Compartir

Netflix habilitó estos días una nueva serie, “Trotsky”. Volcada al tema político, está compuesta por ocho episodios en la primera temporada en exhibición. La serie fue producida por la SREDA Production Company, un canal de TV de Rusia. La red pública rusa, Pevry Kanal, transmitió a inicios de noviembre de 2017, los ochos episodios de “Trotsky”. Durante el Mipcom –el mercado internacional de contenidos audiovisuales–, que ocurre en Cannes, la serie fue presentada al mercado para empresas como la Netflix y otras del género, que presentan series al gran público.

Por: Romildo Araújo

La narrativa de la serie es una supuesta entrevista de Trotsky, en el exilio en Coyoacán (México), a un periodista (Jackson), en la cual retoma los principales momentos de la Revolución Rusa haciendo un re-examen de la política bolchevique y de sus desdoblamientos. El desplazamiento del tiempo es alternado entre el antes (revolución) y el después (exilio), en diálogo con un periodista de difícil entendimiento para los desatentos en el tema de la Revolución Rusa.

En tono de una autobiografía del revolucionario ruso, la serie puede ser definida como una versión torpe de su vida. En una distorsión grosera, esa serie busca transformarlo en un dirigente autoritario y sin escrúpulos, guiado únicamente por una sed de venganza, escondiendo la verdad sobre la trayectoria de la lucha por el socialismo emprendida por el viejo bolchevique.

Como sabemos, León Trotsky (Liev Davidovich Bronstein) nunca fue una persona pacata, tenía temple en la defensa de sus posiciones y en el combate contra sus adversarios; sin embargo, combatía también los métodos degenerados, y su legado fue grandioso no solo en la defensa de un proyecto comunista sino también de una nueva moral que superase la decadente moral burguesa. Por eso, las posturas arribistas y aventureras presentadas en el filme como si fuesen suyas, fue lo que él siempre condenó y combatió. “Su moral y la muestra” es una obra bastante significativa para la delimitación que siempre le gustó hacer en las cuestiones teóricas centrales del movimiento revolucionario, separando a obreros y burgueses, reformistas y revolucionarios, y a estos y los carreristas y oportunistas de turno que, con sus atajos, buscan siempre justificar sus retrocesos y capitulaciones. El criterio básico que estableció fue genial cuando afirmó que no siempre los fines justifican los medios, porque estos no siempre llevarán verdaderamente a los fines.

El personaje fabricado por la producción del filme nada tiene que ver con el verdadero León, como lo llamaba su amada Natalia Sedova. Un dirigente firme, enérgico, sin embargo siempre muy científico y volcado al proyecto histórico. Siguió una trayectoria auténtica y propia hasta adherir [a los bolcheviques], en el calor de las luchas revolucionarias contra el decadente régimen de los zares, cuando conforma con Vladimir Lenin y otros dirigentes el núcleo duro de la dirección política de la Revolución de Octubre.

Lea también  30 años de la caída del Muro de Berlín: Prólogo al libro “El Veredicto de la Historia”, de Martín Hernández

Al confrontar sus prácticas con los valores más tradicionales de la sociedad rusa de la época, la narrativa divulgada por la Netflix olvida que él escribió una de las mejores obras para discutir el cambio de hábitos luego de la revolución (“Modo de vida comunista”), analizando cuánto fueron difíciles los cambios para llegar al proyecto de un nuevo hombre pos revolución.

El contenido de la violencia bárbara del personaje “Trotsky” (un canibalismo épico) nada tiene que ver con el propio desarrollo de la revolución, pues, el día de la toma del poder por los trabajadores, solo un incidente llevó a la muerte a un vagabundo que transitaba por las calles de Petrogrado durante la madrugada, pero sin relación con la insurrección. Lo que se vio mucho fue alegría pero también el silencio que recorrió las calles de la ciudad anunciando el giro histórico. Era la esperanza de días mejores que se traducía en la expectativa de consolidación del nuevo régimen. Era el fin del régimen cruel y violento de los zares. La serie ablanda su papel en los momentos cruciales de sus grandes tareas políticas, como la acción militar:

“En la guerra civil, Trotsky organizó prácticamente de la nada el poderoso Ejército Rojo, que reunió a cerca de seis millones de personas y enfrentó la poderosa ofensiva militar desencadenada por la burguesía y por el imperialismo. Entre 1918 y 1920, Trotsky comandó toda la resistencia revolucionaria, derrotando a 14 ejércitos armados por las potencias capitalistas para invadir la naciente República Soviética” (TROTSKY: una vida… 2004).

La respuesta a los ataques al nuevo régimen socialista, comendado por los soviets, por los contras patrocinados por varias naciones imperialistas, precisó de respuesta concreta, pues el país estaba destruido por la guerra imperialista y bajo los ataques de la reacción a través de una guerra civil. Las palabras paz, pan y tierra, que sintetizaron las necesidades inmediatas del pueblo ruso y que condujeron al ascenso de lucha en pro de la toma del poder, dicen mucho de lo que pensaba el verdadero Trotsky. Nunca apartarse de los intereses de los trabajadores y de su nivel de conciencia, de su vida concreta.

La serie comienza y termina en Coyoacán (México), donde quedó en el exilio, realizando sus trabajos teóricos. Sin ningún límite para las falsificaciones en la trayectoria del personaje histórico, la serie intenta ponerlo como aquel líder derrotado que, al final de su vida, pensaba de forma solitaria y compulsiva en los errores del pasado, intentando justificarlos a todo costo. Pero no fue eso. Trotsky, después del exilio, tuvo una agenda política marcada por grandes tareas: reuniones, conferencias, y elaboraciones teóricas. Sus obras están disponibles al público, que precisa sentir el gusto de su escritura y su rigor científico sobre temas aún hoy actuales.

