Compartir

El partido dirigente de la revolución socialista que expropió a la burguesía en 1949, pasó por innumerables transformaciones a partir de la restauración capitalista en China. De partido estalinista al frente de un Estado Obrero burocratizado, pasó a dirigir un Estado Burgués bajo un régimen de dictadura contrarrevolucionaria.

Por: Marcos Margarido

La metamorfosis del PC chino se inicia en 1978, cuando Deng Xiaoping lanzó el “socialismo de mercado” y declaró que “enriquecer es glorioso”, repitiendo la consigna de Bujarin y Stalin de “enriqueceos”, dirigida a los kulaks[1] en la URSS de 1923.

El 14º Congreso del Partido Comunista de China (PCCh), reunido en 1992, substituyó el “socialismo de mercado” por la “economía de mercado socialista”, donde lo preponderante pasaba a ser la economía de mercado, reflejando los cambios económicos después de la masacre de la Plaza Tiananmen.

En 1997, durante el 15o Congreso, se propuso una nueva definición de socia­lismo en los estatutos del partido, de “justicia social y economía de mercado”. El vicepresidente de la Academia de Ciencias Sociales, Liu Ji, resumió el marxismo como una doctrina donde “el interés del pueblo es lo más importante, y el parti­do debe servir a su pueblo de todo corazón”[2], donde la burguesía china naciente estaba incluida.

En el 16° Congreso, realizado en 2002, el PC pasó a representar “las fuerzas productivas avanzadas, la cultura innovadora y los intereses de las amplias masas”. El objetivo era permitir la afiliación de capitalistas –que representaban el avance de las fuerzas productivas– en el partido. En una investigación de la Academia de Ciencias Sociales de China, realizada en 2007, 11% de los 13 millones de empre­sarios chinos deseaban entrar al PCCh[3]. Está claro que este número no tomaba en cuenta a los que ya había ingresado desde la resolución del Congreso.

Lea también  El Ejército chino despliega tropas en la frontera de Hong Kong

Todos estos cambios ideológicos responden a alteraciones profundas en la composición social del PC chino. La burocracia estaba en puestos claves para beneficiarse de las medidas de privatización implantadas, volviéndose propietaria de empresas estatales que dirigían, o aprovechándose de la liberación del mercado para acumular capital. Un orgulloso delegado al 17° Congreso del PC, por ejemplo, afirmó en una entrevista, que en 1994 había invertido US$ 15 mil en una fábrica de reciclaje de papel y en 2006 consiguió construir una fábrica de bombillas [lámparas][4]. Este delegado era un campesino, líder del PC en su aldea.

En ocasión del 15° Congreso, se calculaba que 5% de la población ganaba más de US$ 12 mil anuales, un valor considerable para los estándares chinos. En 2006, ya había 7 multimillonarios y 300 mil millonarios, 400 de los cuales tenía más de US$ 60 millones. Muchos de ellos son antiguos miem­bros del partido.

Además de leyes favorables, se aprovecharon de relaciones privilegiadas en el aparato y de una gigantesca corrupción. Por ejemplo, He Minxu, ex vicegobernador de Anhui, fue condenado a muerte por haber recibido sobornos del orden de US$ 1.12 millones. Otro miembro del PC, Wang Huaizhong recibió una inyección letal en 2004 por haber acumulado US$ 640 mil por enriqueci­miento ilícito[5].

El programa aprobado en el 17° Congreso enfatiza que el objetivo del partido es la “construcción del socialismo con características chinas”, bajo la “dictadura democrática del pueblo”. Para eso fue necesario, en 1978, “repudiar la teoría y práctica erróneas de ‘considerar la lucha de clases como línea principal’” y priorizar el desarrollo económico para, de esa forma, sacar al país del “primer estadio del socialismo” que “durará más de cien años”[6].

Lea también  CSP-Conlutas aprueba apoyo a los trabajadores y jóvenes de Hong Kong en lucha por democracia

La tarea principal es, por lo tanto, “desarrollar las fuerzas productivas” a través de las reformas, con armonía interna de acuerdo con la ley y en “coexistencia pacífica” con las demás naciones para “satisfacer las tres tareas históricas… de reunificación nacional, salvaguarda de la paz mundial, y promover el desarrollo común”.

De esa forma, la dictadura del proletariado es sustituida por la dictadura del pueblo, y la lucha de clases es abandonada, para que la clase obrera china soporte más de cien años de explotación capitalista durante el primer estadio del socialismo con características chinas. Todo eso en coexistencia pacífica con el imperialismo y por la paz mundial. Es con esta colección de renegociaciones del marxismo que el PCCh completa su metamorfosis rumbo a un partido de la ley y el orden capitalistas.

[1] Campesinos rusos que empleaban trabajo asalariado.

[2] G. Buster, The tran­sition to capitalism (La transición al capi­talismo), IV Online Magazine, diciembre de 2003.

[3] Private companies playing a bigger role, www.china.org.cn/ english/congress.

[4] Village Party chief: prosperity for all, www.china.org.cn/ english/congress.

[5] Former vice gover­nor sentenced to dea­th for bribery, www. china.org.cn/english.

[6] Informe al 17° Con­greso del PCCh, china.org.cn/english/ congress/225438. htm.

Traducción: Laura Sánchez.

Artículo publicado en Marxismo Vivo n.° 18, 2007.