Compartir

Seguramente muchas/os de las/os compañeras/os que nos acompañaron en la última campaña electoral y votaron nuestra candidatura se habrán preguntado en algún momento si tenía sentido o no dar apoyo a una candidatura modesta como la nuestra y dedicarle tanto esfuerzo a la tarea.

Por Antonio González, de Corriente Roja

Unas dudas que es posible que se hayan acrecentado tras los votos obtenidos. Y aunque en este sentido, hemos escrito en muchas ocasiones las razones principales que nos motivan a participar (o no) en los ciclos electorales, no está de más señalar qué nos lleva a participar en las mismas y cuáles son los objetivos que nos marcamos. Seguimos estando convencidos de que del terreno electoral no van venir los verdaderos cambios, pero eso no significa que despreciemos cualquier oportunidad que se nos presente para divulgar nuestro programa y poner la candidatura al servicio de las luchas en curso.

Si nos vamos a los escritos de Lenin podemos interpretar de los mismos que, “para los revolucionarios, la intervención en el parlamento burgués es una táctica privilegiada en momentos en que los sectores de masas tienen expectativas en él, están desmovilizadas y no está planteado en lo inmediato el surgimiento de organizaciones de poder propio, como consejos obreros, que en Rusia se conocieron como soviets en las revoluciones de 1905 y 1917, verdaderos parlamentos de las y los trabajadores y del pueblo, que plantean la perspectiva de un nuevo régimen social superior a la propia democracia burguesa occidental, donde son las masas populares las que se autogobiernan”

Y tomando de la experiencia de Lenin y los bolcheviques -salvando las particularidades de cada momento histórico- hay momentos donde participar de las elecciones puede servir para avanzar en la construcción de una organización revolucionaria:

Lea también  Estado español | ¿Oposición de izquierdas o socios de un gobierno patronal?

-Tratando de que el tedioso ciclo electoral no eclipse las luchas obreras y populares: dando voz a esas luchas y reivindicando las mismas medidas de urgencia que defendemos en la calle.

-Sistematizando y defendiendo un programa de medidas obreras, democráticas y anticapitalistas que respondan a las necesidades más elementales de la clase obrera y la juventud que de una u otra forma se vienen expresando en diferentes luchas. Un programa que no es una “lista de sugerencias”, ni se guía por el falso discurso del posibilismo, que no oculta más que la resignación y la adaptación al sistema capitalista y que cumplirlo va a chocar inevitablemente con los privilegios de los capitalistas y los gobiernos e instituciones a su servicio. Incompatible con la UE y que solamente puede ser llevado adelante en base a una movilización general y sostenida de l@s trabajador@s y la juventud. Para una organización política como la nuestra que persigue cambios políticos y sociales verdaderos, de raíz, el programa es una guía para la acción y la rebelión y parte de la lucha por una Europa de los trabajadores y los pueblos.

Reivindicamos también el carácter obrero y de clase de nuestra candidatura donde las candidatas y candidatos que fueron parte de la lista representaron varias luchas actuales: empleados públicos temporales, jornaleros y jornaleras, intervención social, pensionistas, mujer, juventud, migrantes….. Y reivindicamos también el programa obrero, clasista, democrático y revolucionario que construimos de forma colectiva y defendimos durante toda la campaña.

Lamentablemente se ha hecho costumbre que en las campañas electorales los programas y las promesas de los diferentes partidos, pasado algún tiempo, se guarden en el cajón del olvido y nunca se lleguen a cumplir. El “contrato” que firman con l@s ciudadan@s cuando nos presentan su programa electoral es papel mojado al día siguiente de gobernar. Es triste pero es verdadero. Hoy la política se ha convertido para much@s en el arte de vivir. Perder el sillón es sinónimo de perder privilegios.

Lea también  Lo que el resultado de las elecciones no cuenta: ¡la Geringonça gobierna para los ricos!

Vivimos momentos donde nos hablan de la democracia de las audiencias y los políticos van donde están éstas. Por eso, para nosotros y nosotras llevar a cabo una campaña sostenida sin más medios que nuestro esfuerzo y voluntad, colma con creces nuestros objetivos y le da un enorme mérito a lo conseguido. Los 9.812 votos obtenidos son el resultado del trabajo y un apoyo enorme y una razón más para seguir en la lucha.