Compartir

¡A crear una, dos, tres Francias!
¡Por la unificación de la juventud revolucionaria, explotada y oprimida!


 
Durante el transcurso de las últimas semanas el movimiento estudiantil secundario nuevamente ha salido en masa a protestar por sus reivindicaciones inconclusas. Como se es de esperar, la represión del estado burgués no ha sido diferente a la de años anteriores. Pero, lo que ya colmó nuestra paciencia fue la detención arbitraria de más de 1200
compañer@s este 10 de Mayo, que sin mediar provocación fueron brutalmente reprimidos por FFEE de carabineros, cuando nos disponíamos a marchar hacia el Ministerio de Educación para exigir a las autoridades el cumplimiento del petitorio entregado semanas anteriores.


La ofensiva represiva se escudriñó en que la marcha estudiantil no estaba autorizada, pero ello no justifica la violencia del actuar de carabineros que dejó a compañer@s heridos de mediana consideración.  No es causalidad la represión que estamos viviendo, pues esta situación de represión al movimiento de masas no debemos verla aisladamente, ya que debido a los incidentes del pasado 1° de Mayo, los medios de comunicación masiva  han tratado de criminalizar la protesta social y popular, dando incluso, nombres de organizaciones políticas  y sociales que incitan a la «violencia» en las manifestaciones, lo que nos demuestra el grado de complicidad de la prensa burguesa con los organismos de represión del estado burgués. Por ello es que hemos visto como incluso el derecho a «libertad de reunión» consagrado en la Constitución Política  ha sido violado  por carabineros, pues extraoficialmente se sabe que éstos tienen la orden de detener a todo estudiante secundario que transite por el centro de la ciudad, lo que en palabras de un dirigente estudiantil a radio Bio-Bio el día 4/05, «el gobierno a implementado un estado de sitio».


Sobre la violencia mostrada por la prensa, somos enfáticos en señalar que ésta, es producto de la frustración de miles de jóvenes que ven que por sus derechos tienen que desembolsar millones y millones de pesos, pero esto, no justifica que haya que destruir a todo lo que no tenemos acceso, por el contrario, debemos luchar decididamente contra el capitalismo para que tod@s tengamos acceso a bienes y servicios. Creemos que estas palabras del viejo Trotsky hacen alusión a lo que vivimos hoy, «Antes que nada, hay que comprender que los estudiantes no constituyen grupo social distinto y unificado. Se dividen en va¬rios grupos, y su actitud política se corresponde estre¬chamente con la que predomina en estos distintos gru¬pos de la sociedad… Es un hecho que, muy a menudo, para los estu¬diantes que en realidad son pequeñoburgueses, el radicalismo es una enfermedad juvenil. Hay un dicho francés: ‘Avant trente ans revolutionnaire, après canaille.’ (Hasta los treinta años revolucionarios, después un canalla.)…

Lea también  El FEES se sigue desfinanciando, ¡salgamos a luchar contra el ataque del PAC a la educación pública!

En todos los países la juventud es radical. El joven siempre se siente insatisfecho de la sociedad en que vive, siempre piensa que puede hacer las cosas mejor que sus mayores. Así la juventud siempre se siente pro¬gresiva, pero lo que entienden por progreso varía bas¬tante… Esta es la verdadera fuerza motriz en el plano psi¬cológico. Los viejos ocupan todo el lugar; el joven se siente ahogado, sin salida para aplicar sus condiciones. Hablando simplemente, está insatisfecho porque no es él el que está instalado en el sillón de mando. Pero en cuanto llega al sillón, se acabó su radicalismo. («Sobre los Estudiantes y los Intelectuales, 1932. Ennegrecido nuestro) Al mismo tiempo nos dice que, «El estudiante revolucionario sólo puede contribuir si, en primer lugar, vive un proceso de autoeducación revolucionaria rigurosa y coherente y en segundo lu¬gar, si se liga al movimiento obrero revolucionario cuando todavía es estudiante. Permítanme aclarar que cuando hablo de autoeducación teórica me refiero al ‘marxismo no falsificado’… Tiene que entender que va al movimiento obrero para aprender y no para enseñar. Tiene que aprender a subordinarse y a hacer el trabajo que le exigen, no el que él quiere realizar. Por su parte, el movimiento obrero debe considerarlo con el mayor escepticismo. El joven académico tiene que ‘marcar el paso’, al princi¬pio, durante tres, cuatro o cinco años, y hacer una tarea partidaria común y corriente. Entonces, cuando los obreros ya tienen confianza en él y están completamen¬te seguros de que no es un arribista, se le puede permi¬tir ascender, pero lentamente, muy lentamente. Cuando trabaja de ese modo con el movimiento obrero, cuando se olvida de que es un académico, las diferen¬cias sociales desaparecen. (Ibíd…)

Lea también  Se viene el 4° Congreso de la CSP-Conlutas

En cuanto a  la represión, ésta no ha llegado solamente a Santiago sino, que también se ha extendido a regiones, ejemplo Lota, donde trabajadores y estudiantes se han unido en la defensa de los funcionarios expulsados del principal Liceo de la comuna, luego que estos denunciaran las precarias  condiciones  en que se encuentra  el establecimiento, así como de sus pésimas condiciones  laborales. A ello se sumaron las movilizaciones en Arica, Iquique, Valparaíso, Concepción, Temuco, Puerto Montt, lo que demuestra el grado de convocatoria de la orgánica secundaria, ACES (Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios). Tenemos que seguir el ejemplo de nuestros hermanos de clase de Francia, que después de tres meses de movilizaciones con huelas, paros, tomas, y junto a la clase obrera lograron detener el CPE que consagraba la flexibilidad laboral en contra de la juventud. Para esto debemos crear a nivel nacional una coordinadora que apruebe un plan de lucha que establezca nuestras reivindicaciones inmediatas, basándose en recuperar la educación pública de las manos de la mercantilización capitalista, como lo es al excesivo costo de la PSU y los créditos universitarios privados con aval del estado, para ello debemos exigir que todos los excedentes del cobre se destinen a educación y no a los bolsillos de la burguesía y del gobierno, además de exigir plenos derechos  democráticos y políticos para las organizaciones estudiantiles en los liceos y colegios que son fuertemente reprimidas por la ley LOCE, la cual debemos abolirla pues, consagra nuestra actual situación de opresión al régimen democrático-burgués de la Concertación, la derecha y el imperialismo.


Juventud PRT


Como secundarios estas son nuestras propuestas para la lucha:


¡Abajo la ley LOCE!
¡Abolición de la P$U!
¡Ingreso irrestricto a la universidad!
¡Por una Federación Única de Estudiantes Secundarios!
¡Coordinadora Nacional con plan de lucha  y movilización permanente!
¡No al pago de la deuda externa de 47 mil millones de pesos!
¡Renacionalización del Cobre y todos sus excedentes millonarios a educación!
¡Por una educación pública, gratuita, laica y pluralista!
¡Por la unidad obrero-estudiantil!