Recibir nuestro boletín electrónico

¿Por qué no triunfó el plebiscito del SÍ? PDF Imprimir Correo electrónico
URUGUAY
Escrito por JUAN RANCHOS   
Viernes 06 de Noviembre de 2009 00:00

A 24 años de finalizada la dictadura, golpistas, civiles y militares, responsables de asesinatos, torturas y desapariciones, continúan sin juzgar y caminan libremente por la calle.

 

El voto por el SI a la anulación de la Ley de Impunidad fue derrotado a pesar de obtener el 47% de los votos. Muchos compañeros, principalmente los del Frente Amplio (FA), al otro día de la elección, muy enojados cargaban contra el "pueblo conservador y cornudo" y descargaban así su doble frustración de la derrota del SI y el pasaje a segunda vuelta del FA [en ls elecciones presidenciales).

 

Del Pacto del Club Naval al voto del SI

 

Para entender esta derrota es necesario explicar y recordar como salió Uruguay de la dictadura militar. A fines del año 1984, se celebró en nuestro país el llamado Pacto del Club Naval. ¿Qué fue esto? La dictadura ya acorralada por las movilizaciones y con grandes posibilidades de ser derrotada, convocó a los partidos políticos a instrumentar una "salida pacífica". En este Pacto, que se realizó en el Club Naval, participaron el Partido Colorado, el Frente Amplio y la Unión Cívica, no así el Partido Nacional, por el arresto de Ferreira Aldunate.

 

Ese acuerdo que se plasmó en el Acta 19, permitió que los militares proscribieran candidatos para presentarse a las elecciones de 1985 y que las Fuerzas Armadas quedaran intactas, permaneciendo todos los mandos en sus cargos aún después de las elecciones  de 1985.

 

Producto de este Pacto, el presidente colorado Julio María Sanguinetti, enviará al Parlamento, y se aprobará por blancos y colorados, la llamada Ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado, que dejaba así libres y sin juzgar, a la casi totalidad de los más grandes asesinos y torturadores de nuestra historia reciente. En 1989 se convocó al primer plebiscito para derogarla y el mismo no obtuvo la mayoría.

 

2005: primer gobierno del Frente Amplio

 

Con el triunfo del FA se abrieron grandes expectativas de los trabajadores y sectores populares para que fueran a la cárcel los asesinos de cientos de compañeros frenteamplistas, sindicalistas y de pequeños grupos de izquierda, que en la dictadura fueron perseguidos, torturados y asesinados.

 

El gobierno de Tabaré Vázquez en 2005, con mayoría parlamentaria, tenia en sus manos la posibilidad de eliminar esta Ley, y permitir el pase a la justicia de estos asesinos. Sin embargo hizo solamente uso del Art. 4 de la Ley de Caducidad, que permite al presidente según su criterio, si algún caso no se encuentra dentro del marco de esta Ley, darle paso a la justicia.

 

Fue así que media docena de militares fueron procesados; pero no fueron a parar a cárceles comunes, sino que se creó en un cuartel muy bien acondicionado, una cárcel VIP, e incluso el golpista Juan María Bordaberry, por "su edad" cumple prisión domiciliaria.

 

El gobierno del FA en estos cinco años por intermedio del presidente Tabaré Vázquez, ha llamado a la "reconciliación" y  "a nunca más, uruguayos contra uruguayos". Para ello convirtió el día del natalicio de Artigas, en actos del "Nunca Más" y de "reconciliación". Fue así que vimos en esos "festejos" en la Plaza Independencia, el abrazo de Tabaré Vázquez con Pedro Bordaberry, hijo del golpista y defensor a ultranza de la dictadura. También vimos estrechar la mano apretada de Vázquez; a Oscar Magurno, es decir a lo peor de la derecha reaccionaria y defensora del golpismo.

 

Pero Tabaré Vázquez no estaba solo en los actos. Allí se hicieron presentes José Mujica, Marina Arismendi (del Partido Comunista), Rafael Michelini, y varios dirigentes del FA, que se juntaron para el acto de reconciliación con los asesinos y torturadores de nuestros compañeros. Este fue

el mensaje en los 5 años de gobierno: "reconciliación".

 

Querían "dar vuelta la página de la historia", "no volver al pasado". Pero otra vez la fuerza militante juntó las firmas, otra vez el plebiscito, al cual se oponía la mayoría de los dirigentes del FA. Nuevamente a las urnas, en campaña electoral. Al ver miles de firmas, algunos dijeron apoyar, se venían las elecciones, luego el odio a la impunidad puso en la calle doscientas mil personas movilizadas. Algún sector del FA  puso avisos televisivos en apoyo, que ellos mismos reconocen como "poco".

 

L uego, otra vez la derrota en las urnas. La derrota del SI, muestra varias cosas importantes. Primero, que desde el Pacto del Club Naval hasta hoy, la dirigencia del FA fue la responsable de que los golpistas y asesinos aún hoy sigan impunes. Por supuesto, ni que hablar de blancos y Colorados. Pero de ellos las bases del FA no tiene dudas de su complicidad, de su participación en el golpe, en el gobierno o en la defensa de los asesinos.

 

La segunda e importante conclusión, es que los plebiscitos han sido usados en forma frecuente, como mecanismo de desmovilización, para llevar las luchas a las urnas, para derrotarnos más fácilmente y los pocos que pudieron triunfar no se han respetado. Más de un millón de personas, votó terminar con la impunidad: ¿se las imagina en las calles?

 

Como decíamos a los compañeros en la campaña por el SI, solo la lucha podrá lograr meter presos a los asesinos y golpistas. La tarea de juzgar y castigar a los asesinos de nuestros compañeros continúa pendiente.


rssfeed
Email Drucken Favoriten Twitter Facebook Myspace Digg Technorati blogger googleWebSzenario
 


Más artículos: ...