Avanzar la movilización por el “¡Fuera Bolsonaro y Mourão!”

Por: Redacción PSTU-Brasil

El año comenzó con la popularidad de Bolsonaro cayendo, trayendo de nuevo la cuestión del impeachment y desatando cacerolazos, caravanas y acciones presenciales. El “¡Fuera Bolsonaro y Mourão!” volvió a sacudir el equilibrio inestable que el gobierno había conseguido al capitalizar el auxilio de emergencia y al colocar su narrativa contraria al lockdown, ayudado por las cuarentenas fakes de los gobernadores.

El presidente genocida continuó su perorata a favor de la diseminación de la pandemia promoviendo aglomeraciones, incentivando a no usar máscara, desdeñando las vacunas y extendiendo fake news. Pero la campaña antivacuna no prendió como él quería.

Por un lado, banqueros y grandes empresarios, a los que poco les importa si las personas mueren y presionan contra el lockdown para que la economía no pare, quieren acumular capital y pasaron a defender la vacunación.

Por su parte, la población, los trabajadores, los desempleados, la juventud y los pequeños empresarios también quieren vacuna. Sin embargo, el gobierno está muy atrasado, luego de haber distribuido cloroquina y permitido tragedias como la de Manaus.

Frente al descalabro general y viendo la derrota de Trump en los Estados Unidos, un sector de la propia clase dominante pasó a considerar la posibilidad de impeachement.

El gobierno, sin dolor ni piedad, primero cortó por la mitad y después terminó con cualquier auxilio de emergencia, arrojando a millones a la miseria. Como si no bastase, una empresa enorme como la Ford cerró las puertas en el Brasil luego de cien años de subsidios y facilidades [dadas por el Estado], arrojando a cinco mil trabajadores a la calle. Todo eso en medio de una enorme carestía de vida.

El inicio de la vacunación, por obra del Instituto Butantan, a pesar y contra Bolsonaro y Pazuello, abrió una ventana de esperanza para la población, y la indignación contra Bolsonaro creció.

En los brazos del centrón

Al elegir sus candidatos en el Congreso, Bolsonaro impide por ahora la tramitación de cualquier pedido de impeachment o CPI [comisión de investigación] contra el gobierno. Fue, entonces, una victoria política de Bolsonaro, pero principalmente de los diputados y de los partidos del centrón [los partidos de centro].

No es que el candidato de Rodrigo Maia, apoyado de forma vergonzosa por el PT y por el PCdoB, y casi apoyado por el PSOL, fuese a hacer algo para encaminar alguno de los más de sesenta pedidos de impeachment que se llenan de moho en los cajones. Por el contrario, Maia siquiera fue capaz de instalar una CPI para investigar la responsabilidad del gobierno sobre lo ocurrido en Manaus y la conducción de la pandemia. En este sentido, Bolsonaro es más rehén del centrón [de los partidos de centro que lo componen] que de Maia. De inmediato, con todo, el gobierno ganó un respiro para seguir sofocando al Brasil.

En especial, ganó el apoyo de la mayoría de la burguesía contra un impeachment ahora, apostando que el gobierno, con el apoyo del Congreso, entregará parte de sus exigencias: parar de estar contra las vacunas y principalmente entregar reformas que continúen arrojando la crisis en las espaldas de los trabajadores, del pueblo pobre y de los pequeños empresarios. Es por eso que Bolsonaro ahora miente diciendo que nunca fue contrario a las vacunas.

Ocurre que la dura realidad es que la vacunación está lenta demás y la pandemia completamente descontrolada. El país corre el riesgo de tornarse una inmensa Manaus y llegar rápidamente a los 300.000 muertos.

La campaña por el “Fuera Bolsonaro y Mourão” precisa crecer y ganar las calles

La campaña para sacar a Bolsonaro y Mourão; por vacunación para todos ya con la quiebra de patentes; y por la vuelta del auxilio de emergencia de R$ 600; precisa crecer y ampliarse. De la misma manera, es necesario luchar contra la carestía, por la soberanía del país contra la entrega de la Petrobras, de los Correos, de la Eletrobras, del Banco del Brasil, etc. Bolsonaro y este gobierno militarizado y asociado al centrón está reventando y acelerando la entrega del Brasil, además de destruir la Amazonía y el medio ambiente.

Ese es el camino para tirar abajo este gobierno. En este sentido, es un desastre doble la estrategia de jugar todo para las elecciones de 2022, priorizar la acción parlamentaria y la alianza con la clase dominante y sus partidos para administrar el Estado o la defensa de “frente amplio” con sectores burgueses para gobernar el Brasil de acuerdo con los intereses de los banqueros y grandes empresarios.

Ese camino no da la energía necesaria en la movilización, para entrar en un juego de administración del orden, favoreciendo al gobierno a recuperar el aliento. Quien defiende frente amplio con programa en los límites del sistema, de hecho abre mano de cambiar el Brasil de verdad.

Ese camino ya lo vimos, y el Brasil continúa el mismo país desigual de siempre, en el cual la mayoría de su pueblo ni siquiera tiene acceso a la vivienda y el saneamiento.

Un proyecto socialista

Para garantizar soberanía alimentaria, sanitaria y económica; para garantizar vacuna, empleo, salarios decentes, auxilio de emergencia, reforma agraria, defensa del medio ambiente, defensa de los indígenas y de los quilombolas; poner fin a la violencia contra las mujeres, negros y LGBTs; impedir todo autoritarismo; y hacer que los ricos paguen por la crisis, debemos luchar por otra sociedad, en la cual el objetivo no sea el lucro y la acumulación de capital por un puñado de multimillonarios, y sin empleo, salario, tierra, techo, educación, salud y soberanía.

Para cambiar de verdad el país, precisamos que los trabajadores, la juvetnud y el pueblo pobre de la ciudad y del campo tomen en sus manos nuestro destino. Precisamos de un gobierno socialista de los trabajadores, que gobierne en concejos populares.

¡Es hora de hacer avanzar la lucha aquí abajo! ¡Unidad para luchar!

En esa movilización, vamos a construir una alternativa socialista y revolucionaria.

Lea también: “¡Para garantizar vacuna para todos es preciso sacar a Bolsonaro, Mourão y Pazuello!”

Artículo publicado en www.pstu.org.br, 10/2/2021.-

Traducción: Natalia Estrada.