Mar Sep 27, 2022
27 septiembre, 2022

Contra el golpismo de Bolsonaro: unidad de acción, pero con independencia de clase

Vivimos una crisis sin precedentes, con un profundo retroceso en el país y, sobre todo, en las condiciones de vida de la clase trabajadora. La inflación y la carestía hacen del hambre un verdadero fantasma en la vida de millones de familias brasileñas. Para empeorar las cosas, Bolsonaro amenaza a diario con un golpe y alienta a su militancia de extrema derecha a atacar a cualquiera que vea como adversario.

Por: Redacción PSTU-Brasil

En este semestre tuvimos luchas importantes de sectores de peso de la clase trabajadora por empleo, contra la carestía y la pérdida de ingresos. Asimismo, la clase trabajadora, junto con los sectores más pobres y explotados de la población, debe estar al frente de las amenazas golpistas de Bolsonaro. Los trabajadores deben exigir que todos los que están en contra de un golpe y una dictadura se movilicen, pero también deben hacerlo organizados y con independencia política. ¿Por qué?

Los trabajadores somos los que realmente tenemos qué perder con un golpe y una dictadura que acabe con las pocas libertades democráticas que tenemos hoy. En una dictadura, ni siquiera se puede protestar, organizarse o hacer huelga. Y este es el proyecto de Bolsonaro. Para arrancarles aún más el cuero a los trabajadores e impedir que alguien pueda siquiera reclamar.

¿Estamos al borde de un golpe de Estado y una dictadura? No. Aunque eso es lo que quiera Bolsonaro, el imperialismo y la mayor parte de la burguesía no comparten este proyecto, por ahora. Y es por eso que Bolsonaro implementa una serie de medidas electoralistas, como los R$ 200,00 de Auxilio Brasil hasta fin de año. Su prioridad es ganar las elecciones. ¿Se da ahora por sentado que aceptará pasivamente el resultado de las urnas en el caso cada vez más probable de que pierda? Tampoco.

Bolsonaro ha estado amenazando a diario con no aceptar una derrota. Tiene parte del comando de las Fuerzas Armadas de su lado, y ha ido construyendo su militancia radical. Puede intentar un autogolpe, aunque es muy poco probable que tal aventura se consolide. O bien podría tratar de repetir aquí a Trump y armar un gran lío para asegurar cierta cohesión a sus grupos más fanáticos, para seguir haciéndonos la vida un infierno más adelante. En cualquier caso, el daño estaría hecho, y cerrar los ojos ante este peligro sería una enorme irresponsabilidad.

Solo los trabajadores pueden luchar consecuentemente contra un golpe

No es solo por el hecho de que los trabajadores tengan más que perder con los ataques a las libertades democráticas que deben estar al frente de esta lucha. Estamos viendo cómo las instituciones de esta democracia de los ricos, como el Supremo Tribunal Federal, o el Congreso Nacional, capitulan sucesivamente, de manera cobarde, ante las amenazas de Bolsonaro. En caso de golpe, ¿alguien cree que estos harán algo?

Los sectores de la burguesía que han articulado manifiestos por la democracia, como la Federación de Industrias del Estado de São Paulo (Fiesp) o los banqueros de Febraban, o el propio imperialismo, están hoy en contra de un golpe, pero nada garantiza que lucharán de forma consecuente contra uno. Por el contrario, cuando les conviene, no dudan en imponer la dictadura más férrea. Lo vimos en 1964. Y la profundización de la crisis, y de las luchas que eventualmente podrían estallar, tienen la posibilidad de poner este plan B en el radar.

Con independencia de clase

Las amenazas de Bolsonaro obligaron al PT a retomar la articulación de la campaña “Fuera Bolsonaro”, la misma que frenó para capitalizar electoralmente. Pero también lo hace desde una perspectiva electoralera, tratando de ampliar su arco de alianzas con la burguesía. Por eso suscribe el manifiesto por la democracia, que se opone al golpe, pero defiende esta democracia de los ricos y esta política económica que impone inflación, carestía y 33 millones de hambrientos en el país.

Las centrales sindicales más grandes hacen lo mismo, apoyándose en un proyecto de unidad nacional con la burguesía, los banqueros y el imperialismo. Dicen que están en contra de un golpe, pero como solución llaman a votar por Lula-Alckmin.

La clase trabajadora necesita hacer un llamado a la más amplia unidad de acción para salir a las calles, en las manifestaciones del 11 de agosto y el 10 de septiembre, con todos los que estén en contra de un golpe. Pero con rostro propio e independencia política, no refrendando las cartas que defienden esta democracia de los ricos y este sistema de explotación contra nosotros. Debemos debatir en asambleas e incorporar en las campañas salariales la defensa de las libertades democráticas, el combate a las amenazas golpistas, el llamado a los actos y avanzar en la construcción de la autodefensa de las organizaciones populares y de los trabajadores, así como la organización de una huelga general si Bolsonaro no acata el resultado de las elecciones e intenta un golpe.

En este sentido, la clase no puede ser arrastrada detrás de los proyectos de la burguesía o de las alianzas de clases. Tal proyecto no solo es incapaz de derrotar a Bolsonaro, sino que no cambiará las condiciones que hicieron posible el surgimiento del bolsonarismo. Más que eso, si ni siquiera hay un golpe y Bolsonaro pierde las elecciones, esta ultraderecha vino para quedarse y seguirá al acecho, esperando el momento adecuado para atacar.

Por eso la clase obrera necesita vincular su organización y lucha a un proyecto estratégico de independencia de clase y socialista. Solo así será posible derrotar verdaderamente a Bolsonaro y el golpismo, barriendo a esta extrema derecha al basurero de la historia. Votar por Lula-Alckmin es refrendar una salida electoral y de unidad con la burguesía, el agronegocio y el imperialismo. Es el camino a la derrota. La candidatura del Polo Socialista y Revolucionario y del PSTU, con Vera y Raquel Tremembé a la presidencia, es, por el contrario, un punto de apoyo para fortalecer e impulsar este proyecto de independencia de clase con una estrategia socialista, que es el único camino para acabar con el bolsonarismo y el fantasma del golpismo.

Artículo publicado en www.pstu.org.br, 5/8/2022.-

Traducción: Natalia Estrada.

Más contenido relacionado:

Artículos más leídos: