Compartir

Jeremy Corbyn está actuando como el malabarista en la cuerda floja, equilibrándose entre las fuerzas rivales de la derecha y de la izquierda del Partido Laborista. El avance de los Laboristas después de dos años de la elección de Corbyn como líder del partido está disminuyendo.

Por: ISL – Inglaterra

Nadie habla más sobre el aumento del número de afiliados y el Partido Laborista continúa en crisis sobre el Brexit y la divisiones sobre la austeridad. Eso explica por qué los esfuerzos de los miembros del Partido combinados con los de la burocracia sindical no consiguieron aumentar los votos en las recientes elecciones locales.

El gran dilema para los trabajadores es que votar en las elecciones locales contra la política de austeridad del gobierno conservador significa votar en los Consejos Municipales[1] Laboristas que implementan esa misma austeridad en las ciudades que gobiernan, pues los concejales ‘de izquierda’ del Partido Laborista también están votando por cortes. Corbyn instruyó a los concejales del Partido Laborista a hacer cortes en los presupuestos, ¡al mismo tiempo que habla sobre cuán ruin es la austeridad!

Los Consejos Laboristas se oponen a presupuestos que garanticen las necesidades de la clase trabajadora y apoyan la privatización. Así, al mismo tiempo en que Corbyn elogia al Consejo de una ciudad por devolver algunos servicios a la propiedad pública, no exige que todos los Consejos Laboristas hagan lo mismo.

La dirigencia del Partido Laborista es antiausteridad solo de palabra. Acabar con la austeridad significa luchar por la caída del capitalismo para construir el socialismo. Eso significa luchar por un programa y un partido cuyo objetivo sea un Estado obrero bajo control obrero, nacionalización y socialización, una economía planificada y con control sobre el comercio exterior. Eso tendrá que envolver acciones combativas de las masas trabajadoras, que el Partido Laborista nunca conducirá.

Bancos y el Partido Laborista

Mc Donnell[2] afirmó varias veces que va a trabajar con los bancos y ahora dice que los quiere en el gobierno. McDonnell dijo en la nueva sede europea de la Bloomberg[3], el 19 de abril, “… cuando vamos para el gobierno, queremos que ustedes vengan con nosotros, junto con representantes de nuestras industrias, sindicatos y de la sociedad civil más amplia. Habrá un lugar en la mesa de creación y desarrollo de políticas para ustedes. Lo que estamos ofreciendo es un nuevo comienzo en la relación entre el Partido Laborista y el sector financiero”.

Lea también  ¡Un crimen más de la Vale: barro, muerte y dolor al servicio del lucro!

“El derecho de nuestras empresas de servicios financieros a ganar negocios en toda Europa y el derecho recíproco de las empresas europeas de ganar negocios aquí continúan siendo esenciales”.

¿Qué significa esto? Significa que los dirigentes laboristas, por más de izquierda que puedan parecer, incorporarán los intereses del capital financiero en un gobierno laborista, y ya comienzan a prepararse para eso.

Como lo afirmó el diario financiero de la clase dominante, el Financial Times:

“Jonathan Reynolds, el ministro sombra de las Ciudades, está preparando el terreno hace algún tiempo, involucrándose con bancos, aseguradoras y gestores de activos y recibiendo elogios por su abordaje de mente abierta… Después de encontrarse a Stan Chart y la LSE, Mc Donnell está pronto para sentarse con el Goldman Sachs, el símbolo de todo lo que él desprecia, y su jefe internacional Richard Gnodde”.

Para evitar dudas, John McDonnell repitió en un programa de radio: “Déjenme ser claro, no vamos a nacionalizar los bancos”, explicó recientemente al banco HSBC.

Aquí, McDonnell revela la esencia del programa laborista: proteger el capital financiero, cualquier sea el costo. El lavaje de dinero, el liderazgo en el cambio, la fijación de la LIBOR, los bancos offshore y los paraísos fiscales son administrados por los y para los súper ricos y continuarán siéndolo al abrigo de un gobierno laborista.

El Partido Socialista [4] y el Laborismo

¿El SP realmente cree que el Partido Laborista va a superar los planes de austeridad del gobierno de los banqueros y de las grandes empresas? ¿Y cómo pequeñas reformas, algunas de las cuales pueden ser implementadas por el Laborismo si resulta electo, pueden ser llamadas de programas antiausteridad? Es por eso que ellos llaman al Manifiesto del Partido Laborista, aprobado en su última conferencia anual (2017), de “mensaje” de Corbyn y no de programa. El Partido Laborista, si resulta electo en una elección general, no transformará los Consejos en bastiones del socialismo.

Lea también  “¡Aquí está la voz de Teherán, la voz del verdadero Irán, la voz de la revolución!”

Laboristas no van a llamar a huelgas de masa

Corbyn no llama a la movilización de la clase trabajadora o a huelgas contra los cortes del presupuesto hechos por los Consejos; no habla nada sobre este asunto. Pero el Partido Socialista, en la edición milésima de su periódico, pide a Corbyn que convoque huelgas nacionales para luchar por el NHS. Ellos dicen:

“En lugar de gastar su tiempo tranquilizando a los líderes empresariales, Corbyn y McDonnell deberían preparar a la clase trabajadora para luchar para defender su posición antiausteridad e ir más allá. En último análisis, atender las demandas y aspiraciones de la clase trabajadora significa estar preparado para realizar la transformación socialista de la sociedad”.

Pero ellos no advierten que Corbyn nunca realizará una transformación socialista, aunque este sea el ABC para los revolucionarios.

La política del SP es luchar por la victoria de Corbyn en 2020. Ellos están hasta hablando de elecciones anticipadas, que podrían llevar a Corbyn al poder si los conservadores las convocan. Pero el “socialismo parlamentario” es un fracaso en todos los países donde fue presentado como una salida para la clase trabajadora. También será un fracaso aquí.

La citación de arriba también muestra que el SP piensa que la “posición antiausteridad” del Partido Laborista es adecuada como base para desarrollar una lucha por el socialismo. Nada podría estar más lejos de la verdad. El programa antiausteridad de Corbyn es solo reformismo.

Ellos “piden que Corbyn adopte un abordaje socialista internacionalista en las negociaciones” con la Unión Europea sobre el Brexit, en un posible gobierno laborista. ¿Cómo sería tal negociación sobre socialismo con el imperialismo europeo? No obstante, en un artículo, ellos no llaman a una lucha común de los trabajadores europeos para destruir la UE de los capitalistas, como parte de la lucha por el socialismo obrero en el Reino Unido y en Europa. Esta es la única manera de abordar a la UE desde el punto de vista socialista, en lugar de sembrar ilusiones en el reformismo.

Lea también  El escrache a los abusadores y violentos ¿táctica o estrategia?

En lugar de basarse en los principios, a fin de ganar a los mejores elementos para preparar una dirección combativa para la clase trabajadora, el SP hace seguidismo a los dirigentes del Partido Laborista, que está equilibrándose en la cuerda floja, y asume una posición de retaguardia entre sectores de la clase trabajadora.

Notas:

[1] Los Consejos Municipales funcionan como una Cámara de Concejales, pero asumen tareas ejecutivas en las ciudades que no eligen prefectos.

[2] John McDonnell es el principal asesor de Jeremy Corbyn y forma parte del ala izquierda del partido.

[3] La Bloomberg es una empresa de tecnología y datos para el mercado financiero y agencia de noticias operacional en todo el mundo, con sede en Nueva York.

[4] El Partido Socialista (SP) es la sección inglesa del CIO.

Traducción: Natalia Estrada.