Compartir

¡14 de junio es huelga general y vamos a parar todo contra la reforma, contra los cortes de la educación y en defensa de los empleos!

Por: Marina Cintra, de la Juventud Rebeldía

La reforma de la previsión puede parecer que no afecta a los más jóvenes, pues todavía estamos lejos de jubilarnos, pero en realidad nosotros vamos a ser uno de los principales afectados si esta fuera aprobada. ¡Seremos aquellos que trabajarán hasta morir!

¿Por qué la reforma es mala para la juventud?

La reforma de la previsión es una bomba en los derechos de la juventud. Con esa reforma, tendremos que trabajar más: el tiempo de contribución y la edad mínima van a aumentar, así muy posiblemente no vamos a tener el valor integral de la jubilación. Al final, vamos a haber trabajado más y recibiremos menos. Nosotros estamos en los empleos que no garantizan derechos laborales o estamos desempleados. De esta forma, nunca vamos a conseguir cumplir los criterios para jubilarnos recibiendo el valor integral (40 años con la reforma).

La propuesta del gobierno Bolsonaro y de su ministro Paulo Guedes es la de aplicar un régimen de capitalización de la previsión. ¡Capitalización de la previsión significa privatización! O sea, ¡un derecho nuestro que se vuelve cada vez más una mercadería! Hoy en día, la jubilación de los ancianos es bancada por los trabajadores activos y sus empleadores, que tienen que pagar el INSS cada mes. Con el cambio de régimen, cada mes será descontado un valor del salario del trabajador, que irá para un “ahorro” controlado por los bancos u otras entidades financieras. En el futuro, su jubilación será sacada de ese “ahorro”, lo que significa que es posible que ella ni llegue a un salario mínimo. Eso si los bancos no quiebran o si no roban todo el dinero economizado.

Siendo así, vamos a tener que guardar un salario de hambre para tenerlo a la hora de jubilarnos, pero todo eso va a ser administrado por los banqueros y puede ocurrir igual que en Chile, que la mayoría de los ancianos recibió al final de la vida menos que un salario mínimo. En Chile, muchos ancianos llegaron a suicidarse, ¡porque llegaron al final de la vida sin nada!

Junto con la capitalización, para empeorar aún más todo, Bolsonaro quiere hacer una cartera verde-amarilla, donde nosotros vamos a tener que elegir entre tener un empleo que no tenga ningún derecho laboral o vamos a quedar incluso sin empleo. Paulo Guedes, el ministro sanguijuela del gobierno, dijo que eso sería óptimo, y que haría que todos los jóvenes tengan empleo. Va a ser óptimo para los banqueros y los empresarios, que van a lucrar con la explotación del trabajo en la juventud.

Es por todos esos motivos que nosotros precisamos estar en la línea de frente junto con los trabajadores para construir una huelga general para luchar contra las reformas y contra el gobierno. ¡No tenemos nada que perder!

Los medios, el gobierno y los empresarios están haciendo por ahí una gran campaña hablando de que debemos estar a favor de la reforma, que solo así el Brasil va a salir adelante. ¡Eso es un gran mentira! De fondo, el objetivo de todo eso es privatizar la previsión.

Esa reforma es también una política del imperialismo para el Brasil, ya que la aprobación de la misma va a dar gigantescas ganancias a empresas del exterior, especialmente de los Estados Unidos. En la Argentina, por ejemplo, fue aprobada una reforma parecida a la nuestra, mostrando que esa es una política del Banco Mundial y del FMI (Fondo Monetario Internacional). Es por eso que también tenemos que gritar: ¡Fuera el FMI y el Banco Mundial! ¡Trump, saque sus garras de América Latina!

Lea también  Ustra: cobarde, asesino y torturador
Foto: Romerito Pontes.

Reforma y desempleo

La reforma de la previsión va a generar menos empleos, pues tendrá menos oferta de trabajo. Es una gran mentira cuando dicen que va a generar más empleos. Eso porque los más viejos van a precisar permanecer más tiempo en el mercado de trabajo. Así, no va a haber empleos para los más jóvenes. O sea, va a aumentar el desempleo y van a aumentar todavía más los empleos informales en la juventud, como pasantías, Uber, vendedores ambulantes, etc. Empleos estos que no garantizan derechos laborales y no contribuyen para la jubilación. Así, realmente no vamos a conseguir llegar al tiempo mínimo de contribución para jubilarnos, ¡pues tendremos que luchar contra el desempleo y la informalidad!