Lea también  El pueblo dijo NO [Revista Correo Internacional, 1988]

La serie omite que, en los primeros momentos de la nueva Unión Soviética, León Trotsky desempeñó un importante papel político, que asumió, primero como Comisario del Pueblo (ministro) para los Negocios Extranjeros, [y luego] como organizador y comandante del Ejército Rojo, creado para defender la fundación de la nueva sociedad por la Revolución Bolchevique, dedicó su vida a la tarea más espinosa.

Moreno (1985) llegó a afirmar que una de las grandes conclusiones de Trotsky fue justamente sobre el proceso de burocratización de la ex URSS, en la cual el poder fue apropiado por los métodos totalitarios que ascendieron con el estalinismo en aquellos países y en las organizaciones obreras, los sindicatos, los partidos que se reivindican de la clase trabajadora y que se corrompen por la burocracia. Y ese es un gran acierto de Trotsky, que fue el primero que empleó esa terminología, que hoy es universalmente aceptada.

Después del derrocamiento de las dictaduras estalinistas, hacia finales de los años de 1980, intelectuales, entre ellos su nieto, Esteban Volkov, emprendieron una ardua lucha por la rehabilitación de Trotsky en la historia de Rusia, devolviéndole el derecho de ser reconocido como personaje de la historia moderna de aquella sociedad. Con eso, la perspectiva era que el viejo tuviese su lugar en los manuales escolares. Su imagen fue barrida de la historia por la falsificación estalinista durante el régimen de terror.

Creo que su vuelta y la libre divulgación de sus obras en la Rusia actual, aun cuando de difícil acceso al público, es una gran victoria para que los jóvenes y los proletarios rusos puedan mantener contacto con sus textos y obras, y conocer su importante papel en las transformaciones que ocurrieron. En ese sentido, la serie de la Netflix quiebra el tabú sobre el dirigente, pero, por lo demás, en nada puede ayudar sino en confundir al público, llevando al banquillo de los acusados un personaje que representa lo contrario de todo lo que fue Trotsky. Presentaron a Trotsky al revés.

La serie “Trotsky” es un producto del mercado cinematográfico, que hoy gana miles de millones en el mundo entero sin ningún compromiso con la verdad histórica. En los 100 años de la Revolución Rusa, la productora lanzó su producto visando el “noble” mercado, pero también con un aire de venganza: intentar apagar las “Lecciones de Octubre”, exhibiendo para el público un personaje inexistente en aquel momento histórico.

En la década de 1950, un gran biógrafo de Trotsky, el marxista polaco radicado en Inglaterra, Isaac Deutscher, escribió su monumental biografía en tres volúmenes: El Profeta Armado (1879-1921), El Profeta Desarmado (1921-1929) y El Profeta Desterrado (1929-1940), aunque cuestionando muchas de sus posiciones. Pierre Broué también nos proporciona una lectura de la vida del revolucionario, puntuando su alineamiento con las posiciones del dirigente ruso. El propio Trotsky dejó su memoria registrada en centenas de páginas de la obra Mi Vida, una impresionante autobiografía de escritura seductora que no deja duda sobre sus pensamientos, teorías y prácticas. Y en La revolución traicionada, desarrollará un análisis de la coyuntura compleja que produce la degeneración burocrática de la URSS, que lo conduce a la afirmación de la necesidad de una nueva revolución política para devolver a los trabajadores el poder usurpado.

Lea también  17 de octubre: de la gesta obrera al “evitemos salir a las calles”

La fotografía del filme, de razonable calidad, es desperdiciada en una trama posiblemente de un adepto de la restauración capitalista en Rusia. Es mejor considerar la serie como que es el último capítulo de los Procesos de Moscú, en los cuales León Trotsky fue condenado sin ninguna prueba, muchas veces sin derecho a la defensa. Lo peor de todo es que la serie puso muchas palabras en boca de Trotsky, haciendo de él un “reo confeso” de cosas terribles. ¡La calidad de Los diez días que estremecieron al mundo envía recuerdos!

Referencias

CEM ANOS APÓS REVOLUÇÃO, Trotsky vira ‘herói’ de série de tv russa. O Globo. Disponible en: <https://oglobo.globo.com/mundo/cem-anos-apos-revolucao-trotsky-vira-heroi-de-serie-de-tv-russa-21979871>. Acesso em: 18 dez 2018.

QUEM É TROTSKY?. Disponible en: <https://www.youtube.com/watch?v=te-3G3eG5YE>. Acceso: 19 dic. 2018.

MORENO, Nahuel. Ser Trotskista hoje. Marxists Internet Archive, nov.  2001. Disponible en : https://www.marxists.org/portugues/moreno/1985/mes/troskista.htm. Acceso: 20 dic. 2018.

TROTSKY: uma vida dedicada à revolução socialista. Disponible en : <https://www.pstu.org.br/trotsky-uma-vida-dedicada-a-revolucao-socialista/>. Acceso: 19 dic. 2018.

TROTSKY. Glossário. Disponible en: <http://www.histedbr.fe.unicamp.br/navegando/glossario/verb_b_trotsky.htm> Acceso: 20 dic. 2019.

Artículo publicado en Teoria & Revolução, 22/2/2019, sección: Cultura.

Traducción: Natalia Estrada.