Este 1° de Mayo se dio en un contexto de brutales ataques a la clase obrera y el pueblo trabajador en Argentina y en todo el mundo. La reivindicación que dio origen a este día de lucha mundial, la jornada laboral de 8 horas, volvió a ser un anhelo para la mayoría del pueblo trabajador con salarios a la baja que obligan a aumentar la jornada con extras, si las hay, o con changas, reformas laborales que hacen que cada vez trabajemos más, en peores condiciones, y por menos salario, precarización e informalidad como moneda corriente. 

Por PSTU-Argentina

Desde el PSTU, con una importante serie de organizaciones (MTR Histórico, Tendencia Guevarista, Bloque Piquetero Nacional, MTR Votamos Luchar, Fogoneros, Espacio Sindical de Base, PRML, CUBA MTR en MIDO, MTL Rebelde, Rebelión Popular, ERS) con las que venimos trabajando en la coordinación de la pelea por la libertad de los presos por luchar, realizamos un numeroso acto en Parque Lezama. A partir de la premisa de que es necesario retomar lo mejor de las tradiciones del movimiento obrero pusimos en el centro el problema de la persecución estatal contra los luchadores, que además es un aspecto central de la coyuntura política que no se puede dejar pasar. Y a partir de ese punto central y el de la necesidad de derrotar el acuerdo con el FMI mediante un nuevo Argentinazo, planificamos un acto verdaderamente unitario donde cada corriente política pueda plantear en igualdad de condiciones sus posiciones respecto de los temas que considere.

Así se construyó un acto que contó con miles de compañeros y compañeras, familias que llenaron las gradas del anfiteatro, en donde se combinaron el carácter unitario y la libertad para plantear posiciones del conjunto de los que allí participamos.

El acto se realizó con un orador u oradora por organización en los que el problema de la unidad para pelear, la defensa de los presos por luchar, y la perspectiva de la acción directa estuvieron siempre presentes.

Por la revolución obrera internacional y en apoyo a la resistencia ucraniana

El cierre de Sebastián Romero

Nuestro compañero Sebastián Romero, recientemente liberado tras 4 años y 4 meses de persecución, estuvo a cargo del cierre del acto y allí expresó los aspectos fundamentales que desde el PSTU y la LIT-CI teníamos para este 1° de Mayo.

Aquí reproducimos algunos fragmentos de su discurso de cierre

“Antes que nada compañeras y compañeros quiero agradecerles a todos y cada uno de ustedes por la fortaleza, por el aguante, por el apoyo desde siempre que hicieron al PSTU, a Daniel y a mí para liberarnos de las cárceles. Es una alegría inmensa estar acá con todos ustedes en este Día Internacional de Lucha de los Trabajadores. Es una alegría inmensa que se va a completar cuando saquemos a Jaru, a Facundo, a Oscar y a Julián de las mazmorras del Estado y ponerlos en libertad junto con todos nosotros. (…)

Somos nosotros los que no tenemos ninguna confianza en esta Justicia de los ricos que la utilizan a su servicio. Somos nosotros los que no tenemos ninguna confianza en ese Parlamento que todo el tiempo nos castiga con hambre, con miseria, con represión, que entregan nuestros recursos, que entregan nuestros derechos. Somos nosotros los que no confiamos en Macri, ni en Alberto, ni en Cristina, ni en ninguno de esos gobiernos patronales. (…)

Hoy estamos acá reivindicando a los mártires de Chicago, reivindicando a lo mejor del movimiento obrero, nuestras costumbres, nuestras luchas, con autodefensa, en las calles, en la movilización como tenemos que hacer el conjunto de las organizaciones obreras y populares. (…)

En este Día de los Trabajadores vemos a cientos de presos en Chile, que el Gobierno de Boric no tiene ni pensado liberar, eso lo vamos a hacer los pueblos trabajadores con luchas en las calles. Justamente tenemos también los compañeros de Cuba que el 11 de noviembre se movilizaron y siguen presos, como también tenemos los presos en Rusia que se movilizaron de a cientos de miles contra la invasión a Ucrania. (…)

Para terminar con el FMI que los distintos gobiernos nos vienen imponiendo la única manera que tenemos de derrotarlos es yendo a las calles, ir a buscar la comida a donde está, ir a buscar el trabajo donde está, tenemos que ir a los supermercados, a los yacimientos, tenemos que cortar las calles, cortar las rutas. Tenemos que organizarnos para de una vez por todas terminar con estas miserias con la que nos castigan constantemente. Y lo haremos con un nuevo Argentinazo, compañeras y compañeros. (…)

