Compartir

En abril de 2019, la preocupación del gobierno en acallar a la juventud estudiantil y trabajadora no ha cesado. Ya podemos observar a las primeras victimas de la ley de “Aula Segura” en Concepción, el ingreso del proyecto de ley que permite a la policía hacer control de identidad a partir de los 14 años y el término de la gratuidad para cerca de 27 mil estudiantes de 2019 y 40 mil en 2018.

Por Alex

Proyecto Aula Segura y control a jóvenes de 14 años: la criminalización a los estudiantes.

Desde los gobiernos de la Nueva Mayoría (con el PS y el PC) hasta el gobierno de Piñera ha existido una política de persecución y criminalización hacia la juventud secundaria, y de la mano de los medios de comunicación se ha creado un discurso que tiene dicho objetivo.

En números anteriores de LVT decíamos del peligroso proyecto de Aula Segura debido a que permite acciones sumarias a estudiantes que acometan una “falta grave” (que queda a criterio del establecimiento), las cuales pueden ser desde participar en alguna manifestación, observarla o simplemente estar allí.

Hoy a menos de un año de su implementación, estamos viendo sus primeros efectos… la tendencia es a utilizar tácticas que no permiten la organización estudiantil. Expulsiones, salidas irregulares y cambios en los estatutos internos de los establecimientos se están volviendo prácticas comunes. Como ejemplo, en la semana del 15 de Abril se evidenció una fuerte represión contra los estudiantes de liceos como el INBA, el Instituto Nacional y el Darío Salas. En concepción 6 alumnos fueron expulsados de su liceo debido a su aplicación, sin embargo, la Corte de Apelaciones ordeno la -momentánea- reintegración.

Lea también  Chile | La situación de la clase trabajadora y la juventud

Bajo esta lógica ¿Qué pasaría si se aplicara el control de identidad desde los 14 años? Centralmente se aplicaría en contextos de movilización con el propósito de doblegar la organización estudiantil, como ya acorre con el actual control de identidad, donde el blanco son manifestantes y asistentes a marchas, trabajadores y estudiantes universitarios. En definitiva, sería mayor control y criminalización a la juventud.

La falsa gratuidad se desmorona

Por otra parte, la Ministra de Educación Marcela Cubillos, anunció que 20 mil estudiantes perdieron la beca de gratuidad por la extensión de su carrera universitaria, quienes se suman a los 40 mil que la perdieron en 2018. En declaraciones de los rectores de las universidades, estos aseguran que el 60% de los estudiantes requiere un año mas para sus estudios. Las universidades de Concepción ya figuran 3.100 millones de pesos en perdidas y el MINEDUC se niega a otorgar financiamiento.

La educación gratuita no llego con el gobierno de la Nueva Mayoría ni menos llegará con el gobierno de Piñera; el pago de aranceles millonarios y de deudas que triplican su valor se ha mantenido desde ese entonces.

¡TRIUNFO DE LAS Y LOS ESTUDIANTES! 

El liceo 7 de Providencia y el Instituto Nacional decidieron ambos volverse liceos mixtos, esto es un impulso para avanzar hacia una educación no sexista. El liceo 7, a través de un proceso consultivo a su comunidad determinó que la mayoría de la comunidad estaba de acuerdo en dar pasos a un liceo mixto. Por otra parte, el Instituto Nacional también decidió a través de una votación el convertirse en un liceo mixto, no sin irregularidades de padres que exigían mantener el colegio monogenérico.

Lea también  Honduras | la juventud ha estado al frente

Contra los ataques de Alessandri y Piñera

Estos ataques concertados hacia la juventud son parte de un plan de políticas del gobierno de Piñera -y continuación de Bachelet- que profundiza la criminalización a las y los estudiantes. A través de los alcaldes va ejecutando localmente las políticas contra la educación pública y los liceos emblemáticos, así lo hace el alcalde de Santiago Pedro Alessandri con la reducción de recursos destinados para liceos.

Es necesario dirigir la lucha en contra de la alcaldía de Santiago y el gobierno de Piñera que busca destruir lo que queda de educación pública. Hay que construir un amplio y sólido movimiento para frenar estos ataques, la “salida” de acción directa manifestada por los capuchas involucra a sólo un pequeño sector a luchar, y esto combinado con la alta represión solo generará mártires, por tanto, no es alternativa. Debido a esto, es una tarea realizar asambleas de estudiantes de base en cada de uno de los liceos para discutir la actual situación que viven las escuelas secundarias, y levantar un plan de lucha coordinado entre los distintos liceos para frenar lo ataques de Piñera y Alessandri.