Compartir

La semana pasada, un ataque con drones afectó fuertemente la capacidad de extracción de petróleo de Arabia Saudita, lo que fue seguido por un aumento de hasta 20% en el precio internacional del barril.

Por Alejandro Iturbe

El ataque fue reivindicado por el grupo político religioso houthi que, en Yemen (país ubicado al sur de la península arábica), combate contra el gobierno central, sostenido por tropas sauditas [1]. Afectó gravemente las instalaciones de los campos de Abqaiq y Khurais, los de mayores niveles de producción de Arabia Saudita. El resultado es que el suministro diario de petróleo saudita a los mercados internacionales cayó a menos de la mitad, una reducción equivalente al 5% del total mundial. Se estima que demandará varios meses normalizar la producción [2].

A partir de este hecho, comenzaron las especulaciones sobre el ataque. La tecnología utilizada por los houthies es bastante sofisticada, capaz de alcanzar con precisión blancos a más de 1.000 km del punto de lanzamiento. En ese sentido, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, acusó al régimen iraní de estar por detrás del hecho. Las autoridades de Teherán negaron estar involucradas [3].

Es un tema muy confuso. Es cierto que los regímenes de Arabia saudita (muy ligada al imperialismo estadounidense) e Irán (con sólidas relaciones con Putin y Rusia) mantienen una fuerte disputa para ser la “potencia regional”. Por eso, Irán respalda a los houthies en Yemen. También es cierto que el imperialismo lo ha sancionado para frenar su desarrollo nuclear.

Sin embargo, el régimen iraní viene procurando, desde hace años, un diálogo y pactos con el imperialismo estadounidense para estabilizar su ubicación en el “orden mundial”. Esto se expresó en el pacto que firmó con el gobierno de Barack Obama en 2015, por el que Irán aceptaba los controles imperialistas en este campo.

Lea también  Crisis internacional del sector aéreo y de la industria aeronáutica: ¿cuál es la salida para los trabajadores?

El gobierno de Trump dejó de lado este acuerdo y volvió a tensionar la relación. Pero el régimen iraní ha respondido con un llamado a “retomar el diálogo”, como lo expresó el viaje sorpresa de su ministro de Relaciones Exteriores a la reciente cumbre del G7 en Biarritz (Francia) para pedir la mediación de los otros gobiernos imperialistas [4]. En ese marco, resulta poco creíble que haya sido el gobierno de Teherán (que no tiene nada de antiimperialista) el que haya impulsado este ataque.

Otro campo de especulaciones es sobre los “ganadores y perdedores” que habría en el escenario internacional posterior al ataque. Un analista ubica entre los “perdedores” a Arabia saudita, China e Irán, , por distintas razones, y entre los “ganadores” a Estados Unidos, a Rusia y a otros países productores de petróleo, agrupados en la OPEP [5].

Por fuera de estas consideraciones políticas y económicas, este mismo artículo expresa que también “perderán” los “consumidores” ya que el aumento del precio internacional del petróleo se trasladará rápidamente al de los combustibles, lo que golpeará su poder adquisitivo.

El precio internacional del barril, que promediaba algo más de 60 dólares, rápidamente ha subido a 70, y no se descarta que, en los próximos meses, pueda llegar a los 100. Las grandes compañías petroleras, aprovechan como buitres esta coyuntura para aumentar sus ganancias sin tener que invertir un solo dólar adicional.

Entre otras consecuencias, este aumento precio tendrá muy posiblemente dos.. La primera es una probable aceleración de la dinámica recesiva en que está marchando la economía mundial [7]. La otra es el nuevo ataque al nivel de vida de los trabajadores y las masas que ese aumento implica, y la posible respuesta a ellos. Recordemos que el proceso de los chalecos amarillos en Francia se inició por una suba anterior del precio de la gasolina. Hoy ya comenzamos a ver la primera reacción en Haití donde se desarrolla una huelga general contra el desabastecimiento de los combustibles [7].

Lea también  El Programa de Estabilización y Presupuesto Suplementario hace pagar la crisis a los trabajadores

Notas:

[1] Sobre este tema ver: https://litci.org/es/menu/mundo/medio-oriente/yemen/invasion-terrestre-en-yemen/  y https://litci.org/es/archive/la-revolucion-avanza-en-yemen/

[2] Ver https://www1.folha.uol.com.br/mundo/2019/09/entenda-os-ataques-a-instalacoes-de-petroleo-na-arabia-saudita.shtml y https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-49690725?fbclid=IwAR0wZhbn2TBXIF7w8xd9PY7SLFyPMHey_7x-Y-i6DMx52HQenIX4x26VpnA

[3] Ídem

[4] https://www.youtube.com/watch?v=ZPK_4t3VPsw

[5] https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/quienes-son-los-ganadores-y-perdedores-del-ataque-al-corazon-petrolero-de-arabia-saudita-nid2288436

[6] Sobre el tema de la recesión ver: https://litci.org/es/menu/economia/estamos-ante-inicio-una-nueva-recesion-mundial/

[7] https://www.elmundo.cr/mundo/huelga-general-contra-el-desabastecimiento-de-combustibles-paraliza-haiti/?fbclid=IwAR0sS0Tqh4GGJC5Bxhrwup2gC1HCAp29eaKSlKK5UFTd4GDDNQlf_3HGyWU