Nosotros desde el PSTU y la Liga Internacional de los Trabajadores creemos que es importantísima la tarea de lograr un gobierno de los trabajadores y que de la única manera que lo vamos a lograr es justamente construyendo una herramienta internacional, porque la historia a demostrado que la lucha es internacional de la clase obrera o no será. (…)

También compañeras y compañeros queremos dejar expresada nuestra posición con respecto al conflicto de Ucrania-Rusia. Sabemos que tenemos diferencias en eso, pero nosotros venimos de manera respetuosa a plantear nuestra posición, a decirles claramente que no confiamos en ninguno de los gobiernos. Somos nosotros los que decimos que justamente hay que fortalecer al pueblo ucraniano que hoy está peleando una lucha nacional contra la avanzada de Putin que se excusa en que va a combatir a la OTAN, cuando en realidad lo que está haciendo es lo que hizo históricamente Rusia, oprimiendo un país para sacarle sus recursos. Nosotros acá firmemente tenemos que tratar de hacer toda la ayuda posible para el pueblo obrero ucraniano. Llevar nuestra solidaridad con lo que esté a nuestro alcance para que definitivamente el movimiento obrero ucraniano que está resistiendo a esta invasión, que está resistiendo a la OTAN, al FMI y a todos los buitres que sistemáticamente el imperialismo nos pone a todos los trabajadores en el mundo. (…)

Tenemos que fortalecer nuestras herramientas en los barrios, en las fábricas, con el conjunto del movimiento obrero para poder sobrepasar a estas direcciones burocráticas que son socios de los gobiernos burgueses, que son los que entregan todo el tiempo nuestras conquistas, nuestros derechos. (….)

Nos quieren hacer callar pero acá estamos para decirles: ¡Basta! Basta de ajuste, basta de inflación, basta de desempleo, basta de hambre, basta de violencia machista, basta de discriminarnos y de sentirnos parias de esta sociedad, porque somos nosotros los que vamos a construir el futuro. (…)

Por eso en este 1° de Mayo tenemos que gritar bien fuerte ¡Libertad a los presos por luchar! Tenemos que gritar bien fuerte ¡Viva el 1° de Mayo, Día de Lucha de la Clase Obrera a nivel Mundial! Tenemos que gritar bien fuerte ¡Fuera el FMI de nuestro país! Tenemos que gritar bien fuerte que ¡No nos van a callar, no nos van a doblegar, porque nosotros somos la fuerza compañeros!

Los otros actos

En nuestro país hubo varios actos. Todos tuvieron como protagonistas a los movimientos sociales o piqueteros, es decir a los trabajadores sin trabajo o ultra precarizados. Pero el contenido de esos actos fue muy distinto.

Los de conciliación de clases

Por un lado, los sectores que forman parte del Gobierno hicieron dos actos distintos, uno de ellos muy masivo, siguiendo en esta ocasión con los duelos verbales ya cotidianos entre el kirchnerismo y el sector más “albertista”. Usaron este día, con el que el peronismo no tiene nada que ver, aunque diga lo contrario, para escenificar la pelea interna de los sectores patronales que hoy gobiernan con el apoyo obsecuente de la burocracia sindical, que es también artífice de los planes antiobreros, mostrando como cada día se agranda la distancia entre la base obrera y los dirigentes sindicales, la mayoría de los cuales nunca trabajó y hoy son empresarios.

El acto del que participaron los movimientos sociales pro gobierno estuvo al servicio de la reivindicación de la supuesta Economía Popular, que no es más que la legalización, “normalización” de la ultraprecarización y miseria permanente en la que vive gran parte del pueblo trabajador.

El acto del FIT-U

Por otro lado, el Frente de Izquierda realizó su ya clásico acto en Plaza de Mayo, esta vez con una gran parte de los asistentes de los movimientos de los partidos que lo intengran. Allí en los discursos predominaron las figuras parlamentarias de cada una de las fuerzas. Aunque lo titularon como acto unitario, fue un acto convocado y decidido por el FIT-U, ¿unitario con quién entonces? ¿con el FIT-U mismo?

Aunque muchos de los planteos que allí se realizaron los compartimos, la ausencia de la estrategia insurreccional para derrotar el acuerdo con el FMI y todos los planes de la burguesía local, junto con la secundarización del problema de la persecución de los luchadores y la libertad de los presos por luchar, volvieron a prevalecer.

Un acto verdaderamente unitario, que abarque al conjunto y  que pusiera en el centro en las peleas que tenemos (como la libertad de los presos políticos) en la actualidad, en donde el conjunto de las corrientes pudiéramos expresarnos, hubiese sido un paso adelante, pero lamentablemente, hace ya muchos años que el FIT-U convirtió sus 1° de Mayo en actos con centro en lo parlamentario y electoral.