El 8 de septiembre conocimos el acuerdo ejecutivo 295, publicado en el Diario Oficial, en el cual el Presidente Nayib Bukele delega al vicepresidente Felix Ulloa, para proponer reformas a la Constitución, en dicho acuerdo textualmente se establece “Para el desarrollo de las actividades antes detalladas, el delegado en mención dispondrá de las más amplias facultades legales, pudiendo nombrar y designar para su asistencia a un Equipo Ad Hoc de Profesionales en Derecho, con carácter Ad honorem”

Por: Plataforma de la Clase Trabajadora

Para la mayoría de los partidos burgueses del régimen la principal preocupación es que el gobierno de Nayib Bukele plantee la reelección presidencial inmediata e indefinida, las voces de los medios de comunicación, los tanques de pensamiento, las cámaras empresariales, los “analistas políticos” levantan sus voces ante esta posibilidad, están preocupados porque la nueva facción de la burguesía dominante, no se eternice en el poder, mientras no sea la propia, sin embargo dejan de lado otras amenazas que al contrario benefician a su clase.

Reforma constitucional amenaza conquista histórica de la Clase Trabajadora

El pasado 9 de septiembre un alto funcionario del gobierno de El Salvador planteó en una entrevista televisiva lo siguiente: “Reformas constitucionales yo le puedo mencionar ahorita una que urge, la constitución dice que la jornada laboral es de 8 horas, por lo tanto El Salvador es el único país en el mundo que no puede tener una jornada laboral flexible, que los empleados trabajen 10 horas solo 4 días a la semana, solo porque hay que reformar la constitución, porque dice que la jornada laboral es de 8 horas” Declaraciones de Miguel Kattan, Secretario de Comercio e Inversión del Gobierno de Nayib Bukele-El Salvador.

La jornada laboral de 8 horas es una conquista histórica de la Clase Trabajadora y se remonta al 1 de mayo de 1886, día en que en la ciudad de Chicago, Estados Unidos estalla una de la Huelgas más importantes de la Historia de las luchas obreras, por una importante demanda, que había sido impulsada por primera vez por el socialista utópico británico Robert Owen: “Ocho horas para trabajar, ocho para dormir, ocho para la recreación”. Años después, precisamente en su congreso de fundación de 1866, la Primera Internacional dirigida por Carlos Marx retomaría esta consigna planteándola en sus principales banderas: “¡Ocho horas!”, exigieron en Inglaterra, “¡Ocho horas!”, gritaron en Francia, “¡Ocho horas!” dirán los insurrectos mexicanos en 1911, “¡Ocho horas!” conseguirían los rusos meses antes de alcanzar el poder mismo, “¡Ocho horas!” gritaron mientras ofrendaban sus vidas, los mártires de chicago.

Esta conquista histórica hoy se ve amenazada ante un gobierno que goza de amplia popularidad, creemos que en esta etapa el gobierno de Nayib Bukele aprovechará esta situación para hacer los más duros ataques a los trabajadores, ataques que no pudieron hacer los gobiernos burgueses de ARENA y FMLN, la amenaza a la jornada laboral solo es uno de estos ataques.

La Clase Trabajadora Salvadoreña debe desembarazarse de esperanzas vanas y construir su propio futuro desde sus propias fuerzas

Como Clase Trabajadora debemos estar atentos a estas amenazas del gobierno de Nayib Bukele y prepararnos para las duras batallas que se vienen. Hay muchos otros ataques ya planteados, sin embargo muchos compañeros aún se encuentran esperanzados en éste gobierno, y confían en que al fin las transformaciones que necesita nuestro país en favor de nuestra clase se realizarán. Como organización revolucionaria debemos de mirarles a los ojos y decirles que éste no es su gobierno, que es un gobierno de los ricos y para los ricos, es un gobierno burgués más, que privilegiará los intereses de la gran burguesía a quien le sirven, debemos plantear esto a pesar de la mayoría no lo comparta.

Debemos de plantearles que solo podemos confiar en nuestras propias fuerzas y construir nuestro propio instrumento de lucha, sabemos que hoy por hoy somos minoría, pero estamos convencidos que debemos de mantenernos firmes y decididos a dar la batalla ideológica en este momento de oscuridad, y prepararnos para las luchas que se librarán desde las calles y con los métodos tradicionales de la Clase Trabajadora en el futuro cercano.

“La liberación de la Clase Trabajadora, será obra de la clase misma”

“Solo el Pueblo, Salva al Pueblo”.

“Por la construcción de la herramienta política de la Clase Trabajadora”

San Salvador, 21 de Septiembre de 2020

PLATAFORMA DE LA CLASE TRABAJADORA

LIGA INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES-CUARTA INTERNACIONAL