Compartir

El 15 de abril tuvo lugar el seminario “Base de Alcântara: Próximos Pasos”, promovido por el gobierno del Estado de Maranhão. El tema debatido fue el acuerdo de salvaguardas (que protege la tecnología de las partes), firmado entre los gobiernos de Trump y Bolsonaro y que permite el lanzamiento, desde la base de Alcântara, de cohetes y satélites que contengan algún componente tecnológico de los Estados Unidos. La principal “estrella” del evento fue el astronauta y actual ministro de Ciencia, Tecnología, Innovaciones y Comunicaciones, Marcos Pontes (PSL).

Por: Saulo Arcangeli, del PSTU-Maranhão

Podemos llamarle “seminario de la Casa Grande” (gobernador, secretarios, ministros, empresarios, parlamentares, etc.), sin la participación de los territorios palenqueros que podrán ser afectados y que tienen aproximadamente 2700 familias. El acuerdo necesita la ratificación del Congreso Nacional para concretizarse. Existe una reivindicación del Gobierno Federal, que data de 2010, todavía gobierno Lula, para expandir el Centro de Lanzamiento de Alcântara (CLA) en más de 12 hectáreas, contradiciendo el Informe Técnico de Identificación y Delimitación del Incra (RTID en portugués), finalizado en 2008, que aseguraba 78,1 mil hectáreas para la titulación de las comunidades palenqueras y 9.8 mil hectáreas para el CLA.

Durante el gobierno de Temer, el Ministro de la Defensa Raul Julgmann reforzó esta pauta. Él también se opuso al RTID y defendió esta expansión del CLA en más de 12 mil hectáreas, afirmando, en respuesta a la Defensoría Pública de la Unión, que esta área no debería titularse en favor de las comunidades palenqueras, por cuestiones de riesgo para la seguridad, la vida y la salud, debido a que las operaciones del CLA liberan sustancias tóxicas agresivas, emiten radiación electromagnética y, durante los lanzamientos, contaminan el agua, el suelo y la atmósfera. Todo se agrava en caso de que ocurra algún tipo de accidente en los lanzamientos.

En el seminario, fue lamentable ver la posición favorable al acuerdo, mostrada por el gobernador Flávio Dino (PCdoB), que no citó, en ningún momento, a las 312 familias pertenecientes a las comunidades tradicionales palenqueras de Alcântara que, en la inauguración de la base en 1983, fueron expulsadas de sus tierras hacia 7 villas agrícolas a más de 10 km del acceso al mar, en tierras infértiles, lo que causó una verdadera destrucción de sus identidades étnicas, rompimiento de sus lazos comunitarios, sin garantía de manutención de su modo de vida extractivista y agrícola y de su autodeterminación. Sin contar el no cumplimineto de acuerdos, principalmente en la efectivización de políticas públicas en beneficio de Alcântara, agravando la pobreza del municipio.

Lea también  Mercosur y la Unión Europea: un paso más para ser colonia

El gobierno estadual también no invitó al Movimiento de Afectados por la Base Espacial de Alcântara (MABE), que denunció el caso en un panel reciente de la Secretaría de Derechos Humanos y Participación Popular (Sedihpop), que contó con la presencia del gobernador. Flávio Dino defendió en su pronunciamiento la necesidad de garantizar contrapartidas sociales, a partir de la consolidación del acuerdo entre Trump y Bolsonaro.

En este mismo evento, la procuradora federal de los Derechos del Ciudadano, Déborah Duprat, afirmó que no se puede tomar decisiones que afectan directamente la vida y las identidades de las personas sin que ellas participen en el proceso, reforzando la posición de las comunidades palenqueras de Alcâtara presentes. Una posición ya externalizada anteriormente por la procuradora regional de la República, Eliana Torelly, que, cuando visitó Alcâtara en 2017, afirmó que el gobierno estaría violando la Convención 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que exige consulta previa a las comunidades tradicionales en caso de posible desplazamiento territorial.

 

Vale resaltar que las entidades ya le habían enviado una carta, con fecha del 10 de abril, al gobernador, solicitando la participación en las discusiones del ACT y criticando el apartheid gubernamental. “Las comunidades palenqueras de Alcântara y sus organizaciones representativas quieren y deben ser consultadas e incluidas en los debates sobre la expansión y el uso comercial del CLA […] tal como determinada la Convención 169 de la OIT […]. En la práctica, privilegiar el debate con el foco apenas en la óptica comercial y tecnológica, predominante en el debate que se traba hoy sobre el Acuerdo de Salvaguarda Tecnológica, asola el escenario de invisibilidad e inseguridad jurídica a que las  comunidades palenqueras de Alcântara están expuestas. Esa es, infelizmente, la postura adoptada por el gobierno del Estado de Maranhão”, afirma el documento.

