Compartir

Como si ya no bastase la actuación nefasta del incompetente gobierno del presidente Filipe Nyusi, del Frente de Liberación de Mozambique – FRELIMO, los desastres naturales continúan destrozando a Mozambique.

Por: Américo Gomes

El pueblo aún no se recuperó del ciclón Idai, y el país fue alcanzado por la tempestad más fuerte ya registrada en su historia: el ciclón Kennetha, con vientos continuos de 225 kilómetros por hora y ráfagas de 270 kilómetros por hora. Eso provocó por lo menos un muerto oficial más, en la ciudad de Pemba, en el norte del país.

Pero los estragos, nuevamente, son elevados: casas destruidas, llevadas por el viento, y familias al relente en el archipiélago de las Quirimbas, en la isla del Ibo (con familias dejadas sin comida o abrigo), distritos del continente del Quissanga, Mucojo, junto a la costa, y Macomia, un poco más al interior, donde 80% de los hogares fueron destruidos o parcialmente destruidos, y donde viven más de 90.000 personas, según la Unicef.

El meteorólogo Eric Holthaus, que trabajó muchos años en el este de África, afirma que “En todo el mundo, las lluvias están siendo más intensas”, y que son causadas por el cambio climático.

“No son solo los efectos inmediatos de que alguien pierda su casa, son también los efectos de largo plazo, del aumento de los precios de los alimentos, y la falta de una cosecha para los agricultores”, dijo Mattew Carter, de la Cruz Roja. “¿Qué van a comer esas personas en los próximos tres a seis meses?”.

Mozambique tuvo que contraer un préstamos de U$S 118 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional solo por causa de los estragos del Idai. Una escandalosa demostración más de cómo actúa el imperialismo. Después de siglos de explotación y colonialismo en el África, en lugar del envío de “donaciones de emergencia” sus banqueros garantizan préstamos.

Lea también  5 de junio, día mundial del medio ambiente: por un plan de emergencia social y ecológico frente a la pandemia

Para hacer una comparación, en menos de 24 horas Francia recaudó 2.000 millones en donaciones para la reconstrucción de la Catedral Notre Dame, la misma Francia que desde 1957 (o sea, después de la independencia), cobra de sus ex colonias millones de sus reservas y depósitos bancarios para administrar el franco CFA y vende millones en armamento militar. La misma Francia de Emmanuel Macron que reprime violentamente a los Chalecos Amarillos y no satisface sus reivindicaciones.

Así actúa el imperialismo: para “los suyos”, donaciones caritativas. Para los trabajadores, represión, y, para el África, préstamos, deudas, hambre y miseria.

Tenemos que ayudar a nuestros hermanos en el África con donaciones y solidaridad, pero también luchando contra sus gobiernos corruptos y los gobiernos imperialistas que todavía son sus opresores.

Traducción: Natalia Estrada.