El gobierno había dicho también que la reforma laboral generaría más empleos y mejoraría el país, eso es la mayor mentira que ya fue contada en los últimos tiempos. En primer lugar porque nuestra vida está cada vez más difícil y, segundo, porque en realidad el desempleo viene aumentando. En San Pablo, por ejemplo, hasta el final de marzo, ¡el desempleo aumentó 16%! Esos datos en la juventud son aún peores, ¡pues más de 25% de la juventud está desempleada!

Precarización del empleo y la situación de las mujeres, los negros y las LGBTs

Estamos en una situación pésima en la sociedad. Mientras tanto, cuando se trata de los sectores oprimidos, esa realidad es aún peor, ya que sumado a la grave explotación a la cual estamos sometidos, la opresión empeora todavía más la vida de las LGBTs, las mujeres, y los negros. La crisis económica aumenta aún más la situación de violencia y amplía la desigualdad entre género y raza, lo que produce mayores índices de desempleo femenino, especialmente para las mujeres negras, así como el crecimiento de la diferencia salarial entre hombres y mujeres. Sin hablar de que las mujeres aún son sobrecargadas con dobles o triples jornadas de trabajo, y que serán las mayores víctimas de pobreza y miseria en caso de que esa reforma pase.

Para quien forma parte de los sectores oprimidos, la dificultad de conseguir un empleo con registro de trabajo, y de mantenerse en él, está atravesada por una realidad de violencia, superexplotación y miedo. Muchas LGBTs se encuentran en empleos precarios. Para personas trans y travestis, en uno de los países que mata más LGBTs en el mundo, la realidad es aún más cruel, ya que, en media, la estimativa de vida es de 35 años. Esas personas, en su mayoría, no llegan ni cerca de jubilarse y, mientras están vivas, son empujadas a la informalidad y a la prostitución. La realidad de la explotación cotidiana es profundizada por las opresiones, pues los capitalistas usan eso para ganar más. Con la reforma de la previsión, eso no será diferente: las mujeres, los negros y las LGBTs van a ser los más afectados.

La vida de la juventud es un infierno

La reforma de la previsión, los ataques a la educación, el empeoramiento en la vida de la juventud de forma general, solo nos muestra que dentro del capitalismo la juventud no tiene ninguna perspectiva de presente y aún menos de futuro.

Lea también  Gobierno trata a estudiantes como bandidos y pone la Fuerza Nacional para reprimir protestas

Estamos viendo datos alarmantes de depresión (entre jóvenes de 14 a 25 años, 21% tiene síntomas indicativos de depresión, siendo que entre mujeres ese número llega a 28%), ansiedad, y el crecimiento significativo de los suicidios en el Brasil –donde una persona se quita la vida cada 45 minutos– y en el mundo, en especial en la juventud, donde 30% del total de los adolescentes del Brasil entre 12 y 17 años poseen trastornos mentales comunes.

La juventud negra incluso es víctima del genocidio hecho por la policía en las periferias. Y eso lamentablemente es una realidad cotidiana. Todos los días los jóvenes pasan por humillaciones y son asesinados por la policía. Eso es porque el racismo es fortísimo en el Brasil. De esa forma, ese es el papel brutal que cumple la policía y el Ejército. Es solo ver el ejemplo de Rio de Janeiro: la intervención militar no disminuyó en nada la violencia, solo aumentó la represión en las periferias. El caso reciente más destacado fue el del trabajador muerto por 80 tiros. Ese trabajador fue muerto solamente por ser negro. De esa forma, en el Brasil basta ser negro para ser víctima del genocidio.

La juventud negra también sufre con la cuestión del empleo, pues, debido al racismo, son mayoría en el desempleo o en los empleos informales, haciendo, entonces, que también sean afectados por la reforma de la previsión.

El gobierno incluso acabó de cortar sumas para universidades federales y institutos federales. Eso va hacer que, en muchos lugares, no haya dinero siquiera para pagar las cuentas. Todavía, Bolsonaro tuvo la desfachatez de decir que volvería atrás en los cortes si la reforma fuese aprobada. En primer lugar, eso es un gran chantaje para la lucha y no vamos a caer en el chantaje. Sabemos que sí hay dinero para la previsión, basta sacarles a los verdaderos privilegiados, a los banqueros. En segundo lugar, porque el gobierno también quiere privatizar la educación, y cortar forma parte de ese proyecto de desmonte.

