En el contexto de la segunda jornada de repetición de la PSU -tras el llamado a boicot el 6 y 7 de Enero- la juventud encabezada por los estudiantes secundarios volvió a mostrar su rechazo a esta prueba segregadora este 27 y 28 de Enero.

Por MIT-Chile

El DEMRE( Departamento de Evaluación, Medición y Registro de la Educación) y el gobierno insisten en una falsa normalidad en el rendimiento del segundo intento de asegurar la PSU, que el día de ayer comenzó con manifestaciones en regiones como Valparaíso y en diversos metros de la ciudad de Santiago, a las cuales el gobierno respondió con brutal represión de parte de carabineros y FFEE llegando a un total de 68 detenidos en el país y suspensión o cambios de sede de la prueba en 57 lugares aproximadamente. Hoy, en el segundo día hubo 3 detenidos y diferentes paralizaciones del metro en la mañana antes de comenzar la prueba de ciencias, opuesto a la jornada exitosa que pretende aparentar el DEMRE, el CRUCh y el gobierno.

En cuanto a los dos últimos, al finalizar el día de ayer Piñera declaraba de forma cínica: “El Gobierno protegerá y estará siempre del lado de los jóvenes que quieren estudiar, desarrollar sus talentos y progresar en paz.” mientras sigue reprimiendo y torturando a los cientos de jóvenes que buscan mejores condiciones para educarse y un acceso más justo a la educación. Sumado a esto el día de hoy el vicepresidente del Consejo de Rectores, Aldo Valle, se enorgulleció de la labor de los pacos y FFEE, es decir se enorgulleció impúnemente de los golpes, los gases, las múltiples vejaciones, como no dejar que una estudiante ingresara a dar su prueba con instrumentos de higiene femenina o discriminar entre los estudiantes de Providencia y Puente Alto, haciéndolos entrar por diferentes lugares y solo revisando y haciendo control de identidad a estos últimos además de todas las detenciones arbitrarias a los estudiantes que luchaban.

Repudiamos totalmente el actuar represivo del gobierno, además repudiamos el actuar del Frente Amplio que rechazó el mecanismo de protesta de los secundarios e incluso lo planteó desde su Presidencia en la FECh. No está demás recordar que fueron las y los estudiantes la chispa del inicio de la Revolución el 18 de Octubre en Chile, y no habrá proceso de ingreso normal mientras existan estudiantes criminalizados y detenidos, compañeras/os violadas/os y sin ojos por luchar.

No más PSU, la situación con la revolución, las protestas de los secundarios y el desorden del DEMRE, son elementos más que suficientes para demostrar que la prueba que quiere validar este gobierno es totalmente ilegítima. No puede ser válido este proceso, más aún si sabemos que la PSU es un mecanismo de ingreso a la educación superior segregador: solo el 30% de los estudiantes de colegios municipales que dio la PSU a fines de 2018 quedó seleccionado en alguna carrera, por otra parte el promedio PSU de colegios municipales es 470 versus los 597 puntos de colegios particulares.

Por un acceso a la educación superior que sea IRRESTRICTO y exista un mecanismo de Bachiller para que los estudiantes encuentren su área más afín en la práctica, por una Educación Gratuita y no Sexista en todos sus niveles, sin empresarios ni su lucro, por la libertad de todas/os nuestros compañeras/os presas/os por luchar, ¡Que se vaya Piñera ! ¡Que se vayan todos!