo largo de los últimos 15 años, militó en el movimiento estudiantil para que este, a través de su lucha, superase esa organización burocrática y atada al proyecto petista –ya que en aquel momento las luchas de los estudiantes se chocaban frontalmente con la UNE, que defendía el gobierno del PT y los ataques de este a la educación. Fue preciso una nueva organización para el movimiento estudiantil frente a tantas traiciones de la UNE. Por eso, la ANEL nació, se desarrolló y tuvo papel importante a lo largo de las luchas. La existencia de esa entidad en los últimos años probó que era posible organizar el movimiento estudiantil por fuera de la UNE y que una parte importante de los estudiantes no se ve representada en esa vieja y burocrática entidad.

Así como la realidad del proyecto petista en el gobierno demostró sus límites, su aprecio al capitalismo y su papel en el fortalecimiento de la derecha, las luchas que se dieron en los últimos años fueron por fuera de esta entidad. Pero esas luchas no tuvieron fuerza para superar la vieja dirección burocrática, y construir y fortalecer una entidad por fuera de la UNE.

Hoy, la coyuntura cambió. La tarea urgente planteada para nosotros es la unidad para derrotar los ataques de Bolsonaro. La clase trabajadora está de cabeza erguida y la juventud, dispuesta a luchar, pero los años de crisis económica y los errores de sus direcciones históricas la dejan sin una orientación clara. Precisamos unificarnos alrededor de objetivos concretos como la huelga general. Por eso, sin sacar una palabra sobre las consideraciones que hacemos sobre esa entidad, iremos al congreso de la UNE de este año. Estamos buscando unificar la lucha de los estudiantes y defenderemos nuestras posiciones críticas a la UNE y su dirección.

Lea también  Centrales llaman a intensificar movilización contra a reforma y preparar día de lucha el 12 de julio

Seguiremos impulsando la ANEL en la medida de nuestras fuerzas, como instrumento al servicio de la reorganización por fuera de la UNE. Porque incluso todos nosotros ya conocemos los límites y desvíos de esta entidad burocrática que todavía se mantiene como defensora del proyecto político del PT, que hace el juego a la derecha, sirviendo para fortalecer este sector.

Por eso mismo, desde ya convidamos a todos los estudiantes a ir con nosotros al congreso de la CSP-Conlutas, que ocurrirá en agosto. El congreso de esta central sindical y popular servirá para armar la lucha contra Bolsonaro y la presencia estudiantil allá refuerza la alianza obrero-estudiantil.

Queremos decir, más allá de exigir que la UNE asuma un compromiso con la lucha por la huelga general y para impedir los ataques de Bolsonaro, que esta entidad precisa ser sacudida de ese burocratismo y su dirección, derrotada. O sea, es preciso superar a la UNE para construir un movimiento estudiantil democrático, de lucha, y que no quede atado a la vieja estrategia de conciliación de clases.

Con la unidad para derrotar los ataques de Bolsonaro tenemos acuerdo total. E incluso exigimos que la UNE convoque a movilizaciones en las universidades y se ponga al servicio de esta unidad. Pero otra cosa es el debate de la salida para el país. La UJS/UNE, con la idea del frente amplio, quiere reeditar la unidad para gobernar con la burguesía, lo que ya hicieron en el país y que llevó al fortalecimiento de la derecha y a la elección de Bolsonaro.

Como salida para el país tenemos que defender un gobierno de los trabajadores, una rebelión, para la ruptura con el capitalismo y la construcción de una sociedad socialista.

Lea también  En medio del discurso de Bolsonaro contra indígenas, “garimpeiros” invaden territorios Wajãpi y ejecutan a dirigente

Creer que el camino es intentar administrar el capitalismo de manera más humana, solo sirve para engañar al pueblo y no resuelve los males que toman la vida de los trabajadores. Decimos: la revolución socialista es la salida. Cualquier otra salida, solo sirve de engaño.

Traducción: Natalia Estrada.