Recibir nuestro boletín electrónico

La LIT-CI y la cuestión de la mujer PDF Imprimir Correo electrónico
OPINIÓN
Escrito por Cecília Toledo y Alicia Sagra *   
Miércoles 18 de Julio de 2012 01:44

En sus 30 años de existencia, la LIT-CI se enorgullece de su persistencia en mantener y dar continuidad a la trayectoria del marxismo, en todos los terrenos de la lucha de clases, sobre todo en uno de ellos, muy especial: la lucha contra la opresión de las mujeres.

El marxismo es la teoría y la práctica de la necesidad de la transformación del mundo con vistas a la emancipación humana en relación a todo tipo de carencia y dependencia, tanto en relación a la naturaleza en cuanto al capital, sumada a la infinita gama de falsas ideologías producidas por la sociedad burguesa. Luego, la lucha contra todo tipo de opresión, de sumisión y envilecimiento del ser humano es simiente y parte constituyente del marxismo como filosofía y práctica.

Durante la historia del marxismo, desde que Marx y Engels estudiaron el modo de producción capitalista y su idea central, la explotación del hombre por el hombre, como mecanismo transformado en ideología, el marxismo siempre trajo implícita la certeza inquebrantable de que el modo de producción capitalista debe dar lugar a una nueva sociedad, una sociedad comunista, asentada en la satisfacción de las necesidades humanas, como condición sine qua non para la superación de toda opresión y todo impedimento al desarrollo pleno de hombres y mujeres.

Esa idea, que parece tan límpida y clara, no siempre fue así. Dio origen a tantas polémicas y diferentes interpretaciones que, en toda la larga trayectoria del movimiento obrero, la cuestión de la opresión de las mujeres constituye un divisor de aguas entre el marxismo y las diversas ideologías que se contraponen a él, en especial, todas las variantes de idealismo. Acusar al marxismo de no preocuparse con la cuestión de la mujer era, en realidad, una forma de descalificar el análisis materialista de que esa y todas las opresiones tienen una base material, porque se fundan, se originan y se alimentan de la explotación del trabajo de unos por los otros. Para el idealismo y sus variantes, aceptar esa idea significaría aceptar que la supuesta inferioridad de la mujer, su presunta falta de racionalidad no serían características naturales, sino culturales, construidas históricamente por las condiciones materiales de vida y las ideas de ahí resultantes a lo largo de los diversos modos de producción hasta hoy conocidos. Y, por lo tanto, era posible de transformación, como todo lo que existe, entonces, indisociable también de la necesidad de que la clase trabajadora, dirigida por un partido marxista revolucionario, destruya al capitalismo y, con él, todas las formas de opresión.

La idea de la inferioridad congénita de la mujer, incluso desmentida día a día a lo largo de los tiempos, fue trabajada y vuelta a trabajar por las instituciones burguesas -la iglesia, la escuela, la familia, los partidos y distintas corrientes políticas- para que la opresión se mantuviese intacta. La disputa ideológica contra todas esas variantes que, en el fondo, no se distinguen entre sí, caracterizó la trayectoria del movimiento revolucionario a lo largo de los tiempos, desde Lenin y Trotsky, en la Revolución Rusa, que tiene su continuidad hoy en la LIT-CI. Se trata de un combate no sólo ideológico, sino también concreto, práctico y militante, que puede ser resumido en una idea central: la lucha en defensa del marxismo en la cuestión de la mujer continúa más viva que nunca, tanto en el seno del feminismo burgués como entre la izquierda mundial.

En los artículos de esta página especial sobre la mujer, los lectores de la web 30 años de la LIT-CI podrán conocer el desarrollo teórico y práctico de la lucha contra la opresión de las mujeres, desde sus primeros pasos en la II Internacional - que tuvo en Engels uno de sus fundadores y cumplió un papel muy importante en la organización de los revolucionarios sus primeros años de vida - pasando por las conquistas obtenidas por la revolución rusa y la III Internacional, la lucha de Trotsky contra la destrucción de las conquistas de las mujeres causada por el stalinismo, hasta los días de hoy, cuando la LIT-CI mantiene la continuidad de la lucha de nuestros maestros contra la opresión de la mujer y demás sectores oprimidos por el capitalismo imperialista.

Los artículos tienen un hilo de continuidad entre sí, que es indicado en el inicio y fin de cada uno de ellos, pero también pueden ser leídos separadamente.

Continúa en: La cuestión de la mujer en la II Internacional

Vea el site especial de los 30 años de la LIT-CI y la página-web sobre la cuestión de la mujer: http://litci.org/especial/index.php/mujeres

* Cecília Toledo y Alicia Sagra son miembros de la Secretaría Internacional de Mujeres de la LIT-CI


rssfeed
Email Drucken Favoriten Twitter Facebook Myspace Digg Technorati blogger googleWebSzenario
 


Más artículos: ...