Compartir

Sin grandes sorpresas, el 55° Congreso de la Unión Nacional de Estudiantes (CONUNE) confirmó que la UNE no puede hoy, como en los años de gobiernos petistas, representar las necesidades del movimiento estudiantil brasileño, menos aún de la juventud brasileña.

Por: Juventud del PSTU – Brasil

UNE: portavoz del petismo

La UNE sigue hoy la política del PT y del PCdoB: dejar de lado la lucha por el Fuera Temer y por la huelga general para derrotar las reformas, y dar curso a la lucha por el frente amplio de conciliación de clases y por las directas, para retomar el proyecto ya derrotado del PT de unir a trabajadores y patrones en un nuevo eventual gobierno.

No nos sorprende la alianza del Levante Popular de Juventud con la UJS, puesto que comparten el mismo proyecto político para el país. Así como todos los grupos identificados con la izquierda en aquel congreso, que en algún grado tienen acuerdos con la política del PT y el PCdoB para la coyuntura actual. Tanto es así que las críticas a la UJS pasaron lejos de tener el peso que deberían, justamente por estar hoy en curso el debate sobre la creación de un frente único entre PT, PCdoB y los sectores mayoritarios del PSOL.

Por esa razón es que la Oposición de Izquierda (OE – en portugués), a pesar de las mejores intenciones que pueda tener, cumple apenas el papel de legitimar la entidad y, de hecho, el renacimiento del petismo en el movimiento estudiantil.

Es preciso disputar el movimiento estudiantil contra la UJS y todos los traidores. Pero esta disputa se da en la base de las universidades, escuelas, y en las periferias. Construir una dirección para las luchas de la juventud pasa lejos de los límites del Conune, visto que una parte bastante reducida de los jóvenes del Brasil se encuentra en las instituciones de Enseñanza Superior.

Si se trata de impulsar un movimiento de juventud que no vacile en negar apoyo a la burguesía y su democracia –y esa es precisamente la principal tarea– la entidad del PCdoB no tiene nada que ofrecer.

El PCdoB no quiere derribar a Temer

Las resoluciones aprobadas sobre la huelga general y la lucha contra Temer son protocolares, prácticamente letras muertas, por la política de la UJS y la adaptación de la entidad al Estado.

Basta recordar que, mientras en Brasilia ocurría el mayor acto de los últimos años, con mucha represión y enfrentamientos, la UNE estaba dentro del Congreso siendo recibida por Rodrigo Maia (DEM) para la entrega de un petitorio por las directas. No pusieron peso en el Ocupa Brasilia, y en los otros días de lucha. Y frente a la posibilidad de que las centrales “pelegas” levantaran la huelga general, reinó el silencio de la entidad. Reivindicamos la iniciativa del DCE de la UFOP [Universidad Federal de Ouro Preto] que, con la ANEL [Asociación Nacional de Estudiantes-Libre], hizo un discurso en sus bases, y aprobó una carta que fue leída en la reunión de las centrales para presionar por la mantención de la huelga.

Parte importante de los estudiantes quiere luchar, pero la mayoría de las organizaciones estaban más preocupadas en contar delegados para el Conune.

El papel de la UNE fue nulo para movilizar a los estudiantes el 30 de junio. Actuó perfectamente alineada con lo que la CTB (central sindical también dirigida por los estalinistas) hacía en el movimiento de los trabajadores: para dar un solo ejemplo, esa central puso peso para que el Metro de San Pablo no parase el día de la huelga general.

¿La UNE cambió?

Vivimos uno de los mayores períodos de lucha de los últimos años. Fueron innumerables ocupaciones de universidades, escuelas, huelgas, etc. Pero es un hecho la falta de una organización nacional de masas que sea el punto de encuentro de los millares de luchadores. Esto viene arrastrándose hace un tiempo.

