Mientras Bolsonaro hace de cuenta que enfrenta al mercado y el aumento de los precios de los combustibles para intentar contener la caída de su popularidad y cambia seis por media docena en el comando de la Petrobras, dando una “boquina”[1] más para que el general entreguista siga desmontando la mayor empresa del país, también intenta desviar la atención de la pandemia y de su responsabilidad por el hecho de que el Brasil entero está volviéndose Manaus[2].

Por: PSTU Brasil

El despido de Roberto Castello Branco de la presidencia de la Petrobras fue una jugada electoral, pero no pasa de una cortina de humo. La verdadera razón para los elevados precios es la dolarización de los mismos, que enriquece a media docena de banqueros y grandes inversores, el tal mercado, y eso será intocable.

En el momento en que Ud. esté leyendo este texto, probablemente el país ya habrá superado las 250.000 muertes por la pandemia. La vacunación anda a paso de tortuga por la falta de vacunas, debido a la incompetencia y a la política genocida de Bolsonaro y Pazuello. Al mismo tiempo, el ya insuficiente auxilio de emergencia termina, dejando a millones sin ninguna fuente de ingresos y con una explosión en el desempleo. Eso en un momento en que los productos más básicos, como arroz, feijão [frijol] y aceite de soja, el gas, para no hablar de la carne, se tornan artículos de lujo.

Es posible y necesario derrocar a Bolsonaro y Mourão

Frente a esta crisis sin precedentes, el recetario del gobierno es aún más ataques. Quieren ahora conceder un auxilio de emergencia cuyo valor no llega a la mitad de una canasta básica. Y aún chantajean condicionando eso al fin del piso de la Salud y de la Educación.

Al mismo tiempo, este gobierno promueve una entrega del país como nunca hubo, privatizando por pedazos la mayor parte de la Petrobras. Dieron el Banco Central oficialmente a los banqueros y preparan una rueda de privatizaciones para deshacerse de todo el patrimonio público, incluyendo estatales como la Eletrobras, los Correos, etcétera. Y, en ese proyecto, se aliaron al centrão [alianza de partidos de centro], el sector más descaradamente corrupto del Congreso Nacional.

Por otra parte, Bolsonaro va militarizando cada vez más el Estado, liberando armas e incentivando a sus milicias [parapoliciales] particulares a fin de dejar preparado el Plan B, caso pierda las elecciones, amenazando con su proyecto de dictadura.

¡Fuera Bolsonaro y Mourão! ¡Vacuna para todos ya!

Entonces, es preciso reforzar la lucha por sacar a Bolsonaro y Mourão. En este sentido, las declaraciones de Haddad y Lula (ambos del PT), dejando de lado la movilización y esta lucha, dejando todo para las elecciones de 2022, son un desastre. Al contrario, la campaña por el Fuera Bolsonaro y Mourão tiene que ganar las calles, las redes sociales, los lugares de trabajo, en fin, masificarse.

Es necesario reforzar el calendario de luchas del movimiento.

  • 1 de marzo: indicativo de huelga de los petroleros.
  • 3 de marzo: plenario de campaña Fuera Bolsonaro.
  • 8 de marzo: día de lucha de las mujeres trabajadoras.

Una alternativa de los trabajadores contra la crisis

El gobierno, el Congreso y los capitalistas tienen acuerdo cuando se trata de arrojar la crisis en las espaldas de los trabajadores mientras entregan el país para especuladores, banqueros y multinacionales, y son socios menores del fin de fiesta en que están transformando el Brasil.

Es preciso tomar medidas urgentes y profundas para defender el país, a la clase trabajadora y a la mayoría de la población.

  • ¡Vacunación para todos ya para combatir la pandemia! Para eso, es necesario quebrar las patentes de los grandes laboratorios y fabricar los inmunizantes en masa.
  • Lockdown para impedir que el virus haga su fiesta como ocurre hoy con la anuencia de los gobiernos. Eso presupone garantizar los empleos y los ingresos. Retomar el auxilio de R$ 600 y prohibir los despidos, con el Estado tomando para sí el pago de sueldos de las empresas de hasta 20 empleados, apoyando al pequeño empresario y estatizando las grandes empresas y multinacionales que insistan en despedir. De la misma forma, promover un plan de obras públicas que absorba a los desempleados.
  • Es preciso, para eso, acabar con la Ley de Responsabilidad Fiscal y el techo de gastos, que direccionan todo el presupuesto para pagar intereses a banqueros y multimillonarios, e imponer una ley de responsabilidad social contra Bolsonaro, Guedes, el Congreso Nacional y el mercado y orientar todo dinero para resolver los problemas del país y de los más pobres.
  • Son medidas posibles si les sacamos a los ricos. La prohibición de las remesas de lucros y la tasación de las grandes fortunas de los multimillonarios podrían bancar un nuevo auxilio de emergencia y aún sobraría.
  • Es preciso cancelar todas las privatizaciones, como la de los Correos y de la Eletrobras, y reestatizar las empresas privatizadas, bajo control de los trabajadores. Luchar por una Petrobras 100% estatal bajo control obrero y que actúe de acuerdo con los intereses de la población
  • Todo eso solo es posible estatizando el sistema financiero bajo control de los trabajadores.

Esas medidas solo pueden ser llevadas a cabo por un gobierno que enfrente a los ricos y la dependencia del país de los banqueros internacionales y las multinacionales. Frentes como el que el PT busca con los capitalistas, como con Luiza Trajano, la dueña de Magazine Luiza [grandes tiendas], o con partidos del centrão y políticos como Kalil [alcalde de Belo Horizonte, Minas Gerais], del PSD de Kassab [ex alcalde de la ciudad de San Pablo], es una reedición más del mismo programa capitalista y alianzas de los gobiernos del PT (como el que puso a Temer en la vicepresidencia del gobierno Dilma), que ya vimos dónde terminó.

Solo la clase trabajadora y el pueblo pobre pueden llevar adelante este programa, con un proyecto socialista y un gobierno socialista de los trabajadores apoyado en consejos populares, para efectivamente construir una nueva sociedad.

[1] “Boquinha” sería en lenguaje coloquial una “mordida”, una “tajada” que, en este caso, militares activos y de reserva obtienen en la forma de asesorías o cargos en el gobierno o en las empresas, ndt.

[2] En Manaus, Amazonas, se produjo un colapso en los hospitales de la red pública de salud, que dejó a pacientes sin oxígeno durante su tratamiento contra el coronavirus, por lo que personas infectadas con Covid-19 murieron al no recibir el oxígeno que necesitaban, ndt.

Artículo editorial de Opinião Socialista n.° 606, publicado en www.pstu.org.br, 24/2/2021.-

Traducción: Natalia Estrada.