Este lunes todos los partidos tradicionales, el Frente Amplio incluido, mostraron estar a disposición frente al llamado de Acuerdo Nacional realizado por Piñera y Chile Vamos. Hasta ahora solo el PC se ha restado.

Por MIT-Chile

Desde el MIT advertimos que ese acuerdo es una nueva trampa. Luego de la dura represión desatada desde el 18 de octubre, que asesinó, violó, mutiló y aún mantiene a más de 2.000 luchadores encarcelados; con el propósito de exterminarlos por contagio, demuestra la verdadera cara de este gobierno empresarial. La única intención de Piñera es aplastar al pueblo movilizado, incluso cuando protesta contra el hambre y el desempleo y se organiza en cientos de ollas comunes. Este nuevo acuerdo sólo se centra en la reactivación económica y la unidad nacional frente a la pandemia, y sus propuestas sociales son migajas para volver a la “normalidad” de la que Chile ya despertó.

El acuerdo que quiere imponer Piñera, no tiene nada que ver con las tareas mínimas que se deben cumplir para garantizar la vida, y que el Frente Amplio y el PC si se dicen defensores de la vida, deben exigirlas con todo ímpetu. Estas exigencias son:

  1. Libertad inmediata a los presos políticos de esta revolución y del pueblo mapuche, o como mínimo cambiar la cautelar a arresto domiciliario.
  2. Enfrentar la pandemia, el hambre y desempleo mediante el cumplimiento de una cuarentena total con sueldo de 600 mil pesos garantizado [aproximadamente, 740 dólares]. Es la única forma de garantizar proteger la vida con cuarentena y no morir por hambre.
  3. Este sueldo y todas las medidas de emergencia deben financiarse con las fortunas del país: las utilidades de bancos, isapres, afp’s, empresas y el patrimonio del 10% más rico. El impuesto progresivo a las familias más ricas de Chile debe considerar: en primer lugar, los Luksic con sus 13 mil millones de dólares en patrimonio que equivale a casi 17 millones y medio de sueldos de 600 mil pesos. Y en segundo lugar con la fortuna de Piñera con sus 2.600 millones de dólares, que equivalen a casi 3 millones y medio de sueldos de 600 mil pesos. Si tuviéramos solo un tercio del patrimonio de Luksic se podría financiar casi 6 millones de sueldos de 600 mil pesos, o con un tercio de la fortuna de Piñera podemos financiar un poco más de 1 millón de sueldos de 600 mil pesos. ¡O sea plata, no falta!
  4. Un sistema único nacional de salud que garantice atención eficaz frente a la pandemia y resguarde al máximo la vida y labor de sus propios trabajadores. Para eso se debe estatizar el sistema de salud privado y ponerlo bajo control de los trabajadores de la salud, y luego recuperar todas las utilidades de las clínicas e Isapres para financiar todas las camas UCI, ventiladores mecánicos e insumos de protección que se necesiten para todos los contagiados y para el personal de la salud. La economía debe volcarse a frenar la pandemia y el hambre, si con las utilidades de clínicas privadas no basta, es necesario sacar la plata de las fortunas de los super ricos, solo con otro tercio de la fortuna de Piñera se pueden garantizar más de 18 mil ventiladores mecánicos.
  5. La distribución de alimentos en el marco de la pandemia y necesidad de cuarentena total, se debe garantizar con máxima inversión para la protección de los trabajadores que los producen en el campo, en el mar y en las fábricas, así como toda la red de transporte y distribución. Esa función debe ser centralizada por el Estado y bajo administrada y controlada por los trabajadores de esos sectores.
  6. Para garantizar la cuarentena total sólo deben seguir funcionando las labores esenciales en el sentido de garantizar salud y alimentación, ¡el resto debe parar! ¡más aún cuando vienen los peores meses de pandemia según los mismos especialistas!

Si no se cumplen estas medidas mínimas para palear el hambre y esta pandemia, ese acuerdo, como todos los de estos gobiernos empresariales será un acuerdo CONTRA la clase trabajadora, una nueva traición 2.0 de la versión del famoso “Acuerdo Por la Paz” que firmó desde el Frente Amplio a la derecha. En ese caso, los intentos de diputados del Frente Amplio y el Partido Comunista de enviar proyectos de ley por la libertad a los presos políticos o para frenar el hambre, quedarán en nada, diluidos en el agua como la mayoría de las leyes que van al parlamento y supuestamente beneficiarían a los trabajadores.

El gobierno de Piñera o cualquier otro empresarial no va a cumplir estas demandas, por eso ningún acuerdo con él va a resolver las necesidades de los trabajadores, porque han dejado claro que priorizan los negocios del empresariado antes que la vida de la humanidad. En ese sentido desde el MIT llamamos a que la gente continúe su autoorganización en los barrios, con todos los resguardos necesarios por la pandemia, fortalezcamos el cuidado colectivo para no morir y, en ese marco que sigan los centros de acopio, ollas comunes, y otros. Ya que solo la organización y lucha de nuestra clase nos puede liberar de nuestros enemigos: el virus, el gobierno y todos los de arriba. Sólo si avanzamos en sacar a Piñera, en exigir cárcel para él por sus asesinatos y por la política genocida actual, en una perspectiva de conquistar un gobierno de los trabajadores a través de la revolución iniciada el 18 de Octubre, podremos cumplir todas exigencias.