Compartir

Después de los comicios electorales del 26 de Noviembre el país entro en una situación política tensa,  por un lado JOH y sus aliados nacionales e internacionales garantizaron a toda costa el fraude electoral, por otro la gesta heroica de los sectores barriales y populares paralizó el país en una auténtica insurrección popular, que en el mejor momento venció  el Estado de sitio, desencadeno una fisura en la Policía Nacional y comandos Cobras, y realizó tomas por más de 48 horas en las arterias principales del capitalismo hondureño. Pero, ¿Por qué está gesta heroica hoy no ve la salida tangible de JOH de la silla presidencial? Para el Partido Socialista de los Trabajadores la respuesta no es otra que la –política conciliadora, oportunista y hasta traidora de la conducción de la Alianza de oposición contra la dictadura-  está cúpula que fue superada por creces  por los distintos barrios, colonias, aldeas y sectores  a nivel nacional no puede seguir siendo  la conducción del proceso.

Por: PST de Honduras

¿De dónde venimos y hacia dónde vamos?

Nos interesa señalar que el proceso post electoral ha tenido tres momentos importantes en relación a la lucha de clases, el primero un alzamiento espontaneo que rápidamente se instaló en cada departamento del país. El segundo la organización barrial independiente y de otros sectores en los paros nacionales, que rápidamente pusieron en jaque a la burguesía nacional mientras lloraba tras bambalinas perdidas económicas millonarias cada día de paralización. El tercero, y menos alentador es el momento actual, dónde la política vaciladora de la Alianza de no profundizar el paro insurreccional, cambiando las tomas por las caminatas permitió al gobierno cambiar la correlación de fuerzas a su favor, desalojando tomas estratégicas como las de Quebrada Seca en El Progreso, y aumentando la represión.

En todos estos momentos la política de Nasralla y la Alianza se ha movido privilegiando el terreno de la negociación, permitiéndole así al imperialismo avanzar en su política de respaldo a JOH. Estrategia que se puede resumir también en tres fases. Primero, en el periodo pre electoral constituyeron un bloque de oposición electoral que con la realización de conferencias de prensa y lecturas de pronunciamientos conjuntos pretendían parar la reelección, lograr la aprobación de reformas electorales y detener el fraude que se veía venir. Segundo, instalado el fraude su política fue contar primero las 4 mil actas y luego las 18 mil. Tercero, y más grave una vez declarado JOH presidente electo su estrategia se volcó a conseguir el apoyo político del la OEA y  el departamento de Estado de EE.UU, esté último les dio  tremenda bofetada.

Más allá del despreciable papel de Nasrralla, no podemos eximir de la responsabilidad a los demás dirigentes de la Alianza, todo lo contrario, con algunos matices, Manuel Zelaya como coordinador de dicho espacio político, fue tomando distancia de él, pero en el sentido de claudicar ante las presiones del gobierno y del imperialismo, acompañado de tibios llamados a mantener las luchas, y así como en 2009, se apoyó en el movimiento de masas solo para negociar en mejor condición y al mismo tiempo buscando el paulatino control, para quitarle su audacia al movimiento.

El pueblo insurreccionado en la calle y cada barricada deben ser la conducción de la lucha contra JOH

Resumiendo, contrario a la oposición burguesa que no le apostó desde un inició a la lucha,  la juventud, los pobladores y los trabajadores en los barrios estuvieron a punto de detener el fraude y fueron los artífices de tres paros nacionales acatados en todos los departamentos del país, consiguiendo paralizar por completo la economía en especial en la costa norte, caracterizada por las zonas industriales en San Pedro Sula, Villanueva, Choloma, El Progreso, Puerto Cortes y el Litoral Atlántico. Son estos sectores los que claramente trazaron la ruta a seguir para conseguir la caída de JOH del gobierno, y son estos y no otros los que deben ser la dirección indiscutible de la lucha anti-JOH, basados en la más amplia democracia, y la independencia política de Mel, Nasralla y el conjunto de la conducción de la Alianza, ya que cuando el pueblo ha salido a luchar nunca ha necesitado un Mel  y un Nasralla y eso ha quedado claro, y no hay como refutarlo.

El Encuentro Nacional contra el Continuismo y la oportunidad de fortalecer la lucha independiente

El Partido Socialista de los Trabajadores saluda el desarrollo del Encuentro de Luchadores y Luchadoras, porque representa una oportunidad de hacer el balance de esta primera etapa del proceso y hacer los correctivos que nos lleve a la victoria. Desgraciadamente el gobierno de JOH se fortaleció con el decidido apoyo del imperialismo y con las fallas de la dirección que ya hemos señalado y viene sobre los luchadores con toda su furia, con allanamientos y encarcelamientos masivos, así como asesinatos selectivos, es decir, no estamos a la ofensiva, como hace dos semanas.

Además proponemos que este encuentro considere las siguientes tareas urgentes:

  1. Definir una dirección independiente, que se aglutine de los sectores más consecuentes y luchadores de la clase, los barrios y colonias, el sector juventud y estudiantil, organizaciones que han estado al frente de luchas territoriales y por la defensa de los derechos humanos.
  2. Acciones regionales hacia un Paro Nacional Insurreccional de 48 horas. Esté paro nacional debe resolver cuestiones como la incorporación de la clase trabajadora organizada para la que hay que hacer un plan especial, lo que le daría una cualidad superior a los paros hasta ahora ejecutados. Pero, además la preparación de la autodefensa con el propósito de frenar la ola represiva. Esté paro debe organizarse con asambleas, conversatorios, actividades de volanteo, y otras que abonen a la construcción del paro.
  3. La definición común de ejes programáticos ajustados a las nuevas necesidades del proceso. Esos ejes proponemos sean: 1. La denuncia internacional y a nivel nacional, contra los asesinatos del gobierno, por el respeto a las garantías y libertades democráticas. 2. La salida inmediata de JOH del gobierno. 3. Juicio y castigo para JOH, los magistrados del TSE y toda la cúpula del PN involucrada en el fraude. 4. Las demandas económicas más sentidas de la clase trabajadora como el cese a los despidos, derecho a la organización sindical, a aguinaldos y todos sus derechos laborales.

¡Sólo el pueblo salva al pueblo! ¡Con organización y desde abajo tumbar a JOH y su pandilla!