Recibir nuestro boletín electrónico

La Deuda en el Uruguay PDF Imprimir Correo electrónico
URUGUAY
Escrito por Aldo Gili   
Martes 06 de Abril de 2010 00:47
El problema de la Deuda en el Uruguay y en general en los  países dominados tiene larga historia. A pesar del tiempo transcurrido y a los cambios que se han producido en las formas y  en el carácter de la misma, la discusión  en nuestro país alrededor de ella en estos meses y en particular con la definición  del gobierno de negociar “plazos” con los tenedores de “papeles de deuda” (50% de la misma), nos lleva a precisar algunas características básicas de la Deuda y a afirmar algunas propuestas.
 
La Deuda sigue siendo un mecanismo básico de dominación por parte de los países imperialistas sobre los atrasados desde el siglo XVIII, no sólo por el impacto económico que significa el Pago de los Servicios (intereses y amortizaciones), sino por el compromiso político, diplomático, militar e institucional que la mayoría de los contra-tos implican, sea con institutos internacionales (FMI, BM, BID, etc.) o por medio de bonos.
 
Si bien en algunos países como el nuestro, incluso antes del Plan Brady (1989-1990), la relación  Exportaciones/Deuda o PBI/Deuda, mejoró (es decir se precisó menos porcentaje de las Exportaciones o del PBI para pagarla, sin dejar de ser una carga pesada), hoy día se ha convertido en el 125% del PBI casi llegando a relaciones de épocas de la dictadura.
 
La deuda cambió. Ahora no son los grandes bancos transnacionales los únicos implicados. Las sucesivas crisis de la Deuda que plagaron los ‘80-90’, les sirvió de enseñanza y comenzaron a aplicar mecanismos más sutiles para realizar sus rapiñas, dispersando la responsabilidad en “volátiles bonos”.
 
La deuda cambió también en que no solo es Externa, sino también Interna (Ver tabla). Es más por parte de los distintos gobiernos y el sistema político institucional (todos los partidos implicados en ello), junto a la academia ya no se habla más de Deuda Externa, sino de Deuda Pública, mezclando conceptos, ocultando la esencia de la explotación.
 
Para tener una idea en números de lo que venimos diciendo, baste tomar en cuenta lo que Uruguay tendría que pagar durante el 2010 y cuanto pagaría en el 2011 de «Deuda Pública». En el 2010 por todo concepto - capital más intereses - pagaríamos 7.250 millones de dólares, o sea el 23% del PBI del 2009. En el 2011 la cosa es peor, pagamos menos 6.400 millones de dólares, pero mucho más de capital unos 4.000 millones que no se pueden renegociar ni hacer la bicicleta como hasta ahora ha ido haciendo el gobierno. Además, el 30% está en pesos uruguayos.
 
Pero a no equivocarse, esto no significa mayor control del país de sus finanzas. Significa por el contrario pagar un 37% más de intereses, (5% que si nos hubiésemos endeudado en dólares).
 
Lo mismo sucedió cuando nos «liberamos» del FMI saldando la deuda. En realidad ayudamos a solventar las arcas vacías del FMI, junto a Argentina, Brasil y Venezuela en la región, y pasamos a pagar más intereses que antes y a más largo plazo.
 
El nuevo gobierno de Mújica ya lo está diciendo, habrá ajuste contra los ingresos laborales y jubilatorios, «tenemos que reducir el déficit fiscal». Esta es la salida clásica del capitalismo dependiente tercermundista nuestro, sea quien sea quien gobierne hasta ahora. Y si no rompemos con esta postura, la asimilación del FA definitivamente al control capitalista de la sociedad, sea en lo político así como  sistema de dominación estará saldada, si es que ya no lo está en sus capas dirigentes mayoritarias desde hace ya mucho tiempo.
 
La única salida realista para no castigar más aún a nuestro sufrido pueblo es No Pagar la Deuda Externa ni la Interna, o por lo menos investigar en serio como se formaron ambas y cual es la legítima y cual no,  y utilizar todas las riquezas que se  crean en el país para recuperar y mejorar la vida de los trabajadores y sus familias. Investigar y denunciar el constante robo de sus refinanciaciones que han tenido entre otros objetivos ocultar las grandes estafas del blanqueo y lavado de capitales.
 
*Es fundamental el  levantamiento total del Secreto Bancario  porque éste va de la mano de la Deuda Externa y ambos son intocables para los sectores hegemónicos de las clases dominantes como legitimadores del modelo.
 
*Por ello también es imprescindible romper  con los condicionamientos de los organismos multilaterales de crédito.
 
*A la vez implantar un sistema financiero estatal que solvente la inversión productiva, el mercado y el consumo internos y que incluya la moratoria de la deuda interna de trabajadores y pequeños productores. La Deuda Externa tiene un contenido político, ideológico y económico aún más grave y urgente para los intereses populares que en las décadas del 60 y 70.
 
Pero además nos parece curiosa la predilección de cumplir con las “obligaciones externas” y no cumplir con la Deuda Social  que  el Estado tiene con su propio pueblo. Nosotros priorizamos esta última opción. Lo cual nos parece lo más coherente que pueda existir para quienes realmente se definen por los intereses populares, estén donde estén.

rssfeed
Email Drucken Favoriten Twitter Facebook Myspace Digg Technorati blogger googleWebSzenario
 


Más artículos: ...