En medio de una enorme movilización que tomó las calles como una gran marea verde, el Senado de la Argentina aprobó en la madrugada del 30 de diciembre, el proyecto que garantiza el derecho de aborto en el sistema público de salud a las mujeres hasta la semana 14 de gestación. El proyecto ya había pasado por la Cámara de Diputados el 11 de diciembre, pero el desafío en la Cámara de Senadores, más reaccionaria, era aún mayor. La votación terminó con 38 votos a favor, 29 en contra y una abstención.

Por: Redacción PSTU-Brasil, 30/12/2020.-

Es una gran victoria de la lucha y de la movilización que viene llenando las calles de mujeres jóvenes y trabajadoras desde 2018, cuando la descriminalización del aborto fue derrotada en el Congreso argentino.

La campaña en defensa del derecho de elección de las mujeres enfrentó la rabiosa oposición conservadora, que desprecia el hecho de que 39.000 mujeres, en media, son hospitalizadas por año en el país por abortos clandestinos. En 2018, 38 mujeres murieron, en números ciertamente subnotificados. Se estima que, en los últimos 40 años, más de 3.000 mujeres murieron en esas condiciones.

A pesar de eso, la gran movilización, que se suma a la lucha contra la violencia machista y el femicidio, finalmente salió victoriosa este año. Se torna, así, un ejemplo, principalmente para las jóvenes mujeres de la clase trabajadora del continente y del mundo, y llena de esperanza corazón de los sectores explotados y oprimidos de todo el planeta en un año tan difícil.

Limitaciones de la ley: la lucha debe continuar

A pesar de la enorme victoria, el “Proyecto de Despenalización del Aborto” recién aprobado en el Senado y defendido por el presidente Alberto Fernández y su ministro de las Mujeres, Elizabeth Gómez Alcorta, tiene serias limitaciones: permite la “objeción de conciencia”, que autoriza a médicos a no realizar el procedimiento si no quieren, además de que no prevé presupuesto específico para la salud de las mujeres o educación sexual para 2021. Tampoco despenaliza el aborto realizado fuera de las 14 semanas establecidas por la ley, por lo que continuarán siendo procesadas tanto las mujeres como las autoridades de salud involucradas.

“Hoy tenemos un primer round conquistado en la batalla por la legalización del aborto en la Argentina. Así como en 2018, ocupamos las calles de todo el país y no nos olvidamos que aquel año el Parlamento dio la espalda en el final, dejando en riesgo la vida de millares de trabajadores y mujeres pobres”, afirmó el PSTU-Argentina, partido hermano del PSTU en el Brasil, afiliado a la LIT-CI. “Por eso, esta movilización debe continuar: no depositemos ninguna confianza en estos legisladores que viven una vida de privilegios, tan distante de la realidad de los barrios donde las mujeres mueren por abortos ilegales, [o son] obligadas a dar a luz y criar a sus hijos en la pobreza”, completa.

Artículo publicado en www.pstu.org.br
Traducción: Natalia Estrada.