Luego de mantenerlo injustamente detenido durante 10 años, incontables aplazamientos de audiencias y reinicios de juicio, en un hecho de evidente retardo procesal y en un proceso lleno de arbitrariedades, este martes 08 de junio de 2021, el gobierno de Maduro, a través de sus tribunales condenan a Rodney Álvarez a quince años de prisión.

Por UST-Venezuela

Esta sentencia se produce días después de que en la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se denunciase la situación de Rodney.

Cabe recordar, que el 09 de junio de 2011, en una asamblea de trabajadores de Ferrominera, empresa donde laboraba Rodney Álvarez, y que tenía como objetivo la elección de la comisión electoral, para la posterior elección del sindicato de dicha empresa, resultó asesinado el trabajador Renny Rojas, desde entonces Rodney ha permanecido en prisión a través de un verdadero montaje judicial, que se  ha mantenido durante estos diez años, producto de imposibilidad de configurar pruebas incriminatorias contra el compañero Rodney Álvarez.

Y es que tanto las cámaras de seguridad, como los asistentes a la mencionada asamblea, testimonian que fue el directivo sindical y militante de PSUV, Héctor Maicán, quien efectuó tres disparos contra los asistentes a la asamblea, dos de los cuales impactaron en la humanidad de Renny Rojas, otro disparo hirió al trabajador Luis Quilarque.

Pese haber sido detenido por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), decomisada su arma y haber anunciado la fiscalía su detención, como presunto asesino de Renny Rojas, dos días después Héctor Maicán, fue puesto en libertad, bajo el argumento de no coincidir las pruebas de balística. Pero lo cierto es que esta liberación se debió a su coligación con el entonces Gobernador del estado Bolívar Francisco Rangel Gómez y entre este y las mafias sindicales de las cuales hace parte Maicán.

Desde entonces se fue forjando todo el viciado y arbitrario proceso contra Rodney Álvarez, al punto de últimamente negársele hasta el derecho a la defensa en las audiencias, no permitiéndose la entrada de su abogado defensor en algunas de ellas, por haber denunciado públicamente el retardo procesal. Todo esto tiene la clara motivación de la necesidad de la dictadura madurista de incriminar a cualquier trabajador en este repudiable crimen, para librar así de culpa al verdadero asesino, su partidario Héctor Maicán.

Desde la Unidad Socialista de los Trabajadores (UST), repudiamos enérgicamente esta grosera condena y llamamos a realizar una fuerte campaña de denuncia contra la misma, así como a exigir la inmediata liberación de Rodney Álvarez.