Compartir

Contra la represión y la campaña del Gobierno, ante el odio obrero y popular hacia los líderes imperialistas. Contra el boicot del kirchnerismo y sus sindicalistas, que se jugaron a vaciar las acciones de rechazo. Enfrentando la complicidad de la burocracia sindical de todos los colores, que negociaron la lucha por un bono miserable.

Por PSTU-Argentina

 Peleando contra la política del Lulismo, el chavismo y sus agentes locales (kirchneristas o no) que hicieron todo lo posible para impedir una gran campaña internacional y el rechazo conjunto de los trabajadores y los pueblos de América Latina a la reunión de piratas. Tenían los recursos para traer a la Argentina miles de compañeros de los países limítrofes (Brasil, Uruguay, etc.) pero no lo hicieron.

Fueron invitados por la Red Sindical Internacional a realizar mítines en cada país, pero lo rechazaron. Y contra el sectarismo electoralista de la mayoría de las fuerzas de izquierda (FIT y Nuevo MAS) que se limitaron a participar de la marcha del 30 de manera formal, y que estuvieron de espaldas a la fuerte campaña que realizamos varias organizaciones nucleadas en el espacio Confluencia No al G.20 – No al FMI.

Contra todo eso, se realizó en Buenos Aires una gran marcha de decenas de miles que rechazó la Cumbre, y una Cumbre Alternativa que durante dos días (28 y 29 de noviembre) organizó una serie de actividades de repudio a Trump y sus socios, que agruparon a miles de concurrentes en una serie de carpas ubicadas en la Plaza Congreso.

La Red Sindical Internacional y la CSP Conlutas de Brasil, junto a la Liga Internacional de Trabajadores – Cuarta Internacional y sus secciones del Cono Sur, pusimos todo nuestro esfuerzo y recursos para lograr esas acciones. Cientos de compañeros viajaron de Brasil, desafiando la amenaza de que Macri les impidiera el paso por la frontera. Delegaciones de Chile y Francia se hicieron presentes, viajando con esfuerzo y participando de las actividades. Juntos, pusimos en pie una columna obrera, socialista y revolucionaria y por la libertad de Daniel Ruiz, en la marcha del día 30 de noviembre, con decenas de miles de volantes.

Lea también  Solidaridad con Daniel Ruiz desde el municipio de Leganés, en el Estado español

De la Red Sindical explicando la necesidad de una coordinación sindical mundial contra las burocracias. De la CSP Conlutas, explicando el significado del triunfo de Bolsonaro. Una declaración conjunta del PSTU argentino, el PSTU brasilero y el MIT chileno, partidos (secciones de la LIT) presentes en la marcha.

 Además de los folletos que sacamos para explicar durante un mes el significado de la Cumbre, sus consecuencias para los trabajadores que habitan la Argentina. Organizamos y participamos de una serie de talleres y mesas redondas en el marco de la Cumbre de los Pueblos, en unidad de acción contra el G20, pero a la vez explicando nuestra propuesta, nuestra salida revolucionaria y socialista, opuesta a la que proponen el Lulismo, el Chavismo y el kirchnerismo –que gobernaron durante muchos años y son los responsables tanto del triunfo electoral de la derecha, como de la continuidad de la miseria, la desocupación y la entrega de los recursos de nuestros pueblos.

Y enfrentada también a las variantes centroizquierdistas, como el PSOL de Brasil. Culminamos las actividades con el orgullo de haber cumplido nuestro deber internacionalista. Fuimos la única corriente internacional que se esforzó para fortalecer esta campaña. No lo hicieron las organizaciones sindicales internacionales o latinoamericanas.

Lamentablemente tampoco lo hicieron las corrientes trotskistas que tienen organizaciones en varios países. La Red Sindical se mostró una herramienta útil para la solidaridad internacional. Conlutas se “jugó”, y puso todo para participar de las acciones. Y la LIT-CI estuvo impulsando la campaña y las acciones. Una experiencia muy grande para cientos de compañeros que hicimos parte de esta lucha. Y culminamos el día en una fiesta de confraternización internacional.