“Carolina te busco, te llamo, te reclamo, te espero…

aunque a veces parece que el miedo y el cansancio van a ganarnos la batalla,

no me derrumbo, no me resigno, no te olvido…

No vayas a creer que me han ganado….

haré todo por saber de ti, por llevarte a casa”.

Alix Mery Ardila – Madre de Carolina Garzón

Ya son 8 años, 2920 días, que en nuestra familia inició esta pesadilla… El sábado 28 de abril de 2012, Carolina Garzón desapareció en la ciudad de Quito – Ecuador y empezó para nuestra familia esta dolorosa, incansable e inclaudicable lucha. Caro fue vista por última vez cuando ingresó al baño de su casa en el sector de Paluco, nororiente de la ciudad capitalina.

Durante estos ocho años hemos escuchado diversas promesas; hemos conocido cientos de funcionarios y despachos; se han dado entrevistas; se han hecho plantones en la plaza grande de la ciudad de Quito; hemos caminado cientos de veces las mismas calles, los mismos parques; logramos que nos reciba el Presidente, ministros y fiscales…. hemos conocido la enorme solidaridad de familias, de víctimas, de amigos y artistas, de comunicadores sociales, de otras organizaciones y podemos tener la certeza de su acompañamiento honesto y permanente.

Pero no es suficiente, porque han pasado 2920 días sin ella y estos días nos ha permitido confirmar los enormes vacíos y omisiones que tiene los estados ecuatoriano y colombiano para la búsqueda e investigación de este caso; durante estos ocho años ha sido la familia quien ha tenido que insistir a la Fiscalía, a los estados, sobre el cumplimento de sus obligaciones y aportar permanentemente elementos para que sean debidamente valorados y procesados por la autoridad… Ocho años después no existe una hipótesis que  sustente y que pueda explicar qué pasó, quién la desapareció, ¿dónde está Carolina Garzón?

La familia Garzón Ardila emite esta carta, para una vez más denunciar estos ocho años de impunidad y silencio por parte de los Estados, para reconocer los avances que se han dado gracias a la lucha de familiares, víctimas, organizaciones de derechos humanos y la escucha recibida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; para agradecer la solidaridad de todas las personas y las organizaciones que han estado cercanas durante estos ocho años; para decirles a todos que seguimos; porque tenemos el derecho a conocer la verdad, por más dura que pueda ser, tenemos el derecho a saber qué pasó con Carolina, quién se la llevó, dónde está… y encontrarla ….  Que se juzguen a los responsables y llevarla de vuelta a Colombia.

¡Más de 89 carpetas, más de 100 diligencias y Carolina no está! 

Es que al final de cuentas 100, 500 o 1000 diligencias disparando en todas las direcciones no garantizan el derecho a la verdad, no garantizan que se pueda conocer donde está, quién se la llevó… 2920 días sin Carolina, ¿Por qué, quien tenía la obligación de buscar y no realizó las investigaciones prontas, diligentes, serias, exhaustivas, imparciales e independientes?, ¿qué era lo necesario que requería para esclarecer los hechos y las circunstancias que los rodearon?”

Siete fiscales y más de cinco agentes policiales han pasado por el caso de Carolina y hasta ahora no tienen una hipótesis clara sobre su paradero ni han identificado a los responsables de su desaparición.

Las artesanías acompañaban todas las actividades de Carolina Garzón (2011). Con sus ingresos podía viajar y aportar en la casa. Foto: archivo familiar

En memoria de Carolina, por ella, una vez más les escribimos esta carta solicitando que se dé respuesta real a los casos de desaparición; que se estructuren los procesos de investigación; que se mejoren los procedimientos para que el trato a las víctimas sea reparador y no signifique un daño agravado, por ello, esperamos que los estados ecuatoriano y colombiano den respuestas concretas a nuestras solicitudes.

Ahora el caso se encuentra ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la falta de garantías judiciales y la negligencia del Estado, lo cual llevó a que después de estos 8 años no tengamos ningún indicio sobre el paradero de Carolina. Estas son obligaciones internacionales que el Estado ecuatoriano debe dar respuesta.

INREDH@inredh1

Ver imagen en Twitter
No existe dolor más grande como el que sentimos ahora, pero tampoco existe fuerza más grande, lucha más digna que está llevamos a cabo, nos han intentado arrebatar la dignidad, la esperanza, la familia y que a diario seguimos de pie, buscamos respuestas, exigimos verdad y justicia…

Ocho años después sabemos que es un logro de esta lucha que el nombre de Carolina Garzón siga vigente, gracias a muchas organizaciones y muchas personas en el mundo el nombre de Carolina es visible, al igual que el rostro de las miles de  personas desaparecidas en Ecuador y de las cuales  tampoco sabemos nada. De manera persistente y resistente continuaremos exigiendo verdad y justicia al Estado ecuatoriano y colombiano.

Atentamente:

Familia Garzón Ardila Pazos

Bogotá – Colombia, abril 28 de 2020

* La carta fue enviada hoy, 28 de abril de 2020, al presidente de Ecuador, Lenín Moreno; y al presidente de Colombia, Iván Duque, con copia a Diana Salazar, fiscal general del Estado; María Paula Romo, ministra de Gobierno; Freddy Carrión, defensor del Pueblo; y Jorge Flores, fiscal del caso. Si usted lector o lectora desea sumarse a esta cadena de correos pueden enviar a los siguientes email:  [email protected] c[email protected] [email protected] [email protected]  [email protected]  [email protected]  [email protected]