Se agravó con el enganche total de la UNE al Estado durante los gobiernos del PT, donde de entidad burocratizada y con cierto nivel de atadura con el Estado, pasó a ser de hecho un ministerio estudiantil, con millones de reales del gobierno y enfrentada a las luchas de los estudiantes por la defensa incondicional del proyecto petista. E incluso con la UNE diciéndose oposición al gobierno Temer, el papel de la entidad sigue con lo mismo. Es un freno a las luchas, un dique a la organización de los estudiantes de forma democrática, y una falta de atención para las reivindicaciones estudiantiles.

La relación de atadura con el Estado es tan fuerte que el 55° Conune fue patrocinado por el Ministerio de Educación del gobierno Temer. Se puede argumentar que sería un caso aislado, pero ahí tendríamos que recordar que la Bienal de este año contó con el apoyo del Ministerio de la Cultura y del gobierno del Estado de Ceará y de la prefectura de Fortaleza. O sea, el enganche de la entidad es de hecho al Estado, con cualquier gobierno.

La entidad sigue siendo controlada burocráticamente por la UJS/PCdoB, aliada con el PT, y esto no tiene ninguna perspectiva de cambio justamente por el altísimo nivel de burocratización y adaptación al Estado.

¿Es posible cambiar la UNE?

Por años, los sectores que de dos en dos años se organizan en la Oposición de Izquierda dijeron que era preciso un gran levante estudiantil para derribar a la burocracia de la UNE y recolocarla en el camino de las luchas. Vinieron las luchas contra el REUNI en 2007, después una de las mayores huelgas de la historia de las universidades federales en 2012, junio de 2013, y, finalmente, la ola ocupaciones de escuelas.

¿Por qué los millares de activistas independientes que no se ven representados en la UNE por su política y método no consiguen transformar esta entidad? ¿Por qué la oposición no crece cuando crece el enfrentamiento con la UNE en la base de las escuelas y universidades? ¿Por qué los sectores de lucha no crecen en el Conune cuando hay lucha?

Este año, la lista encabezada por la UJS obtuvo 3.788 votos (79%) y, para sorpresa de nadie, eligió la nueva presidente de la entidad. La lista que quedó segunda tuvo 690 votos (14,33%). La tercera obtuvo 148 votos (3,09%). Y así sucesivamente. ¿Cuántos delegados eran independientes? Ciertamente poquísimos.

La conclusión inevitable es que el PCdoB tiene mucho más que hegemonía: detenta un control total que, hasta cuando es tímidamente cuestionado, es reafirmado sobre la base de golpes como los que alcanzaron a los compañeros y compañeras del Juntos.

Todo cambió. Menos la UNE. Incluso con más organizaciones construyendo la OE, esto sin duda está muy lejos de expresar la diversidad de las luchas de la juventud en el último período, no dirigidas por ninguna de las actuales organizaciones. Las luchas continúan sin pasar por dentro de la UNE.

La juventud brasileña no será disputada en el Conune. Si no fuese por todo lo dicho arriba, será por el hecho de que hoy las luchas de la juventud sobrepasan ampliamente los límites del movimiento estudiantil universitario. Es necesario organizar a los hijos de la clase obrera, parte fundamental de los secundarios, en las periferias, negros y negras, LGBT’s.

Los caminos de la reorganización

Los dilemas para el movimiento estudiantil brasileño sigue planteados. La reorganización del sector sigue con fuerza en la base. Millares de estudiantes no se ven representados por ninguna organización y siguen luchando, es preciso que esta generación de bravos jóvenes luchadores no se disperse. Para eso es necesaria la organización. Pero, más que eso, no cualquier organización sino una organización de masas para desarrollar las luchas independientes del gobierno y del Estado.

El desafío del movimiento estudiantil brasileño es avanzar hacia una organización completamente diferente de la UNE. La ANEL es una iniciativa en ese sentido y batallaremos para que esta entidad, aún minoritaria, pueda ser la palanca que ayude a los millares de estudiantes a organizarse de forma independiente de los gobiernos y democráticamente.

Es necesario que la juventud comience a discutir la realización de un encuentro de luchadores por fuera de la UNE, con todos los que estén a favor de construir un movimiento sin arrastrar el PT en su proyecto.

Traducción: Natalia Estrada.

Artículo tomado de: www.pstu.org.br