Compartir

Honduras experimenta un nuevo estallido de la lucha de clases, y no se trata de un rayo en cielo sereno; las condiciones sociales y políticas que nos trajeron hasta aquí tienen su raíz en la receta económica que aplica el imperio norteamericano por medio del narco-gobierno que encabeza Juan Orlando Hernández. En este documento abordaremos algunas de las principales medidas económicas que ayudan a entender las bases materiales de la revuelta popular en curso, y a la vez, las razones por las que los gringos sigue sosteniendo al actual régimen, lo cual es determinante para definir el plan de lucha que debemos ejecutar para derrotar de una vez por todas a la estructura criminal que controla el gobierno.

Por Domingo Godoy

La versión oficial indica que la economía hondureña goza de buena salud, ese ha sido el discurso a lo largo de los últimos gobiernos, llegando a jugar con las cifras, por ejemplo: el BCH dice que, “La producción nacional de bienes y servicios (…) registró un crecimiento de 2.9% acumulado a marzo de 2019 (3.0% en igual período de 2018)”, claro, luego tienen que, el crecimiento se da principalmente en el sector financiero y en las telecomunicaciones, es decir, no en base productiva de la economía.

Por su parte, la empresa privada aclara que, desde hace más de dos años no se concretan nuevas inversiones en el país, lo cual evidencia que la ola desenfrenada de concesiones del Estado en el terreno de la generación eléctrica, minería y fideicomisos en el sector construcción, lo cual solo beneficia a un reducido grupo de empresa nacionales y extranjeras, es todo lo que ha hecho el actual gobierno en esta materia. Desde luego, en una lógica de rapiña neocolonial que drena nuestras riquezas naturales a la misma velocidad que los narco-políticos saquean todo el erario público.

Lea también  Colombia | ¿Por qué no estuvimos en el VII Congreso de la CUT?

Según estudios del FOSDEH, hasta el año 2018 Honduras tenía 137 concesiones mineras en explotación, de las cuales Choluteca y el departamento de Valle suman 103. Curiosamente también estos dos departamentos son campeones de la generación de energía eléctrica, con 74 de los 300 proyectos concesionados. Desde luego, que no todos esos proyectos están en producción; no obstante, Choluteca tiene 14 en funcionamiento. No es casualidad que también sea el principal bastión de la lucha por la caída del gobierno; como también lo fue Guapinol, una comunidad del también combativo departamento de Colón, que logró frenar recientemente uno de los proyectos de minería más destructivos.

En el mes de mayo las negociaciones del gobierno con el FMI terminaron en un acuerdo a nivel técnico, y representa la tabla de salvación para JOH ya que representa nuevos endeudamientos del Estado hondureño, posiblemente por un monto de hasta US$311 millones. El anterior Acuerdo Stand-By tuvo como condición previa el despido de miles de trabajadores, principalmente de la ENEE y Hondutel, y, como era de esperarse, esta vez era el turno de la salud y la educación, por eso, el gobierno se adelantó con recortes de presupuesto y emitiendo decretos ministeriales orientados a acelerar la privatización de estos dos derechos y a la ejecución de un plan de despidos.

El gobierno ha tenido como prioridad en el presupuesto de la República, el pago del servicio de la deuda, seguida de la inyección de dinero a la ENEE para saquearla y un colosal robustecimiento de las Fuerzas Armadas. En 2010, la Secretaría de Salud recibía el 8.22 % del Presupuesto General, mientras que en 2019 recibe el 5.63 %, es decir una caída de casi 3 puntos porcentuales en 9 años.

Lea también  45 años de la masacre de Pacheco: ¡A los caídos no los vamos a olvidar!

Estamos casi a la mitad de del promedio en los países latinoamericanos que es de 10 % y no digamos del promedio mundial que es de 13 %. Un comportamiento similar se experimenta en educación, sin embargo nos interesa destacar que, según el INE, el número de estudiantes entre 5 y 18 años que asistían a un centro educativo cayó de 1,632,503 en el año 2012 a 1,452,948 en el 2018, es decir una reducción de casi 200 mil personas. FOSDEH publicó en uno de sus documentos que, durante el 2017, se importó aproximadamente L 253.72 millones en armas, revólveres, pistolas y bombas, lo cual supera por mucho la inversión en educación. Con estos números lo extraño sería que el pueblo no se desborde. Además la clase trabajadora hondureña, en lo que va del siglo aprendió muchas lecciones, sobre todo en los últimos diez años.

Los analistas de la burguesía ya no hayan como explicar el fenómeno, aunque saben que la oposición solo está pensando en elecciones, la culpan de todo. Han pretendido descalificar a la Plataforma en Defensa de la Salud y la Educación Pública y no quieren reconocer que las masas están haciendo experiencias organizativas y de lucha al margen de las burocracias gremiales y de la cúpula de LIBRE. Es el pueblo empobrecido por esta asfixiante calamidad económica, burlado por la narco-dictadura, y harto de las humillaciones del imperio norteamericano, que ha preferido arriesgar su vida en la lucha antes que esperar la muerte, ya sea a causa de la terrible violencia, del hambre o en los hospitales.

Es por eso que la salida de JOH es el eje del programa de esta insurrección en curso, y a partir de ello, la lucha contra toda su desastrosa política. No se puede luchar coherentemente contra ninguna reivindicación, si no se acompaña del ¡FUERA JOH! ¡Fuera el Imperialismo! y su instrumento, el FMI.