En el Día Internacional de Lucha Contra La Violencia Hacia las Mujeres, mujeres y hombres unieron sus voces en todo el mundo.  La LIT-CI estuvo presente con sus partidos. En Brasil, el PSTU impulsó el día de paralizaciones y huelgas contra el gobierno de Temer convocado por la CUT, Força Sindical, CTB y CSPConlutas, y la protesta por los derechos femeninos: “Ni Una Menos, Ni Un Derecho Menos, Basta de Acoso y Violencia, No a las Reformas Laboral y de la Jubilación”. En Argentina el “Ni Una Menos, Vivas nos queremos, el Estado es responsable” unificó a decenas de organizaciones en varias ciudades.

Por PSTU
Hubo importantes marchas exigiendo presupuesto de emergencia para la Ley Integral de Violencia, el derecho al aborto legal y la separación de la Iglesia del Estado; denunciando al Plan Macri, reclamando igual salario por igual trabajo, el fin de la precarización laboral y basta de despidos, entre otras consignas.
Pero no tuvo la potencia ni la masividad del pasado 3 de Junio o del impresionante paro del 19 de octubre. Motivos no faltaron, los femicidios siguen cobrando la vida de una mujer cada 30 horas.
Lamentablemente, el colectivo kirchnerista #NiUnaMenos, el principal convocante, acompañó la tregua de las conducciones sindicales, se negó a llamar a un nuevo paro el 25 N y a exigirlo a la CGT y a las CTAs, a obligarlas a comenzar un plan de lucha por todas las reivindicaciones de la clase trabajadora y sectores populares, o -si, una vez más, no lo hacían- a rendir cuentas ante la sociedad indignada.
Por abajo los trabajadores siguen acumulando fuerzas y preparándose para futuras batallas. Así lo muestran los ejemplos de las Madres de la Trata y de las Trabajadoras de la Dirección General de la Mujer  (DGMUJ).