Imprimir

Bloque de Izquierda: de la esperanza a la desilusión

Escrito por Ruptura/FER - Portugal.

El Bloque de Izquierda y sus dirigentes sólo tienen que lamentarse de sí mismos. Durante más de diez años, un sector muy grande del pueblo, de izquierda, estuvo dando un apoyo fuerte, popular y electoral, al Bloque. Transformó aquello que eran pequeñas organizaciones ya inexpresivas y en decadencia acelerada en una fuerza política que pasó, rápidamente, de 2 diputados a 16, y del 1,79% a cerca del 10% del electorado.

Imprimir

Ruptura integró la construcción del Bloque de Izquierda

Escrito por Cristina Portella - MAS - Portugal.

El hecho político más importante de finales de los años 90, en Portugal, fue la fundación del Bloque de Izquierda (BE, por sus siglas en portugués), un proyecto para el cual Ruptura/FER siempre contribuyó, en el polo de la independencia de clase y del socialismo.

Imprimir

La fusión LCI-PRT

Escrito por Eduardo Henriques - MAS - Portugal.

En 1978, del 27 al 29 de octubre, se realizó el Congreso de Unificación entre la LCI (Liga Comunista Internacionalista) y el PRT (Partido Revolucionario de los Trabajadores), las dos organizaciones portuguesas que representaban, en Portugal, las principales corrientes trotskistas mundiales, el Secretariado Unificado (SU), dirigido por Ernest Mandel, y la Fracción Bolchevique (FB), dirigida por Nahuel Moreno, ambas integradas a la IV Internacional.

Imprimir

En la génesis de Ruptura (1992-1994)

Escrito por João Lopes - MAS - Portugal.

De un lado, la ofensiva neoliberal del cavaquismo [1] contra la enseñanza superior a través del aumento brutal de los aranceles. Del otro lado, la resistencia del movimiento estudiantil. En esta contradicción comenzó a germinar el periódico Ruptura.

Imprimir

El grito contra la guerra colonial

Escrito por Cristina Portella - MAS - Portugal.

Había ya un clima de pre-revolución, con la vanguardia juvenil bastante motivada para luchar contra el régimen marcelista [i]. En las universidades, la movilización de 1968/69 había abierto espacios de democracia en las Asociaciones de Estudiantes. En los liceos, los adolescentes también conspiraban contra un futuro programado de matar y, quien sabe, morir en Angola, Mozambique o Guinea Bissau.