Una de las normas más polémicas que será votada en los próximos días en la Convención Constitucional es sobre “el derecho de propiedad”.

Por MIT-Chile

El convencional constituyente Alfredo Moreno (UDI) hizo una increíble intervención defendiendo el derecho de propiedad privada como un derecho fundamental de los seres humanos:

“El derecho de propiedad no solo recae sobre una casa, un auto o una parcela, si no que recae en cada una de las cosas que hemos adquirido legítimamente, cosas que nos han regalado, que hemos comprado, por ejemplo, la ropa que vestimos, el teléfono, el dinero en la billetera, una caja de chicle (!), cualquier cosa. Las cosas que una persona tiene no son la cristalización de su esfuerzo, son una extensión de si, y no se deben dañar, robar, romper…”

El convencional sigue en su defensa de la propiedad privada, citando un hipotético caso donde una mujer es violentada por el marido y no tiene una propiedad donde refugiarse y por eso debe seguir viviendo bajo el mismo techo de su agresor. En el mismo sentido, el convencional remata: “Es necesario que las personas vulnerables sean propietarias y que su propiedad se respete.”
En la última parte de su discurso, hablando sobre la posibilidad de que el Estado expropie una propiedad, cita casos de expropiación de casas en La Pintana o en Puente Alto.

Ese tipo de defensas de la propiedad privada ha sido recurrente por los convencionales de derecha. Para defender el derecho de propiedad se remiten a pequeños agricultores o comerciantes o a personas que han trabajado toda su vida para adquirir un bien.

Que esconde la derecha detrás de este discurso? El derecho de propiedad de los pequeños empresarios o personas mas vulnerables? Definitivamente NO ! Lo que si defienden es el derecho de propiedad de los grandes capitalistas, de las 10 familias más ricas del país, que son dueñas de empresas mineras, farmacéuticas, puertos, Bancos, AFPs, empresas del retail, forestales y un largo etc. Ese derecho de propiedad sobre las empresas permite a los multimillonarios quedarse con al riqueza producida por millones de trabajadores y trabajadoras, algo que está muy lejos del derecho a tener una caja de chicle o una casa.

Los convencionales de derecha llegan al límite de la hipocresía y falsedad para defender sus intereses. Aprender a combatir esos discursos es parte de las tareas que tenemos las y los trabajadores.

El derecho de propiedad es una de las normas más importantes de la Constitución y es el nudo central del sistema capitalista, ya que permite la acumulación de riqueza en unas pocas manos y la reproducción de la enorme desigualdad social.