Por fin, la situación es, entonces, esta: las escuelas están cada día más cayéndose a pedazos, con los cortes en las universidades, va a ser más restringido el acceso a la universidad. Si no conseguimos entrar, tal vez no consigamos formarnos. Y si lo conseguimos, vamos a salir y no encontrar empleo, o tener solo empleos precarios y, así, trabajaremos hasta morir.

¡Ese es el proyecto que defienden los capitalistas para la juventud trabajadora! Es por eso que no tenemos perspectiva de presente o de futuro. Es por eso que debemos confiar en nuestra lucha y principalmente en nuestra organización.

Organizar la lucha contra la reforma en las escuelas y universidades

Nuestra tarea ahora es organizar la lucha contra la reforma de previsión en las escuelas y universidades, y sumarnos a la construcción de huelga general con el resto de los trabajadores. Tenemos que impulsar el movimiento estudiantil de nuestros lugares de estudio para hacer reuniones, asambleas y organización de los estudiantes en esta lucha. Ya fuimos protagonistas de luchas importantes: la ocupación de las escuelas que paró el país contra el cierre de las escuelas y la reforma de la enseñanza secundaria, la lucha contra la represión en las universidades federales, contra los cortes, las luchas en las universidades estaduales en el inicio de este año. Ahora, precisamos sumarnos y movilizar contra esa reforma absurda. ¡El día 14 de junio es huelga general y vamos a parar todo contra la reforma, contra los cortes de la educación, y en defensa de los empleos!

Lea también  Trabajo los domingos: Medida Provisoria da libertad para explotarte aún más

¿Y que defendemos nosotros?

Nosotros queremos presentar una salida socialista para la crisis. Por eso, primero que nada, defendemos el fin del pago de la deuda pública, deuda esa que solo el año pasado dio más de R$ 1 billón para banqueros de otros países, dinero ese que podría haber sido invertido en educación, salud, cultura, previsión, etc.

Paulo Guedes y Bolsonaro dicen que quieren un billón para recuperar el Brasil, entonces ¡que lo saquen de los banqueros y no de los pobres! Después, todo ese dinero debe ser invertido en áreas sociales, para generar más empleos, precisamos de un plan de obras públicas, así como la revocación de la ley de tercerización y de reforma laboral, además de derribar de una vez la reforma de la previsión.

También es preciso disminuir la jornada de trabajo sin reducir los salarios. Precisamos además estatizar y expropiar las empresas, y ¡quien debe controlar es quien produce, o sea, los trabajadores! ¿Vio? Es posible vencer la crisis de los capitalistas y construir una vida digna, eso, no obstante, ¡es la última cosa que Bolsonaro y sus agentes quieren hacer! ¡Es por eso que solo podemos confiar en las fuerzas de la juventud y de los trabajadores!

¡Organice su Rebeldía!

Estamos todos con mucha rabia y odio de la situación de vida en la que estamos inmersos, no aguantamos más la explotación y la opresión. Es por eso que precisamos mucho luchar, pero, además, ¡es importantísimo que nos organicemos! Solo organizándonos es que podemos hacer luchas y también luchar por una nueva sociedad, una sociedad socialista. Es para eso que existe Rebeldía, una organización de la juventud que quiere organizar a cada uno para luchar por una revolución socialista. Rebeldía es un movimiento independiente de todos los patrones y de cualquier gobierno; luchamos contra toda forma de opresión; somos internacionalistas, o sea, creemos que nuestra lucha contra el capitalismo debe darse en el mundo todo; tenemos independencia financiera, no aceptamos dinero de empresas o gobiernos; somos socialistas y revolucionarios, ¡solo haciendo la revolución y construyendo una nueva sociedad es que seremos realmente libres!

¡Llamamos a todos a conocer Rebeldía y venir a organizarse!

“La vida es bella. Que las futuras generaciones consigan librarla de todo mal y opresión y puedan disfrutarla en toda su plenitud”, León Trotsky.

Artículo publicado en www.pstu.org.br, 12/6/2019.-

Traducción: Natalia Estrada.