Y concluyen la carta solicitándole al gobernador Flávio Dino: “No podemos repetir los mismos errores del pasado, tampoco, replicar las violaciones y arbitrariedades impuestas a las comunidades desde la década de 1980. […] le requerimos, con carácter urgente y a la máxima brevedad posible, al Gobernador del Estado de Maranhão lo siguiente: a) Que se posicione públicamente a favor de la titulación del territorio de las comunidades palenqueras de Alcântara, conforme el RTID elaborado y publicado por el INCRA en noviembre de 2008, y la decisión homologada por el 5to Tribunal de la Justicia Federal de la Sección Judicial de Maranhão ya mencionado; b) Que se posicione públicamente a favor de la realización de consulta previa, libre e informada a las comunidades palenqueras sobre el proyecto gubernamental de expansión del CLA para fines comerciales, después de la referida titulación del territorio; c) Que se integre al programa del Seminario “Base de Alcântara: Próximos Pasos” un panel sobre los derechos de las comunidades palenqueras de Alcântara, aunque para ello se posponga la fecha del 15 de abril, invitando con antelación a las organizaciones representativas de las mismas a participar de él, dejando de realizar, como ya  anunció el gobierno, momentos distintos y con pautas segregadas, lo que, como ya se dijo, debilita demasiado la defensa de los intereses de las comunidades palenqueras; d) Que le conceda una audiencia a las comunidades palenqueras de Alcântara para tratar sus demandas frente al proyecto de expansión comercial del CLA, en día y fecha acordada posteriormente. e) Para concluir, solicitamos una audiencia con carácter urgente con el Gobernador del Estado para discutir el Acuerdo de Salvaguarda Tecnológica y sus impactos en la comunidad palenquera de Alcântara. Piden y esperan concesión.”

El Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras Rurales de Alcântara y el Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras de la Agricultura Familiar de Alcântara denunció a la OIT en 2008, y ratificó una vez más el 4 de abril de 2019,  esta falta de respeto y la violación del derecho de estas familias. En la denuncia reciente culpan al Estado brasileño por las violaciones de los Derechos Humanos y por el incumplimiento de la Convención 169, exigiendo la titulación de su territorio (conforme el RTID de 2008 del INCRA), la devolución de las tierras de las comunidades transferidas para las agrovillas y exigen que el Estado les presente un pedido de disculpas a las comunidades palenqueras de Alcântara y a sus entidades representativas por la violación de sus derechos humanos, descritos en la reclamación.

Lea también  Los mitos de «no pagar la deuda»

Además del racismo institucional practicado por décadas en Alcântara contra las comunidades palenqueras, el acuerdo propuesto hiere completamente la soberanía brasileña, pues en el territorio existirán áreas restringidas (donde se manipularán las tecnologías americanas), cuyos permisos y cuyo control de entrada de personas será exclusivamente del gobierno de EE.UU. Y también habrá áreas controladas en las que el gobierno brasileño asegurará que personas autorizadas por el gobierno de Estados Unidos puedan, de manera ininterrumpida, monitorear, inspeccionar, acceder y controlar el acceso a los vehículos de lanzamiento.

El gobernador de Maranhão, durante su intervención en el seminario, dijo que considera todo eso normal y llegó a comparar el territorio que se le concederá a EE.UU a un box de un equipo de Fórmula 1, donde nadie puede entrar para ver lo que se está haciendo. Defendió, en realidad, un territorio estadounidense en Maranhão, una puerta cerrada peligrosa, ya que no se sabe todo lo que está el acuerdo, que está bajo sigilo.

Pero, ¿cómo el gobierno estadual defiende un “acuerdo” sin, al menos, tener una solución definitiva para la titulación de las tierras palenqueras y el pasivo social con las comunidades tradicionales y el pueblo de Alcântara? ¿Vamos a transformar Alcântara realmente en un pedazo del territorio de EE.UU?

Parece que una vez más la posibilidad de ganancias económicas y royalties están por encima de la vida de los trabajadores y de las comunidades tradicionales y originarias de la linda, luchadora, acogedora y encantadora Alcântara.

Traducción: Davis