Es necesario no bajar la guardia y mantener la movilización rumbo a la Huelga General.

Por: Redacción Opinião Socialista

El gobierno Temer, después de pasar el último mes repitiendo que votaría la reforma de la Previsión aún en 2017 en la Cámara, y gastando miles de millones para eso, admitió finalmente que no va a conseguir votarla este año.

Después de varias cabezadas, evidenciando la crisis en la base del gobierno, este jueves 14/12, el presidente de la Cámara, Rodrigo Maia (DEM-RJ), luego de un acuerdo con el Planalto [Casa de Gobierno] y el Senado, y marcó la votación en la Cámara para el 19 de febrero, después de terminado el Carnaval.

El miércoles, enseguida después de que el PSDB divulgó que “cerraría la cuestión” en torno a la reforma, el líder del gobierno en el Senado, Romero Jucá (PMDB-RR) salió públicamente a decir que la votación no sería más en 2017 como trabajaba el gobierno, sino a inicios de 2018. Se abrió una crisis interna en el gobierno y el propio Planalto desautorizó a Jucá, afirmando que la fecha de votación solo sería divulgada luego de la reunión entre Temer y los presidentes de la Cámara y del Senado, pero, un día después, Maia admitió que esta de hecho solo ocurriría en febrero.

El gobierno no consiguió poner en votación la reforma, a pesar de toda la ofensiva realizada con el apoyo del “mercado” y de prácticamente todos los medios. La fragilidad del gobierno y la crisis en su base muestran que es posible derrotarlo. No consiguió, hasta el momento, ganar a la mayoría de la población, o a un sector significativo de esta, para la reforma. La masiva campaña de Temer, que costó R$ 100 millones, así como la extensa cobertura de la prensa pro reforma no cambiaron esta situación.

Eso ocurre porque toda la movilización que realizamos en el primer semestre, cuyo punto alto fue la Huelga General del 28 de abril, consolidó en la mayoría de la población una visión crítica sobre esa reforma, que todas las mentiras propagadas por el gobierno aún no consiguieron revertir.

El gobierno Temer sigue, no obstante, queriendo mostrar al mercado que no tiró la toalla. Va a recrudecer su campaña de mentiras y aumentar la presión. Por eso, es preciso mantener la movilización en dirección a una Huelga General que impida la reforma.

Si la ponen en votación, Brasil va a parar

Debemos mantenernos movilizados y montar un plan de luchas que culmine en la Huelga General y la toma de las calles del país, capaz de impedir de una vez que acaben con nuestras jubilaciones. Primero, es necesario retomar una campaña política contra la destrucción de la Previsión pública.

Todas las entidades del movimiento, los sindicatos, centrales sindicales, etc., necesitan responder y enfrentar esa campaña mentirosa del gobierno, de las grandes empresas y de los medios burgueses, demostrando a la población que la reforma de la Previsión ataca sí a los pobres y garantiza los intereses de aquellos que son los verdaderos privilegiados: banqueros, grandes empresarios y esa banda de corruptos.

Luego, en el inicio del año que viene, para que estemos realmente preparados para ir a la Huelga General y tomar las calles contra la reforma, debemos realizar una serie de acciones. Después de la vuelta del receso parlamentario necesitamos presionar a diputados y senadores, realizando actos en todos los aeropuertos del país y también un gran acto recibiéndolos en Brasilia [capital], avisando que si ponen en votación la reforma, Brasil va a parar.

Pero es necesario garantizar efectivamente la Huelga General. La mayoría de las direcciones de las centrales sindicales no pueden vacilar como el 30 de junio o el último 5 de diciembre, en que levantaron la Huelga General. Tampoco pueden convocar una movilización solo para el día de la votación. Tenemos que volver del año nuevo ya con un plan de luchas para derrotar esa reforma.

La postergación de la votación mostró que es posible derrotar esa reforma. Vamos a mostrarles que va a haber lucha y que podemos hacer la mayor Huelga General que este país ya vio.

¡Si la ponen en votación, Brasil va a parar! [“Se botar para votar, o Brasil vai parar!”]

Artículo publicado en pstu.org.br

Traducción: Natalia Estrada.