Toda la crisis social y política, así como la indignación de los trabajadores, se ha expresado, aunque de manera distorsionada, en la campaña electoral. Hay un enorme rechazo a los políticos y a la corrupción. Por eso, provocó revuelta el discurso de Lula que dijo que los políticos, “por más ladrones que sean, valen más que los trabajadores concursados del Servicio Público”.

Por: PSTU

Las elecciones son un juego de cartas marcadas. El pequeño tiempo del PSTU en la TV y el poco dinero nos ponen en una situación de desigualdad extrema. Pero la existencia de candidaturas del PSTU de norte a sur del país ofrece una opción de lucha y socialista. Nuestra campaña está en las fábricas, en los obrajes de la construcción, entre los negros, LGBTs y mujeres trabajadoras.

Los candidatos del PT están escondiendo la estrella [emblema de ese partido], a Dilma y hasta a Lula. Y la del PSOL no es siquiera una campaña clasista, anticapitalista o socialista. Este partido se limita a defender la “radicalización de la democracia” o propuestas capitalistas y hasta liberales explícitas, como fue la defensa de Luciana Genro (PSOL-RS) de las Parcerías [asociaciones] Público-Privadas (PPPs) con “control público”.

Nuestra campaña es diferente. Nuestro programa obrero y socialista defiende un gobierno de los trabajadores basado en Consejos Populares, y por el “¡Fuera Temer y Fuera Todos ellos!”. Ese es el programa necesario para que los trabajadores puedan avanzar en la movilización, en su conciencia y en su organización.

Por todo eso, decimos luche y vote una propuesta que fortalezca la lucha de la clase trabajadora y de la juventud. Para cambiar todo es que está ahí, Fuera Temer, Fuera Todos ellos. ¡Contra burgués, luche y vote 16!

Traducción: Natalia Estrada